Aler­tan de fe­mi­ni­ci­dios por cri­men or­ga­ni­za­do

El Economista (México) - - Política Y Sociedad - Ma­ri­sol Ve­láz­quez

EL TRIÁN­GU­LO de Gua­na­jua­to se con­vir­tió en el 2018 en la re­gión con mayor nú­me­ro de fe­mi­ni­ci­dios en el país, 298 ase­si­na­tos. La ma­yo­ría es­tu­vie­ron re­la­cio­na­dos con el cri­men or­ga­ni­za­do, se­gún Ma­ría Sal­gue­ro.

La ac­ti­vis­ta ex­pli­có a El Eco­no­mis­ta que el Co­rre­dor In­dus­trial de Gua­na­jua­to, en el que se en­cuen­tran duc­tos de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pe­mex), ha su­pe­ra­do las ci­fras de fe­mi­ni­ci­dios en el país, in­clu­so con ma­yo­res re­gis­tros que el Es­ta­do de Mé­xi­co.

Ex­pli­có que las cau­sas prin­ci­pa­les de fe­mi­ni­ci­dios per­pe­tra­dos en el Es­ta­do de Mé­xi­co co­rres­pon­den a vio­len­cia fa­mi­liar, mien­tras que en Gua­na­jua­to se de­ben prin­ci­pal­men­te a la dispu­ta del te­rri­to­rio en­tre cár­te­les.

Sal­gue­ro in­di­có que el in­cre­men­to de fe­mi­ni­ci­dios en la en­ti­dad fue a par­tir de que el cár­tel San­ta Ro­sa de Li­ma de­cla­ró abier­ta­men­te la gue­rra al cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción por el con­trol del te­rri­to­rio.

“(La dispu­ta) por la per­fo­ra­ción de los duc­tos no es el to­tal (de ro­bo de hi­dro­car­bu­ros). Hay más, co­mo el ro­bo den­tro de las pi­pas, el ro­bo en al­ta­mar, pe­ro (el hua­chi­col) sí es el más vio­len­to y em­pe­zó a ser un área de opor­tu­ni­dad pa­ra los cár­te­les por­que la in­ver­sión es mí­ni­ma.

“A par­tir del 2017, la vio­len­cia se dis­pa­ró por el con­trol de la zo­na de los duc­tos, la zo­na en don­de más ase­si­nan mu­je­res es en el Trián­gu­lo de Gua­na­jua­to. Es la zo­na de Ce­la­ya, Ira­pua­to, Sa­la­man­ca y León”, afir­mó.

De acuer­do con el ma­pa de la ac­ti­vis­ta “Los fe­mi­ni­ci­dios en Mé­xi­co”, 30% de las mu­je­res ase­si­na­das en la en­ti­dad eran fa­mi­lia­res o pa­re­jas sen­ti­men­ta­les de in­te­gran­tes de gru­pos de­lic­ti­vos.

“El ase­si­nar a las mu­je­res con la pa­re­ja sen­ti­men­tal (li­ga­da a gru­pos de­lic­ti­vos), es un pa­trón que se da en las ven­gan­zas en­tre los cár­te­les del cri­men or­ga­ni­za­do.

“A pe­sar de que son ase­si­na­tos vio­len­tos, ge­ne­ral­men­te las en­cuen­tran tor­tu­ra­das, ma­nia­ta­das, con el ti­ro de gra­cia o con nar­co­men­sa­jes, ge­ne­ral­men­te en ca­mi­nos de te­rra­ce­rías, no son ca­li­fi­ca­dos co­mo fe­mi­ni­ci­dios”, ad­vir­tió Sal­gue­ro.

En Gua­na­jua­to, 85% de los fe­mi­ni­ci­dios tie­nen el se­llo del cri­men or­ga­ni­za­do, pun­tua­li­zó.

En­fa­ti­zó que en la ma­yo­ría de los ca­sos las mu­je­res en que son ase­si­na­das con ar­mas de fue­go, és­tas son de uso ex­clu­si­vo del Ejér­ci­to.

“Es ne­ce­sa­rio un plan in­te­gral. Es­ta­mos ha­blan­do de cri­men or­ga­ni­za­do que no na­da más es a ni­vel es­ta­tal. De­ben de ha­cer un aná­li­sis de con­tex­to de vio­len­cia na­cio­nal e in­vo­lu­crar a la Fe­de­ra­ción, por­que es­ta­mos ha­blan­do de trá­fi­co de ar­mas”, agre­gó.

Fi­nal­men­te, Ma­ría Sal­gue­ro des­ta­có que de acuer­do con el con­cep­to de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, Mé­xi­co tie­ne seis en­ti­da­des con epi­de­mia de vio­len­cia: Co­li­ma, Ba­ja Ca­li­for­nia, Gue­rre­ro, Chihuahua , Za­ca­te­cas y Gua­na­jua­to, ya que se ase­si­na a 10 per­so­nas por ca­da 100,000 ha­bi­tan­tes.

Fo­to: cuartoscuro

Des­de el 2016, Ma­ría Sal­gue­ro se dio a la ta­rea de re­ca­bar en el ma­pa “Los fe­mi­ni­ci­dios en Mé­xi­co”, el nú­me­ro de mu­je­res ase­si­na­das por vio­len­cia de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.