HA­CIA UNA SMART CITY

El res­pon­sa­ble de es­ta se­cre­ta­ría ex­po­ne los re­tos a su­pe­rar pa­ra ali­viar los pro­ble­mas de mo­vi­li­dad de una de las ciu­da­des más gran­des del mun­do. En su vi­sión el trans­por­te pú­bli­co re­gre­sa­ría el gus­to por con­du­cir un au­to­mó­vil

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - AN­DRÉS LA­JOUS

Los pla­nes pa­ra do­tar a la CDMX de una me­jor mo­vi­li­dad

De acuer­do con un in­for­me desa­rro­lla­do por el De­par­ta­men­to de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y So­cia­les de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, la Ciu­dad de Mé­xi­co es la quin­ta me­tró­po­li más po­bla­da del mun­do. Se­gún el es­tu­dio Re­vi­sión 2018 de las Pers­pec­ti­vas de Ur­ba­ni­za­ción Mun­dial, el nú­me­ro de per­so­nas que vi­ven en es­ta me­ga ur­be es de 21 mi­llo­nes 581,000 ha­bi­tan­tes.

En lo que res­pec­ta al nú­me­ro de vehícu­los que cir­cu­la por la ca­lles de la ca­pi­tal me­xi­ca­na, se­gún la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía, el to­tal de au­to­mó­vi­les re­gis­tra­dos al 2017 es de 5 mi­llo­nes 471,904 uni­da­des, con­si­de­ran­do au­tos par­ti­cu­la­res, trans­por­te de car­ga, de pa­sa­je­ros y mo­to­ci­cle­tas.

Con mi­llo­nes de per­so­nas y vehícu­los con­vi­vien­do en un es­pa­cio de­li­mi­ta­do no re­sul­ta ex­tra­ño el ni­vel de di­fi­cul­tad que re­pre­sen­ta pro­veer­le de mo­vi­li­dad a la quin­ta me­ga­ur­be del mun­do. Por ello pla­ti­qué con An­dres La­jous Loae­za, ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Mo­vi­li­dad de la Ciu­dad de Mé­xi­co, cu­ya fun­ción es (de acuer­do con su si­tio web): “Re­gu­lar, pro­gra­mar, orien­tar, or­ga­ni­zar, con­tro­lar, apro­bar y, en su ca­so, mo­di­fi­car, la pre­sen­ta­ción de los ser­vi­cios pú­bli­co, mercantil y pri­va­do de trans­por­te de pa­sa­je­ros y de car­ga en la Ciu­dad de Mé­xi­co, con­for­me a lo es­ta­ble­ci­do en la ley y de­más dis­po­si­cio­nes ju­rí­di­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas apli­ca­bles; así co­mo tam­bién, a las ne­ce­si­da­des de mo­vi­li­dad de la ciu­dad, pro­cu­ran­do la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te y la se­gu­ri­dad de los usua­rios del sis­te­ma de mo­vi­li­dad y res­pon­sa­ble por ha­cer de la Ciu­dad de Mé­xi­co una me­tró­po­li en la que to­dos sus ha­bi­tan­tes ten­gan op­cio­nes de trans­por­te se­gu­ro (ya sea pú­bli­co, al­ter­na­ti­vo o pri­va­do), efi­cien­te, ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te y ase­qui­ble”.

