NIS­SAN Sen­tra

Es­te se­dán se su­peró en ca­da as­pec­to. Es­ta ver­sión ofre­ce un nu­tri­do pa­que­te de se­gu­ri­dad y tec­no­lo­gía con prin­ci­pios de con­duc­ción au­tó­no­ma

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Mar­cos Mar­tí­nez mar­cos.mar­ti­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

Una de las fi­gu­ras de nues­tro mer­ca­do, por su tra­di­ción y bue­na repu­tación, re­gre­sa en gran for­ma y ca­ris­ma.

Es­ta nue­va ge­ne­ra­ción apa­re­ce en una épo­ca que pro­ba­ble­men­te sea la más desafian­te de su his­to­ria de­bi­do al nu­tri­do nú­me­ro de ofer­tas a las que ten­drá que su­pe­rar. Sin em­bar­go, son va­rios los fren­tes en los que se no­ta una me­jo­ra con re­la­ción al an­te­rior ejem­plar.

NO MÁS RE­SER­VAS

La evo­lu­ción le sen­tó de gran for­ma a su di­se­ño por­que aban­do­nó su es­ti­lo so­brio pa­ra adop­tar la ban­de­ra de la mo­der­ni­dad. A la par de los lla­ma­ti­vos tra­zos de la pa­rri­lla V-Mo­tion, las atrac­ti­vas cur­vas de los cos­ta­dos y la re­fi­na­da par­te tra­se­ra, lo pri­me­ro que sa­le a re­lu­cir es la re­con­fi­gu­ra­ción de su ex­te­rior. Aho­ra lu­ce con ma­yor aplo­mo gra­cias a sus 4.7 me­tros de lon­gi­tud y los 1.8 de an­cho. Su por­te se ve be­ne­fi­cia­do por de­ta­lles co­mo las lu­ces led, los nue­vos ri­nes de 17” o el eje pos­te­rior en­san­cha­do que abo­na al to­que de de­por­ti­vi­dad que to­do se­dán de­be por­tar.

HA­BI­TA­BI­LI­DAD EN SE­RIO

El es­pa­cio pa­ra cin­co ocu­pan­tes puede pre­su­mir de ser más que idó­neo. La pri­me­ra pre­su­me de pla­zas de­lan­te­ras con­for­ta­bles, con bu­ta­cas con re­gu­la­ción de al­tu­ra que puede lle­gar ca­si al ras del pi­so (pa­ra quie­nes gus­tan de una po­si­ción más de­por­ti­va), así co­mo de lu­gar pa­ra es­ti­rar las pier­nas. Atrás, la ban­ca tie­ne dos zo­nas muy bien de­li­mi­ta­das en los ex­tre­mos, la cen­tral pa­ra co­lo­car la si­lla pa­ra in­fan­tes, sin em­bar­go per­mi­te aco­mo­dar a un ocu­pan­te.

La ver­sión de es­ta prue­ba co­rres­pon­de al ni­vel Ex­clu­si­ve CVT y cuen­ta con ele­men­tos que se apre­cian co­mo el ai­re acon­di­cio­na­do au­to­má­ti­co, los cam­bios de ve­lo­ci­da­des en el vo­lan­te o el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to con un pan­ta­lla de 8”.

SE­GU­RI­DAD AL MÁ­XI­MO

En es­ta ver­sión el con­duc­tor con­ta­rá con un nu­tri­do pa­que­te de tec­no­lo­gías que con­for­man el Nis­san In­te­lli­gent Mo­bi­lity y que van des­de el Fre­na­do in­te­li­gen­te de emer­gen­cia pa­san­do por la Aler­ta de pun­to cie­go has­ta el Con­trol cru­ce­ro in­te­li­gen­te o la Aler­ta de trá­fi­co cru­za­do.

MÁS PO­DER

En el pues­to de man­do se per­ci­ben fá­cil­men­te sus nue­vos 145 ca­ba­llos de po­ten­cia y el par de 145 lb – pie, aun­que de­bo se­ña­lar que el arran­que des­de ce­ro es al­go len­to y que la trans­mi­sión CVT ob­tie­ne el má­xi­mo ren­di­mien­to del blo­que 4 ci­lin­dros a par­tir de las 4 mil rpm. El tac­to del pe­dal del freno, el ca­li­bra­do de la di­rec­ción y la re­pro­gra­ma­ción de la CVT me pa­re­cen los pun­tos a re­sal­tar al es­tar al man­do; por el con­tra­rio, la vi­si­bi­li­dad al fren­te y ha­cia atrás es en mi opi­nión el pun­to a re­vi­sar.

CON­CLU­SIÓN:

El cre­ci­mien­to ge­ne­ra­cio­nal de Sen­tra se no­ta en to­dos los as­pec­tos. El pre­cio por la ver­sión más equi­pa­da no es el más ac­ce­si­ble, es cier­to, sin em­bar­go es­te mo­de­lo tie­ne un am­plio nú­me­ro de pa­que­tes que se ajus­tan de me­jor for­ma al pre­su­pues­to de quien as­pi­ra a él. Sen­tra es­tá de vuel­ta pa­ra re­cla­mar el trono de los se­da­nes fa­mi­lia­res.

fo­to : Hu­go Sa­la­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.