So­bre nue­vos par­ti­dos

El Economista (México) - - Política Y Sociedad - Mar­co An­to­nio Ba­ños* Twit­ter:@mar­co­ba­nos

Las or­ga­ni­za­cio­nes ciu­da­da­nas que de­ci­dan im­pul­sar un nue­vo par­ti­do po­lí­ti­co na­cio­nal ten­drán es­te 2019 pa­ra cum­plir los re­qui­si­tos de ley. Es un pro­ce­di­mien­to com­ple­jo que se abre ca­da seis años, re­quie­re res­pal­do de afi­lia­dos, or­ga­ni­zar asam­bleas dis­per­sas en el país, acre­di­tar que en ellas se com­par­ten pos­tu­la­dos es­pe­cí­fi­cos y re­glas fa­vo­ra­bles a la de­mo­cra­cia in­ter­na que fi­nal­men­te per­mi­ta a la agru­pa­ción el re­gis­tro pa­ra com­pe­tir en el sis­te­ma de co­mi­cios pe­rió­di­cos por car­gos elec­ti­vos y, si ya en elec­cio­nes lo­gra al me­nos 3% de la vo­ta­ción, per­ma­ne­cer co­mo al­ter­na­ti­va en nue­vas con­tien­das.

En­tre 1991 y el 2018 per­die­ron su re­gis­tro 22 par­ti­dos na­cio­na­les, pe­ro sus sim­pa­ti­zan­tes no es­tán im­pe­di­dos pa­ra re­agru­par­se tra­tan­do de su­mar vo­lun­ta­des. El Ar­tícu­lo 9 de nues­tra Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce el de­re­cho de li­bre aso­cia­ción y hay ga­ran­tías en el di­se­ño elec­to­ral pa­ra con­for­mar ins­ti­tu­tos po­lí­ti­cos, cum­pli­do el ci­clo de seis años, crear nue­vas op­cio­nes que re­fle­jen o ac­tua­li­cen la plu­ra­li­dad vi­gen­te. Es una po­si­bi­li­dad pa­ra la po­bla­ción en ge­ne­ral y ya no se ne­ce­si­ta ha­ber si­do aso­cia­ción po­lí­ti­ca na­cio­nal re­gis­tra­da co­mo un pa­so pre­vio, pue­den re­unir­se li­bre­men­te per­so­nas en una or­ga­ni­za­ción ciu­da­da­na y bus­car su re­gis­tro co­mo par­ti­do.

Los nue­vos par­ti­dos no ne­ce­sa­ria­men­te lo­gran cons­ti­tuir­se cuan­do se abre el pro­ce­so (des­pués de la elec­ción del 2006, nin­gu­na de las or­ga­ni­za­cio­nes que lo in­ten­ta­ron ob­tu­vie­ron re­gis­tro), de­pen­den siem­pre pa­ra exis­tir de cum­plir con el res­pal­do y re­qui­si­tos de ley, aun­que la con­vo­ca­to­ria se ac­ti­va en automático al tér­mino de se­xe­nio, lo que ga­ran­ti­za que la plu­ra­li­dad ten­ga sa­li­das, puer­tas abier­tas con cer­te­za y no exis­tan can­da­dos de per­pe­tui­dad en cuan­to a só­lo te­ner las op­cio­nes que ya es­ta­ban y nun­ca al­gu­na dis­tin­ta, co­mo si fue­ra per­ma­nen­te la afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca o pro­gra­má­ti­ca que pue­de hoy es­tar con una fuer­za y des­pués ya no.

Se tra­ta de que exis­tan cuan­tas op­cio­nes de­ci­da la ciu­da­da­nía, que ha­ya op­ción de crear nue­vas al­ter­na­ti­vas pa­ra elec­to­res que no se ven re­pre­sen­ta­dos en el aba­ni­co de op­cio­nes con re­gis­tro. Una de­mo­cra­cia de dos o tres par­ti­dos en una so­cie­dad con cin­co, seis o más sec­to­res de vo­tan­tes con vi­sio­nes di­ver­sas de país no se­ría lo ade­cua­do por­que esos sec­to­res no se iden­ti­fi­can con­só­lo dos o tres par­ti­dos.

Si hay plu­ra­li­dad de elec­to­res pe­ro no de par­ti­dos, esa di­ver­si­dad no es­ta­ría re­fle­ja­da en ins­tan­cias con­cre­tas por las cua­les vo­tar, por eso es fun­da­men­tal que exis­tan ca­mi­nos pa­ra crear al­ter­na­ti­vas de par­ti­ci­pa­ción. Las ur­nas mo­du­lan la di­men­sión que ad­quie­ren los par­ti­dos, el nú­me­ro que de­be ha­ber y la pre­sen­cia mayor o me­nor de sus es­pa­cios en el po­der pú­bli­co.

Es ver­dad que no es fácil cons­ti­tuir­se o man­te­ner­se, pe­ro los apo­yos ciu­da­da­nos que se pi­den son ra­zo­na­bles si con­si­de­ra­mos, por ejem­plo, que los dis­pues­tos pa­ra can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes son tres ve­ces ma­yo­res a los de un nue­vo par­ti­do que ne­ce­si­ta res­pal­do de 0.26% del universo vo­tan­te, mien­tras un as­pi­ran­te a can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te 1% de ese mis­mo universo que hoy su­pera los 90 mi­llo­nes de elec­to­res.

Es­te año es­tá dis­pues­to pa­ra que las or­ga­ni­za­cio­nes que bus­quen ser par­ti­do des­plie­guen asam­bleas en al me­nos 20 en­ti­da­des con 3,000 asis­ten­tes o en 200 dis­tri­tos con 300 asis­ten­tes, ade­más deu­na ci­fra glo­bal de al me­nos 0.26% de elec­to­res na­cio­na­les.

Pron­to sa­bre­mos si se su­man nue­vos par­ti­dos a la com­pe­ten­cia elec­to­ral na­cio­nal o se man­tie­nen úni­ca­men­te los que ya exis­ten. El de­re­cho de li­bre aso­cia­ción po­lí­ti­ca es cla­ve pa­ra la sa­lud de los mo­de­los de de­mo­cra­cia en el mun­do. Son los par­ti­dos po­lí­ti­cos, pe­se a to­das las fa­llas que se les vea (y tie­nen), ins­tan­cias que per­mi­ten trans­for­ma­cio­nes pa­cí­fi­cas en los ta­ble­ros de po­der, por­que es en su ofer­ta de go­bierno o re­pre­sen­ta­ción le­gis­la­ti­va don­de se per­fi­la el rum­bo de país que pue­de sa­tis­fa­cer o no a las y los vo­tan­tes an­tes de ser re­fren­da­do en nue­vas elec­cio­nes. Tam­bién pue­de de­cep­cio­nar­les y en­ton­ces re­vo­ca­do en las ur­nas y só­lo ahí.

Los sis­te­mas de par­ti­dos no son perfectos pe­ro son la úni­ca vía que ha lo­gra­do los cam­bios po­lí­ti­cos de­mo­crá­ti­cos sin es­tan­cos per­pe­tuos, sin pre­ten­der que las ideo­lo­gías o sim­pa­tías sean irre­nun­cia­bles por­que no hay de otra. Los par­ti­dos que exis­ten pue­den for­ta­le­cer­se si las ur­nas reite­ran el apo­yo; pe­ro si no, sí hay de otra, de­pen­de de la pro­pia ciu­da­da­nía ro­bus­te­cer o aco­tar las al­ter­na­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.