CDMX HA­CIA UNA SMART CITY

Pa­ra el 2050, 60% de la po­bla­ción mun­dial vi­vi­rá en ciu­da­des y por ello es ur­gen­te ha­cer de las me­tró­po­lis lu­ga­res in­te­li­gen­tes con una al­ta ca­li­dad de ai­re, con sis­te­mas que ha­gan más efi­cien­te el con­su­mo de ener­gía, en don­de la mo­vi­li­dad sea efi­cien­te y ve­loz pa­ra to­dos, y que la se­gu­ri­dad sea un co­mún de­no­mi­na­dor. Pa­ra An­dres La­jous la in­for­ma­ción es uno de los pi­la­res pa­ra en­ca­mi­nar a nues­tra ciu­dad a una con­di­ción de smart city: “El prin­ci­pal re­to tie­ne que ver con la in­for­ma­ción. Hoy to­das las per­so­nas que son usua­rias del trans­por­te pú­bli­co tie­nen in­for­ma­ción y sa­ben có­mo uti­li­zar­la, aun­que to­dos la usa­mos de for­ma muy par­cial. La in­for­ma­ción que te­ne­mos es muy lo­cal. Sa­be­mos en qué mi­cro su­bir­nos pa­ra ir a un lu­gar es­pe­cí­fi­co, pe­ro si ne­ce­si­ta­mos cam­biar de ru­ta o de tra­yec­to se nos com­pli­ca­ría mu­chí­si­mo por­que no sa­be­mos qué mi­cro ha­ce co­ne­xión con otro pa­ra que nos lle­ve a otro lu­gar. Eso es lo que creo que es lo prin­ci­pal real­men­te pa­ra ha­cer una ciu­dad in­te­li­gen­te”. Por ello, la se­cre­ta­ría que

en­ca­be­za desa­rro­lló el ma­pa de ru­tas y ra­ma­les de trans­por­te con­ce­sio­na­do, que ofre­ce a los usua­rios in­for­ma­ción de­ta­lla­da so­bre la red de trans­por­te pú­bli­co co­mo ru­tas, co­ne­xio­nes y des­ti­nos. “En 50 años no se ha­bía mo­der­ni­za­do el ma­pa del Me­tro, sim­ple­men­te se le iban agre­gan­do las lí­neas, pe­ro el di­se­ño era el mis­mo y no in­cluía los de­más sis­te­mas. Al in­cluir a to­dos ve­mos có­mo la gen­te con las ma­nos ha­ce las co­ne­xio­nes que an­tes no ha­cía. Un ma­pa de pa­pel te acer­ca más a una ciu­dad in­te­li­gen­te”, de­cla­ró el se­cre­ta­rio.

A es­ta ac­ción le si­guen otras co­mo la ho­mo­lo­ga­ción de las se­ña­li­za­cio­nes que, en opi­nión de La­jous, per­mi­ti­rá una co­mu­ni­ca­ción más fá­cil y rá­pi­da que cual­quier per­so­na com­pren­da. La tec­no­lo­gía da­rá pa­so en el me­diano pla­zo a la ter­ce­ra ac­ción pa­ra ha­cer más efi­cien­te el trans­por­te pú­bli­co; cons­ta de la co­lo­ca­ción de sis­te­mas de po­si­cio­na­mien­to o GPS a to­dos los tro­le­bu­ses, au­to­bu­ses RTP y mi­cro­bu­ses de la ciu­dad. Ac­tual­men­te to­dos los au­to­bu­ses que ope­ran en el Me­tro­bús tie­nen un GPS y, gra­cias a la apli­ca­ción Ala­me­da Cen­tral, es po­si­ble sa­ber cuán­to tiem­po fal­ta pa­ra que pa­se la si­guien­te es­ta­ción. Es­te plan, se­gún el se­cre­ta­rio, se am­plia­rá a los tro­le­bu­ses, a RTP y a los mi­cro­bu­ses. So­bre es­tos úl­ti­mos in­for­mó que ya se lle­vó a ca­bo una prue­ba pi­lo­to en el Ce­tram Za­pa­ta, en la que co­lo­ca­ron a 210 uni­da­des los GPS, mis­mos que ya arro­ja­ron los pri­me­ros da­tos so­bre fre­cuen­cia de via­jes, tiem­pos de re­co­rri­do, ho­ra­rios de ma­yor de­man­da, en­tre otros.

