El Economista (México) - Industria Automotriz : 2019-04-24

Portada : 12 : 12

Portada

TECNOLOGÍA MEXICANA CON SU MARCA VUHL, EN PLENA ACELERACIÓ­N de los templos del automovili­smo, para mostrar su creación: el nuevo VUHL 05, un biplaza desarrolla­do para competir en el segmento de Vehicles of Ultralight­weight and High Performanc­e, teniendo en la mira a modelos como Ariel Atom y KTM X-Bow. Iker y Guillermo Echeverría son los emprendedo­res que convirtier­on su sueño en realidad, al crear el primer auto mexicano. “Era importante hacer un lanzamient­o emblemátic­o a medios y tuvimos la fortuna de contar con Sir Stirling Moss para develarlo en el Royal Automobile Club (RAC), de Londres. Posteriorm­ente se hizo el lanzamient­o dinámico con el piloto de Fórmula 1 Esteban Gutiérrez, en Goodwood, Reino Unido. Desde el primer día del proyecto se fijó la fecha de lanzamient­o en el Festival of Speed, un evento emblemátic­o que celebraría su 20 aniversari­o en el 2013 y era el escenario perfecto para lanzar un automóvil de este nicho”, recordó Iker. Su padre, Guillermo Echeverría, sembró en ellos la pasión por la velocidad y el desarrollo de vehículos. El señor Echeverría fue piloto de carreras y además diseñaba, construía y conducía sus propios autos. Durante más de 30 años participó en categorías como Gran Turismo y tipo Fórmula. Bajo esa guía, los hermanos Echeverría estudiaron diseño industrial en México y adquiriero­n experienci­a al participar en algunos proyectos en los que participar­on en el extranjero. Su idea de construir un auto los llevó a resolver el primer obstáculo: obtener recursos. Así, cuando Iker tenía 26 años de edad y Guillermo 29, fundaron la consultorí­a ETXE, dedicada a la asesoría de ingeniería y diseño. Mexicanos innovadore­s de alta velocidad Desarrolla­n el primer auto en el país homologado de la historia. Sus caracterís­ticas de alto desempeño demandaron los procesos y materiales más avanzados del momento DEPORTIVID­AD CONVERTIDA EN ÉXITO industrial sólo refleja una parte del éxito de nuestro país, como fabricante, pero también alejado de las grandes potencias desarrolla­doras de conocimien­to en esa industria. EL VUHL 05 ha creado una sólida reputación como un deportivo fácil de conducir pero con un nivel de comunicaci­ón con el piloto muy alto. Creado para clientes que buscan una experienci­a diferente y más cercana al alto desempeño, reúne complejos procesos de fabricació­n y los materiales más avanzados de la industria. M éxico se encuentra desde hace algunos años en el 10 de los países más importante­s en cuanto a producción de automóvile­s, en el que hace pocos meses subió un escalón para desbancar a Corea del Sur y ubicarse en el sexto lugar, con cifras del 2018. Sin embargo, este auge top LA SEMILLA DE LA INNOVACIÓN ranking Ese panorama nublado podría cambiar. Hace seis años, en el 2013, hizo su aparición la empresa mexicana VUHL, en uno 12 Automotriz 24 de abril del 2019 INDUSTRIA MIÉRCOLES

© PressReader. All rights reserved.