Los focos del te­ma

El Economista (México) - Los Políticos - - Elección -

¿Cuan­do us­te­des es­ta­ble­cie­ron es­ta es­tra­te­gia de cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción pa­ra el tiem­po de cam­pa­ñas hi­cie­ron un cálcu­lo so­bre que pu­die­ran ser su­je­tos a es­te ti­po de san­cio­nes?

No, la ver­dad es que no. El di­se­ño de to­do se hi­zo de con­for­mi­dad de ca­ra a la ley. Ja­más se pen­só que es­to pu­die­ra pro­vo­car in­frac­cio­nes, aun­que sí de­nun­cias pues es­ta­mos en pro­ce­so elec­to­ral. Es de­cir, ja­más san­cio­nes por­que es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos de que no es­tá­ba­mos co­me­tien­do nin­gu­na in­frac­ción; no obs­tan­te, a la mi­tad del ca­mino, el ár­bi­tro de­ci­de cam­biar las re­glas y san­cio­nar­nos.

Hay se­ña­la­mien­tos afir­man­do que el PVEM es­tá ac­tuan­do de ma­la fe y que es­tá ac­tuan­do en con­tra de la ley a sa­bien­das de eso, y que es una es­tra­te­gia, y que al fi­nal las mul­tas no im­por­tan por el po­si­cio­na­mien­to que pue­dan te­ner y el éxi­to de la cam­pa­ña.

No, bueno, eso es fal­so. Yo te di­ría que las mul­tas, si se lle­ga­rán a con­fir­mar, tie­nen un mon­to es­tra­tos­fé­ri­co y que es­to es ab­so­lu­ta­men­te da­ñino pa­ra la es­tra­te­gia del par­ti­do, pa­ra las fi­nan­zas del par­ti­do; es un ab­so­lu­to sin­sen­ti­do pen­sar que el par­ti­do hu­bie­ra con­sen­ti­do ge­ne­rar con­duc­tas irre­gu­la­res, in­de­pen­dien­te­men­te de los ni­ve­les de mul­ta. Eso es fal­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.