Por úl­ti­mo, es­tá la tar­je­ta de trans­por­te de la ciu­dad, que ac­tual­men­te fun­cio­na pa­ra ac­ce­der a los sis­te­mas Eco­bi­ci, Me­tro­bús, Me­tro y Tren Li­ge­ro. El ob­je­ti­vo es que sea co­mún pa­ra to­da la red de la Ciu­dad de Mé­xi­co: “La va­mos a ex­pan­dir tam­bién al res­to del trans­por­te y esa tar­je­ta es muy útil por­que pa­ra los usua­rios ha­ce muy fá­ci­les las trans­fe­ren­cias o si no traen di­ne­ro pa­ra pa­gar, pe­ro tam­bién ge­ne­ra in­for­ma­ción so­bre dón­de se suben pa­sa­je­ros, en dón­de se ba­jan, y esa in­for­ma­ción es muy útil en tér­mi­nos de pla­nea­ción”, se­ña­ló An­drés.

So­bre la in­fra­es­truc­tu­ra del trans­por­te pú­bli­co, in­for­mó so­bre un plan pa­ra la ac­tua­li­za­ción de uni­da­des de los di­fe­ren­tes sis­te­mas. En el ca­so de los tro­le­bu­ses, in­for­mó la com­pra de 40 uni­da­des que ser­vi­rán pa­ra ex­ten­der la co­ber­tu­ra que tie­ne hoy en día es­te sis­te­ma. En el sis­te­ma RTP se ad­qui­rie­ron 70 uni­da­des, mis­mas que se en­tre­gan a es­ta ad­mi­nis­tra­ción a fi­na­les de ju­nio y a las que se van a su­mar 130 pa­ra un to­tal de 200 au­to­bu­ses.

TRANS­POR­TE AL­TER­NA­TI­VO Y SUS­TEN­TA­BLE

Una for­ma de ali­viar la de­man­da del trans­por­te pú­bli­co, re­du­cir el uso del au­to­mó­vil, y en con­se­cuen­cia con­ges­tio­na­mien­to vial y al­tos ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción, es

La úni­ca ma­ne­ra de ha­cer que la gen­te real­men­te use un co­che por gus­to y no por ne­ce­si­dad es por­que te­ne­mos una op­ción en el trans­por­te pú­bli­co”.

To­dos las uni­da­des que con­for­man el ser­vi­cio de Me­tro­bús cuen­tan con un sis­te­ma de lo­ca­li­za­ción con el que los usua­rios, me­dian­te una apli­ca­ción, pue­den co­no­cer su ubi­ca­ción y apro­ve­char me­jor su tiem­po.

