La reali­dad de la fis­ca­li­za­ción

El Economista (México) - Los Políticos - - En La Arena - CON LA POS­TU­RA DE Mtro. Her­nán Me­jía Ló­pez*

El sis­te­ma de fis­ca­li­za­ción elec­to­ral im­ple­men­ta­do por el INE a tra­vés de un apli­ca­ti­vo de he­chu­ra pro­pia, con­ti­núa sien­do el ma­yor re­to del pro­ce­so elec­to­ral fe­de­ral con­cu­rren­te con 17 elec­cio­nes lo­ca­les. Des­de el 6 de mar­zo arran­ca­ron las cam­pa­ñas pa­ra ele­gir Go­ber­na­dor en Nue­vo León, So­no­ra, San Luis Po­to­sí y Gue­rre­ro, don­de los can­di­da­tos tu­vie­ron in­gre­sos y gas­tos, cu­yo re­gis­tro se com­pli­có en los pri­me­ros días de pro­se­li­tis­mo de­bi­do a que el pro­gra­ma de con­ta­bi­li­dad en lí­nea arran­có a des­tiem­po.

A pe­sar de los con­tra­tiem­pos, en Mi­choa­cán y Ja­lis­co se ob­ser­va­ron re­ba­ses de to­pes de gas­to de pre­cam­pa­ña por más del 5% de los mon­tos au­to­ri­za­dos, lo que lle­vó a la can­ce­la­ción del re­gis­tro de 44 can­di­da­tos en am­bas en­ti­da­des. En esa oca­sión, el Pre­si­den­te del INE, Lo­ren­zo Cór­do­va, ha­bló de una “ra­di­ca­li­za­ción” de las san­cio­nes que re­sul­ta­ba in­hi­bi­to­ria de las con­duc­tas que dis­tor­sio­nan la equi­dad en las elec­cio­nes y que acre­di­ta­ba la ope­ra­ción del nue­vo mo­de­lo de fis­ca­li­za­ción.

So­bre la mis­ma lí­nea, el 15 de abril el INE dic­ta­mi­nó 2,287 in­for­mes de pre­cam­pa­ñas par­ti­dis­tas y de as­pi­ran­tes a can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes en ocho en­ti­da­des, re­sul­tan­do san­cio­na­dos con la pér­di­da del de­re­cho a ser re­gis­tra­dos más de 400 pre­can­di­da­tos. En ese mo­men­to el con­se­je­ro Be­ni­to Na­cif, re­co­no­ció a la fi­ja­ción de cri­te­rios co­mo labor prin­ci­pal de la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción del INE.

El di­se­ño del apli­ca­ti­vo equi­va­le a la crea­ción de una nor­ma cu­ya prin­ci­pal fa­lla ha si­do la de­fi­cien­te co­mu­ni­ca­ción con los ac­to­res que la ope­ran y uti­li­zan, es­pe­cial­men­te las re­pre­sen­ta­cio­nes lo­ca­les de los par­ti­dos y los can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes, don­de los OPLES han si­do tes­ti­gos del ini­cio de cam­pa­ñas elec­to­ra­les, cu­yos con­ten­dien­tes no fue­ron ca­pa­ci­ta­dos y tam­po­co cuen­tan aún con cla­ves de ac­ce­so al sis­te­ma en lí­nea, lo que im­pli­ca la rea­li­za­ción de ope­ra­cio­nes no re­gis­tra­das opor­tu­na­men­te.

Au­na­do a ello, el INE ha co­me­ti­do erro­res pun­tua­les que no pue­den ser atri­bui­dos a lo no­ve­do­so del mo­de­lo de fis­ca­li­za­ción sino a un in­co­rrec­to con­trol pre­ven­ti­vo de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de los ac­tos fis­ca­li­za­do­res. Des­pués de la his­tó­ri­ca can­ce­la­ción de re­gis­tros, la Sa­la Su­pe­rior del TEPJF or­de­nó re­po­ner can­di­da­tu­ras en el Dis­tri­to Fe­de­ral y Ja­lis­co, por ha­ber­se cons­ta­ta­do la vio­la­ción a la ga­ran­tía de au­dien­cia de los can­di­da­tos so­bre las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en que in­cu­rrie­ron.

El con­se­je­ro Cór­do­va afir­ma que la fis­ca­li­za­ción es la atri­bu­ción más em­ble­má­ti­ca pa­ra la es­tan­da­ri­za­ción de las elec­cio­nes, no obs­tan­te, la reali­dad in­di­ca un des­fa­se que im­pli­ca un ries­go la­ten­te pa­ra la ren­di­ción de cuen­tas. Tal es el ca­so del Es­ta­do de Mé­xi­co, cu­yas cam­pa­ñas es­tán en cur­so sin que exis­ta un dic­ta­men re­la­ti­vo a los in­gre­sos y gas­tos de las pre­cam­pa­ñas. Si se ob­ser­va con frial­dad, los pro­ce­sos fis­ca­li­za­do­res an­te­rio­res re­sul­ta­ron más efi­ca­ces que los ac­tua­les, pues nun­ca ini­ció una cam­pa­ña sin la se­gu­ri­dad de que los con­ten­dien­tes tu­vie­ran de­re­cho a ello. El mo­de­lo de fis­ca­li­za­ción vi­gen­te es­tá en pe­li­gro, de­pen­de de sus ope­ra­do­res y usua­rios sal­var­lo.

* Ti­tu­lar de la Uni­dad Téc­ni­ca de Fis­ca­li­za­ción del IEEM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.