La gue­rra su­cia es un error, ¿a po­co no?

Las de­nos­ta­cio­nes pú­bli­cas pue­den trans­for­mar­se en ver­da­de­ros boo­me­rangs. Ade­más, si se re­cu­rre a ellas, es­to de­be ser en do­sis pe­que­ñas y de la mano de una bue­na can­ti­dad de pro­pues­tas

El Economista (México) - Los Políticos - - Miscelánea - Por Die­go Ba­di­llo

El PAN ini­ció el pro­se­li­tis­mo en apo­yo a sus can­di­da­tos a dipu­tados fe­de­ra­les con cam­pa­ñas ne­gras o de con­tras­te me­dian­te anun­cios en ra­dio y te­le­vi­sión, en los que re­cu­rrían a pa­la­bras al­ti­so­nan­tes pa­ra ca­li­fi­car ac­cio­nes de di­ri­gen­tes del PRI y el go­bierno, a lo que el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal con­tes­tó con una cam­pa­ña es­pe­jo, uti­li­zan­do las mis­mas fra­ses.

Se tra­ta de una vie­ja re­ce­ta que da­ta de an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, uti­li­za­da por el mi­nis­tro del Reich pa­ra la ilus­tra­ción pú­bli­ca y la pro­pa­gan­da de Adol­fo Hitler, a cu­yos prin­ci­pios to­da­vía al­gu­nos es­tra­te­gas ac­tua­les re­cu­rren. En uno de ellos se men­cio­na que “la ca­pa­ci­dad re­cep­ti­va de las ma­sas es li­mi­ta­da y su com­pren­sión es es­ca­sa”.

En el 2006 es­te re­cur­so fue uti­li­za­do por el can­di­da­to del PAN a la pre­si­den­cia, Fe­li­pe Cal­de­rón, quien re­cu­rrió a és­te pa­ra co­lo­car en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo un pe­li­gro pa­ra Mé­xi­co.

Lo cier­to es que, cuan­do el pro­ce­so elec­to­ral en mar­cha ha­ya pa­sa­do, los me­xi­ca­nos ha­brán es­ta­do ex­pues­tos a más de 33 mi­llo­nes de spots, de los que al me­nos los pri­me­ros fue­ron de ese ti­po, pues quie­nes los uti­li­za­ron con­fia­ron en que el des­pres­ti­gio es una he­rra­mien­ta efec­ti­va a la ho­ra de ha­cer pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca.

Pa­ra el ex con­se­je­ro del IFE, Fran­cis­co Gue­rre­ro, las cam­pa­ñas su­cias o ne­gras, o de con­tras­te, de­ben ser muy bre­ves, cui­da­do­sas y, des­pués, de­ben ir acom­pa­ña­das de una bue­na can­ti­dad de pro­pues­tas por­que si eso no su­ce­de, se trans­for­man en ver­da­de­ros boo­me­rangs, co­mo le su­ce­dió al PAN en días pa­sa­dos, que de acuer­do con los re­sul­ta­dos de al­gu­nas en­cues­tas que mi­den la in­ten­ción del vo­to, en el tiem­po en que du­ra­ron al ai­re esas pie­zas de pro­pa­gan­da re­tro­ce­dió en la ma­ni­fes­ta­ción de apo­yo ciu­da­dano.

“Las cam­pa­ñas de con­tras­te son úti­les, pe­ro tie­nen que ser en pe­que­ñas do­sis, por­que si se ex­ce­de la do­sis ter­mi­na en­ve­ne­nán­do­se el que po­ne las go­tas en la per­so­na de en­fren­te”, sos­tu­vo.

BUS­CA­DO­RES DE BA­SU­RA

El tam­bién pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Anáhuac re­cor­dó que en Es­ta­dos Uni­dos es co­mún que los po­lí­ti­cos re­cu­rran a ellas e in­clu­so exis­ten los lla­ma­dos dirt dig­gers o bus­ca­do­res de ba­su­ra, que se de­di­can a in­ves­ti­gar al con­trin­can­te has­ta en­con­trar­le los “muer­tos en el cló­set”.

El es­pe­cia­lis­ta en asun­tos elec­to­ra­les des­ta­có que en Mé­xi­co es­tá com­pro­ba­do que con es­tas he­rra­mien­tas de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca, los ciu­da­da­nos se sien­ten ale­ja­dos, pues co­mo ha­bi­tan­tes de un es­pa­cio tie­nen pro­ble­mas tan­gi­bles re­la­cio­na­dos con su vi­da co­ti­dia­na y que es­pe­ran sean so­lu­cio­na­dos por el go­bierno y en­tre quie­nes es­tán en los es­pa­cios don­de se to­man las de­ci­sio­nes que mar­can el rum­bo del país. “Al fi­nal, es­te ti­po de es­tra­te­gias ter­mi­nan sien­do muy im­pro­duc­ti­vas, ya que hay un círcu­lo vi­cio­so muy ne­ga­ti­vo en ellas: ale­jan a los elec­to­res de las ur­nas y una vez que eso ocu­rre quie­nes de­fi­nen el re­sul­ta­do de los co­mi­cios son las clien­te­las y los vo­tos du­ros de los par­ti­dos po­lí­ti­cos”.

Ade­más, aun­que po­nen de re­lie­ve los de­fec­tos del con­trin- can­te, tam­bién ayu­dan co­mo ele­men­to di­fe­ren­cia­dor. Así, al lle­var­lo al te­ma de la ca­lum­nia o la de­ni­gra­ción o la ri­di­cu­li­za­ción, lo úni­co que se pro­yec­ta es que el par­ti­do po­lí­ti­co que ata­ca no tie­ne pro­pues­tas su­fi­cien­tes, aña­dió.

El aca­dé­mi­co pre­ci­só que las ac­tua­les son las cam­pa­ñas más de­cep­cio­nan­tes de la his­to­ria del país por­que prác­ti­ca­men­te los can­di­da­tos só­lo es­tán uti­li­zan­do los spots pa­ra pre­sen­tar­se o pre­sen­tar a su par­ti­do, pe­ro no pa­ra di­fun­dir pro­pues­tas. In­clu­so hay al­gu­nos que úni­ca­men­te pa­san can­cio­nes.

Fran­cis­co Gue­rre­ro men­cio­nó que exis­ten es­tu­dios que re­ve­lan que 60% de la po­bla­ción que ve te­le­vi­sión, cuan­do pa­san spots, pre­fie­re cam­biar de ca­nal.

Por ello ex­pu­so no se co­no­ce ni tra­yec­to­rias, ni pro­pues­tas, ni alternativ­as, en­ton­ces ter­mi­nan por im­po­ner­se las ma­qui­na­rias de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Al fi­nal, es­te ti­po de cam­pa­ñas ter­mi­nan sien­do im­pro­duc­ti­vas”.

LOS SPOTS del PAN re­cu­rrían a pa­la­bras al­ti­so­nan­tes pa­ra ca­li­fi­car ac­cio­nes de priís­tas EL PRI res­pon­dió con una cam­pa­ña es­pe­jo, en la que uti­li­zó las mis­mas fra­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.