el im­pul­so al uso de la bi­ci­cle­ta, cu­ya in­fra­es­truc­tu­ra ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los úl­ti­mos años y que en es­ta ad­mi­nis­tra­ción cuen­ta con am­bi­cio­sos pla­nes: “Nues­tra pers­pec­ti­va es que la bi­ci­cle­ta, pa­ra que sea par­te del sis­te­ma de trans­por­te de la ciu­dad, no de­be­mos to­mar­la in­di­vi­dual­men­te, di­ga­mos de la mis­ma for­ma que se to­ma el co­che, la bi­ci­cle­ta la me­jor for­ma de pen­sar­la es que es par­te del sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co. En­ton­ces, la ma­yo­ría de las per­so­nas no va­mos a ha­cer re­co­rri­dos de 15 o 16 kilómetros, so­mos po­cos los que ha­ce­mos eso dia­rio, pe­ro ca­si cual­quie­ra pue­de ha­cer un re­co­rri­do de 1 ki­ló­me­tro y me­dio. En­ton­ces nos po­de­mos acer­car en bi­ci­cle­ta al trans­por­te pú­bli­co, co­mo un pri­me­ro o un úl­ti­mo tra­mo de via­je (…) Es muy evi­den­te que eso fun­cio­na en la zo­na cen­tral de la ciu­dad, en don­de el lu­gar don­de te­ne­mos más es­ta­cio­nes de Eco­bi­ci es afue­ra de la es­ta­ción del Me­tro Bue­na­vis­ta. Vie­ne la gen­te del Es­ta­do de Mé­xi­co, se sube a Eco­bi­ci y lle­ga a su tra­ba­jo, y esos son re­co­rri­dos de en­tre 800 me­tros y ki­ló­me­tro y me­dio. Ese via­je ocu­rre tam­bién del otro la­do: en la pro­pia lí­nea del Tren Su­bur­bano, en Cuau­titlán, ahí es­tá el es­ta­cio­na­mien­to de bi­ci­cle­tas más gran­de de La­ti­noa­mé­ri­ca. Por esa ra­zón es­ta­mos cons­tru­yen­do dos bi­cies­ta­cio­na­mien­tos ma­si­vos, uno en El Ro­sa­rio, pa­ra ser­vir jus­ta­men­te co­mo co­ne­xión en el nor­te de la ciu­dad, y otro en Tláhuac en la ter­mi­nal del Me­tro. ¿Por qué hay bi­ci­ta­xis, mo­to­ta­xis y gol­fi­ta­xis en Tláhuac? Jus­ta­men­te por es­te pri­mer y úl­ti­mo tra­mo de via­jes. Si tú ves a dón­de lle­gan to­dos esos mo­to­ta­xis, to­dos van al me­tro y se re­gre­san a la zo­na cen­tral de Tláhuac. En ese sen­ti­do, ve­mos la bi­ci­cle­ta co­mo par­te del trans­por­te pú­bli­co”, de­cla­ró el se­cre­ta­rio, quien ade­más co­men­tó que se cons­trui­rán dos bi­cies­ta­cio­na­mien­tos ma­si­vos con 400 es­pa­cios, en Bue­na­vis­ta y Martín Ca­rre­ra, a los que se su­ma­rán dos más de me­nor ta­ma­ño.

TRANS­POR­TE PÚ­BLI­CO

Ac­tual­men­te la red pú­bli­ca ha que­da­do re­ba­sa­da. Son co­ti­dia­nos los re­tra­sos en el Me­tro, la in­se­gu­ri­dad en los au­to­bu­ses o la sa­tu­ra­ción del sis­te­ma Me­tro­bús en ho­ras pi­co. Pa­ra ca­da sis­te­ma exis­ten pla­nes y so­bre ellos el se­cre­ta­rio di­ce: “Es­ta­mos tra­ba­jan­do con el pro­yec­to que se ha­bía que­da­do in­con­clu­so que es la lí­nea 5 del Me­tro­bús; no­so­tros cam­bia­mos el tra­yec­to pa­ra que cru­ce Eje 3, el Puen­te de Mu­yu­guar­da y lle­gue a Xo­chi­mil­co, has­ta la Pre­pa 1. És­ta es la pri­me­ra vez que el Me­tro­bús en­tra a Xo­chi­mil­co, lo que es al­go muy im­por­tan­te por­que hay una de­man­da, hay un gran em­bu­do de sa­li­da to­das las ma­ña­nas. Es­ta­mos ha­cien­do los es­tu­dios pa­ra una lí­nea en Za­ra­go­za, que nos per­mi­te am­pliar la ca­pa­ci­dad en Za­ra­go­za que es una vía muy im­por­tan­te pa­ra la gen­te que vie­ne de Ne­za o de Iz­ta­pa­la­pa ha­cia la zo­na cen­tral de la ciu­dad. El Me­tro­bús es el ejem­plo de có­mo se re­for­ma to­do el sis­te­ma de trans­por­te de la ciu­dad”.

