La dispu­ta por las va­can­tes

El Economista (México) - - Política Y Sociedad - Al­ber­to Aguirre

Ha­ce una se­ma­na —la no­che del 8 de enero—, Ju­lio Sche­rer Iba­rra re­mi­tió sen­das co­mu­ni­ca­cio­nes sig­na­das por el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral pa­ra pro­po­ner a En­ri­que Je­sús Ordaz Ló­pez y Adrián Fran­co Ba­rrios co­mo in­te­gran­tes de la Jun­ta de Go­bierno del Inegi, así co­mo de Jo­nat­han Er­nest Heath Cons­ta­ble y Ge­rar­do Es­qui­vel Her­nán­dez co­mo miem­bros de la Jun­ta de Go­bierno del Ban­co de Mé­xi­co. Am­bas du­plas de­be­rán ser exa­mi­na­das por las co­mi­sio­nes pri­me­ra (Go­ber­na­ción y Pun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les) y ter­ce­ra (Ha­cien­da) an­tes de ser dic­ta­mi­na­das en la Co­mi­sión Per­ma­nen­te del Con­gre­so de la Unión.

Los fu­tu­ros sub­go­ber­na­do­res de Ban­xi­co —ori­gi­nal­men­te pro­pues­to pa­ra ser sub­se­cre­ta­rio de In­gre­sos en SHCP— ha­bían si­do per­fi­la­dos por AMLO in­clu­so an­tes de que arran­ca­ra for­mal­men­te su ad­mi­nis­tra­ción, an­te la sa­li­da de Ma­nuel Ra­mos Fran­cia (quien tras con­cluir su man­da­to aho­ra di­ri­ge el Cem­la) y la re­nun­cia de Ro­ber­to del Cue­to Legaspi, por mo­ti­vos de sa­lud.

Es­qui­vel ocu­pa­ría la va­can­te de Del Cue­to. En el INEGI, Ordaz Ló­pez ter­mi­na­ría el pe­rio­do que de­jó in­con­clu­so Ro­lan­do Ocam­po Al­cán­tar. En el ca­mino que­dan Ar­tu­ro Blan­cas y la ac­tual en­car­ga­da del In­mu­je­res, Mar­ce­la Eter­nod, así co­mo la di­rec­to­ra del Co­le­gio de Mé­xi­co, Gra­cie­la Te­ruel, y la ex­dipu­tada Ara­ce­li Da­mián. La pri­me­ra —de acuer­do con re­por­tes ge­ne­ra­dos en Aguas­ca­lien­tes— con­ta­ba con el aval de la se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, mien­tras que la ti­tu­lar de Eco­no­mía im­pul­sa­ba a sus ex­com­pa­ñe­ras del Col­mex, al igual que el can­ci­ller y el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da.

¿La es­ta­dís­ti­ca de gé­ne­ro o los es­tu­dios de­mo­grá­fi­cos? Ter­ce­ros en dis­cor­dia, los “in­ter­nos” del Inegi —li­de­ra­dos por Ma­rio Pal­ma— pa­re­cían en des­ven­ta­ja, aun­que con­ta­ban con el con­se­je­ro ju­rí­di­co de la Pre­si­den­cia y un pro­yec­to que em­pa­tó con la nue­va ad­mi­nis­tra­ción: “Res­ca­tar” al or­ga­nis­mo, del que se qui­sie­ron apo­de­rar los ita­mi­tas.

La fan­fa­rro­na­da del pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to, Ju­lio San­tae­lla —dis­pen­sar un au­men­to de las per­cep­cio­nes de los man­dos me­dios y su­pe­rio­res—, fue una de las de­ter­mi­nan­tes en es­ta historia. Otra, el ama­go de ar­ti­cu­lar una de­man­da co­lec­ti­va con­tra an­tes de la ex­pe­di­ción de la Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos.

Pe­ro ni la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial ha po­di­do re­sis­tir la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na. San­tae­lla pre­sen­tó an­te Ha­cien­da su re­que­ri­mien­to pre­su­pues­tal pa­ra el 2019 (18,500 mi­llo­nes de pe­sos), que ade­más de cu­brir las per­cep­cio­nes de los em­plea­dos, es­ta­ría en­fo­ca­do en los dos pro­yec­tos es­pe­cia­les: el le­van­ta­mien­to de los cen­sos eco­nó­mi­cos y los pre­pa­ra­ti­vos del Cen­so de Po­bla­ción y Vi­vien­da, en el 2020.

En el Pa­que­te Eco­nó­mi­co pro­pues­to por el Eje­cu­ti­vo, só­lo au­to­ri­za­ron 12,000 mi­llo­nes al Inegi. Y un mes des­pués —no obs­tan­te los re­cur­sos le­ga­les con­tra la nue­va ley de re­mu­ne­ra­cio­nes— ya fue ofi­cia­li­za­do el nue­vo ta­bu­la­dor de per­cep­cio­nes bru­tas mensuales pa­ra los ser­vi­do­res pú­bli­cos con­si­de­ra­dos co­mo per­so­nal de man­do per­ma­nen­te en el Inegi, con el ajus­te de 40% a la ba­ja.

