EMO­CIÓN QUE PER­DU­RA

Un mo­de­lo que re­vo­lu­cio­nó a la in­dus­tria a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta man­tie­ne vi­gen­te su con­cep­to co­mo un de­por­ti­vo de al­to desem­pe­ño

El Economista (México) - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Mar­cos Mar­tí­nez mar­cos.mar­ti­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

Uno de los vehícu­los que me mar­ca­ron fue el Au­di TT. Lan­za­do en 1998 re­cuer­do que fue to­do un acon­te­ci­mien­to a ni­vel in­dus­tria de­bi­do a su atre­vi­do y pro­po­si­ti­vo di­se­ño que dio co­mo re­sul­ta­do un es­ti­lo nun­ca an­tes vis­to y del que to­do el mun­do ha­bló. La per­fec­ta in­te­gra­ción de los cua­dros óp­ti­mos de­lan­te­ros y tra­se­ros, la cor­ta al­tu­ra del ha­bi­tácu­lo y la lí­nea cur­va con­ti­nua del fren­te a la za­ga fue­ron los prin­ci­pa­les des­te­llos que le die­ron su ful­gor ca­rac­te­rís­ti­co.Hoy, es­ta ter­ce­ra ge­ne­ra­ción muy pro­ba­ble­men­te pa­se a la his­to­ria pues los vien­tos de cam­bio apun­tan ha­cia la elec­tri­fi­ca­ción en don­de di­fi­cil­men­te ten­dría ca­bi­da en una eta­pa ini­cial de la nue­va era de la mo­vi­li­dad. To­do es­to sin men­cio­nar el he­cho de que los de­por­ti­vos uti­li­ta­rios tie­nen una gran de­man­da en la ac­tua­li­dad y que la ren­ta­bi­li­dad obli­ga a cen­trar re­cur­sos en el desa­rro­llo de los pro­duc­tos de ma­yor de­man­da.

A ME­DIA VI­DA

El TTS de es­ta pá­gi­na per­te­ne­ce a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción; la pri­me­ra es­tu­vo vi­gen­te 8 lar­gos años. La cre­cien­te ri­va­li­dad en su seg­men­to ori­lló a Au­di a dar­le un tono más se­rio y agre­si­vo a su idea. Por ello no­ta­rás una fas­cia de­lan­te­ra con ele­men­tos muy agre­si­vos co­mo las to­mas en sus cos­ta­dos, una enor­me pa­rri­lla ti­po pa­nal, las cua­tro pun­tas del sis­te­ma de es­ca­pe o los ca­na­les de la de­fen­sa tra­se­ra pa­ra con­du­cir el ai­re pro­ve­nien­te del eje tra­se­ro.

EN­GA­ÑA

El ha­bi­tácu­lo, pen­sa­do pa­ra 4 ocu­pan­tes en reali­dad puede al­ber­gar a dos ya que las pla­zas tra­se­ras son de­ma­sia­do pe­que­ñas, in­clu­so pa­ra in­fan­tes. Resulta de lo más gra­ti­fi­can­te la po­si­ción de ma­ne­jo pues am­bos asien­tos per­mi­ten una po­si­ción muy cercana al pi­so y a eso se su­ma una sen­sa­ción en­vol­ven­te por par­te del au­to gra­cias a la am­pli­tud del an­cho del vía de ca­da eje.

La su­je­ción de las bu­ta­cas es idó­nea pa­ra con­du­cir a un buen rit­mo y no des­li­zar­se en ellas pe­ro sin ser tan in­tru­si­vas que ter­mi­nen sien­do mo­les­tas en via­jes de lar­gos tra­yec­tos.

EMO­CIÓN A LA ALE­MA­NA

El Au­di Dri­ve Se­lect es el res­pon­sa­ble de que el TTS pa­se de una per­so­na­li­dad re­la­ja­da a la de un ve­lo­cis­ta pues tan­to la di­rec­ción y los amor­ti­gua­do­res se ha­cen más rí­gi­dos mien­tras que el mo­tor res­pon­de más rá­pi­do al ace­le­ra­dor y la trans­mi­sión ha­ce cam­bios en me­nor tiem­po lle­van­do el ré­gi­men de gi­ro al lí­mi­te.

CON­CLU­SIÓN

Un au­to equi­li­bra­do cu­ya fa­ci­li­dad pa­ra trans­for­mar­se lo ha­ce ideal pa­ra cir­cu­lar sin so­bre­sal­tos o pro­veer de la adre­na­li­na que so­lo un coupé de­por­ti­vo puede trans­mi­tir.

Pre­cio ba­se Au­di TTS: 1´099,900 pe­sos

fo­to : Hu­go Sa­la­zar

UNO A UNO, la su­ma de los ele­men­tos que con­for­man el con­cep­to del TTS, re­sul­tan en una ex­pe­rien­cia úni­ca al es­tar de­trás del vo­lan­te. Los in­ser­tos de alu­mi­nio pu­li­do, el ale­rón re­trác­til y el so­ni­do del 2 li­tros, pro­vo­can que el co­ra­zón pal­pi­te al má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.