Por su par­te el Tro­le­bús, a la par de la com­pra de nue­vas uni­da­des, se­rá vi­tal en el plan de me­jo­ra­mien­to de la mo­vi­li­dad en la ciu­dad. Exis­te un plan desa­rro­lla­do pa­ra cons­truir una lí­nea que con­ti­núe el tra­yec­to de la Lí­nea 8 del Me­tro, que hoy lle­ga a la es­ta­ción Cons­ti­tu­ción de 1917. Es­te plan co­nec­ta­rá con tro­le­bu­ses, a la Lí­nea 8 con la Lí­nea A lle­gan­do has­ta San­ta Mart­ha. Pa­ra An­dres La­jous, al co­nec­tar San­ta Mart­ha y Cons­ti­tu­ción de 1917 se ali­via en par­te la sa­tu­ra­ción al des­viar via­jes ha­cia la Lí­nea 8, sin pa­sar por Pan­titlán y trans­por­tan­do a los usua­rios di­rec­to al cen­tro. “Ese es el pro­yec­to más im­por­tan­te de am­plia­ción de tro­le­bu­ses”, sen­ten­ció el se­cre­ta­rio.

Por lo que se re­fie­re a ta­xis eléc­tri­cos e

Mi­llo­nes de au­to­mó­vi­les circulan en las ca­lles de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Pa­ra el se­cre­ta­rio, so­lu­cio­nes co­mo el se­gun­do pi­so au­men­ta­ron úni­ca­men­te el flu­jo en ho­ra­rios crí­ti­cos co­lap­san­do el trán­si­to.

hí­bri­dos ade­lan­tó que en bre­ve pre­sen­ta­rá un pro­gra­ma de sus­ti­tu­ción y fi­nan­cia­mien­to de ta­xis que se­rá to­tal­men­te opues­to al fa­lli­do plan de la ad­mi­nis­tra­ción anterior que pla­nea­ba sus­ti­tuir 11,000 uni­da­des y só­lo lo hi­zo con 90.

Pa­ra el sis­te­ma más im­por­tan­te de los ca­pi­ta­li­nos, el Me­tro, se am­plia­rá la ca­pa­ci­dad de la Lí­nea 1 una vez que se com­ple­te la en­tre­ga de los 10 tre­nes que com­pró la ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­da y de los que só­lo se han re­ci­bi­do dos. Pa­ra La­jous es esen­cial la ac­tua­li­za­ción de la Lí­nea 1 por­que cuen­ta con 13 in­ter­sec­cio­nes con lí­neas de Me­tro y de Me­tro­bús.

TRANS­POR­TE PRI­VA­DO

El con­si­de­ra­ble au­men­to en el nú­me­ro de au­to­mó­vi­les pri­va­dos en la Ciu­dad de Mé­xi­co ha pues­to al bor­de la ca­tás­tro­fe la mo­vi­li­dad ca­pi­ta­li­na. Con pro­me­dios de ve­lo­ci­dad de has­ta 6 km/h en las prin­ci­pa­les ave­ni­das de la ciu­dad, es ne­ce­sa­rio ha­cer, en pri­mer lu­gar, que las per­so­nas mi­ren el trans­por­te pú­bli­co co­mo una op­ción de mo­vi­li­dad; en se­gun­do usar el au­to­mó­vil de una for­ma más in­te­li­gen­te y efi­cien­te, pla­nean­do los tra­yec­tos de acuer­do con nues­tras ne­ce­si­da­des y pro­cu­ran­do que es­té es­ta­cio­na­do el ma­yor tiem­po po­si­ble. Pa­ra La­jous “el flu­jo de au­tos en­tre la Ciu­dad de Mé­xi­co y los mu­ni­ci­pios del Es­ta­do de Mé­xi­co que la ro­dean es gi­gan­tes­co. Aho­ra son más los au­tos que vie­nen y eso ha te­ni­do im­pac­to en el con­ges­tio­na­mien­to de la ciu­dad por las co­ne­xio­nes del se­gun­do pi­so. Eso co­nec­tó un tu­bo gi­gan­tes­co de co­ches en­tre los que vie­nen por arri­ba con los que ya traía­mos por aba­jo. En­ton­ces sí es una di­ná­mi­ca en la que to­das las ma­ña­nas to­das las per­so­nas más o me­nos a la mis­ma ho­ra tie­nen que lle­gar a sus tra­ba­jos, en los que ade­más, vie­ne una per­so­na por co­che, en­ton­ces es muy di­fí­cil re­du­cir el con­ges­tio­na­mien­to, y en­tre más via­jes se ten­gan que ha­cer más lar­gos en co­che, más con­ges­tio­na­mien­to va a ser.