San­tae­lla, en su ca­li­dad de pre­si­den­te del Inegi, es­tá ca­ta­lo­ga­do con el ni­vel HC3 (equi­va­len­te a sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do), aun­que ten­drá los mis­mos in­gre­sos con­tem­pla­dos que los otros cua­tro in­te­gran­tes de la Jun­ta de Go­bierno: 27,352 pe­sos co­mo suel­do ba­se más 125,748 pe­sos de “com­pen­sa­ción ga­ran­ti­za­da” y 785 pe­sos de des­pen­sa. Las per­cep­cio­nes su­man 153,885 pe­sos, por 44,628 pe­sos de de­duc­cio­nes co­rres­pon­dien­tes a lo es­ti­pu­la­do en la le­gis­la­ción fis­cal y no in­clu­ye el se­gu­ro co­lec­ti­vo de re­ti­ro. Su in­gre­so neto: 106,652 pe­sos…

Na­die en el Inegi ga­na­rá más que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Co­mo en el INAI, el INE y el res­to de los ór­ga­nos au­tó­no­mos, hu­bo una re­duc­ción obli­ga­to­ria del gas­to co­rrien­te. Los con­se­je­ros elec­to­ra­les so­li­ci­ta­ron 16,313 mi­llo­nes de pe­sos, de los cua­les 7,132 mi­llo­nes se­rían pa­ra cu­brir el ca­pí­tu­lo 1000, re­fe­ri­do a ser­vi­cios per­so­na­les, y 4,965 mi­llo­nes pa­ra fi­nan­cia­mien­to de los par­ti­dos.

Los lí­mi­tes de per­cep­ción or­di­na­ria to­tal pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca fe­de­ral que­da­ron es­ta­ble­ci­dos en el PEF 2019 y en el Ma­nual de Per­cep­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos de las De­pen­den­cias y En­ti­da­des de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral, pu­bli­ca­do el pa­sa­do 31 de di­ciem­bre en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción.

Pa­ra los man­dos me­dios y su­pe­rio­res, hay una re­duc­ción de sus in­gre­sos a par­tir de la quin­ce­na que se pa­ga­rá ma­ña­na. Pa­ra el res­to de los man­dos de es­truc­tu­ra, ven­drá un in­cre­men­to. Res­pec­to de las re­mu­ne­ra­cio­nes del per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo, és­tas se re­vi­sa­rán co­mo ca­da año aten­dien­do a lo se­ña­la­do en la Ley Fe­de­ral del Tra­ba­jo y los res­pec­ti­vos con­tra­tos co­lec­ti­vos.

El PEF 2019 de­jó in­to­ca­das las pre­rro­ga­ti­vas a las fuer­zas po­lí­ti­cas, pe­ro el INE se in­con­for­mó con el pre­su­pues­to apro­ba­do por los le­gis­la­do­res, pues “no so­la­men­te com­pro­me­te la ope­ra­ción re­gu­lar de la ins­ti­tu­ción, sino que im­po­si­bi­li­ta la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes lo­ca­les del 2019” —el pri­mer do­min­go de ju­nio del 2019 ha­brá co­mi­cios en Aguas­ca­lien­tes, Ba­ja Ca­li­for­nia, Du­ran­go, Pue­bla, Quin­ta­na Roo y Ta­mau­li­pas, cu­ya or­ga­ni­za­ción re­quie­re 619 mi­llo­nes de pe­sos— y ama­gó co­mo la re­for­mu­la­ción del es­que­ma de entrega de cre­den­cia­les pa­ra vo­tar, ac­tual­men­te sin cos­to pa­ra los ciu­da­da­nos.

Al mar­gen de los re­cor­tes, la dispu­ta por las va­can­tes ha evi­den­cia­do una lu­cha en­tre dis­tin­tas fac­cio­nes mo­re­nis­tas. En el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res —acé­fa­lo des­de ha­ce 10 me­ses—, la se­na­do­ra Ma­lu Mi­cher no pu­do con­cre­tar la ins­truc­ción pre­si­den­cial de una tran­si­ción ter­sa en esa de­pen­den­cia y blo­queó la un­ción de Na­di­ne Gas­man.

Pa­ra el INAI, Ju­lio Sche­rer im­pul­sa al abo­ga­do Er­nes­to Vi­lla­nue­va. Pe­ro el nom­bra­mien­to del su­plen­te del re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Car­los Bon­nin Era­les pa­sa por el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, don­de se ini­ció for­mal­men­te el pro­ce­so pa­ra se­lec­cio­nar al nue­vo co­mi­sio­na­do. La pri­me­ra fa­se con­clu­yó ha­ce un mes, con 29 as­pi­ran­tes re­gis­tra­dos, pe­ro las co­mi­sio­nes uni­das no han dic­ta­mi­na­do so­bre la ido­nei­dad de los can­di­da­tos.

“Va Vi­lla­nue­va” —re­fie­ren en la Cá­ma­ra Al­ta, “por­que tie­ne el res­pal­do del con­se­je­ro ju­rí­di­co del pre­si­den­te y, a me­nos que hu­bie­ra un cam­bio de se­ña­les o de que lo tum­ba­ran, Ri­car­do Mon­real sa­ca­rá ade­lan­te es­ta en­co­mien­da”. La co­mi­sio­na­da del In­fodf El­sa Bi­bia­na Pe­ral­ta que­da­ría en el ca­mino, no obs­tan­te que su can­di­da­tu­ra es­ta­ría res­pal­da­da por la se­cre­ta­ria Sán­chez Cor­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.