El se­cre­ta­rio men­cio­na que, se­gún los es­tu­dios que lle­va a ca­bo la ad­mi­nis­tra­ción, ac­tual­men­te 22% de los via­jes se ha­ce en co­che, lo cual es la mi­no­ría en las op­cio­nes de trans­por­te. Pa­ra él “la pa­ra­do­ja es que las per­so­nas que tie­nen más in­gre­sos tie­nen más co­ches y ha­cen más via­jes en co­che y no usan el trans­por­te pú­bli­co. Pe­ro tam­bién las per­so­nas con más ba­jos in­gre­sos, que son las que vi­ven en las zo­nas más ale­ja­das de la ciu­dad, don­de no hay trans­por­te pú­bli­co o si hay trans­por­te pú­bli­co es ca­ro y te to­ma mu­cho tiem­po, son las que com­pran un au­to ape­nas sube su in­gre­so. La gran tragedia del trans­por­te pú­bli­co que ofre­ce­mos es que es uno del cual la gen­te quie­re es­ca­par. Un buen trans­por­te pú­bli­co es aquel que quie­res usar por­que es más ba­ra­to, más rá­pi­do, por­que no ne­ce­si­tas es­ta­cio­nar un co­che, et­cé­te­ra”.

So­bre las ven­ta­jas que ofre­ce la tec­no­lo­gía, La­jous ha­bló so­bre el nue­vo sis­te­ma que per­mi­te ha­cer más rá­pi­dos y ami­ga­bles cier­tos trá­mi­tes pa­ra los con­duc­to­res re­gis­tra­dos en la CDMX: “Tra­ba­ja­mos con la agen­cia di­gi­tal In­no­va­ción Pú­bli­ca, que es­tá ha­cien­do una re­vi­sión de to­dos los trá­mi­tes de la ciu­dad. De los trá­mi­tes de peor ca­li­dad y más gran­des mu­chos tie­nen que ver con Con­trol Vehi­cu­lar. Iden­ti­fi­ca­mos muy rá­pi­do que el de re­po­si­ción y ac­tua­li­za­ción de la tar­je­ta de cir­cu­la­ción era una pe­sa­di­lla pa­ra las per­so­nas y se ha­cían 266,000 trá­mi­tes de es­te ti­po al año. Era un trá­mi­te muy en­go­rro­so que la gen­te odia­ba. Al ha­cer­lo di­gi­tal pue­des en­trar a la pá­gi­na de In­ter­net, ob­tie­nes tu lí­nea de cap­tu­ra, in­gre­sas los da­tos de la tar­je­ta que ya tie­nes y lis­to. En el ca­so de la li­cen­cia ti­po A pue­des so­li­ci­tar la re­no­va­ción y só­lo pre­sen­tar­te al mó­du­lo que es­co­jas pre­sen­tan­do tu INE”.

El au­to­mó­vil es un gran in­ven­to, nos da mu­cha fle­xi­bi­li­dad. No co­no­ce­ría­mos ca­si na­da afue­ra de las ciu­da­des si no fue­ra por él. Cla­ro que tie­ne un lu­gar en es­ta vi­sión de una ciu­dad in­te­li­gen­te y ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te, y el pro­ble­ma no es el au­to, es que a ve­ces se con­vier­te en la úni­ca op­ción. Si la pro­me­sa es que te da li­ber­tad de mo­vi­mien­to, cuan­do hay mu­cho con­ges­tio­na­mien­to ha­ce lo con­tra­rio: te que­das sin al­ter­na­ti­vas y ato­ra­do en­tre au­tos, y eso es lo con­tra­rio de su mo­ti­va­ción ori­gi­nal”.

Fo­to: ar­chi­vo

Fo­tos: hu­go sa­la­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.