Ya se pu­sie­ron ner­vio­sos

Di­ce la can­di­da­ta de Mo­re­na que lo­gra­rá la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca en el go­bierno de Cam­pe­che

El Economista (México) - Los Políticos - - Elecciones Campeche - Por Die­go Ba­di­llo

Ubi­ca­da en el se­gun­do lu­gar de las en­cues­tas que mi­den la in­ten­ción del vo­to, la can­di­da­ta de Mo­re­na a la gu­ber­na­tu­ra de Cam­pe­che, Lay­da San­so­res San Ro­mán ase­ve­ró que le apues­ta su triun­fo al har­taz­go de los cam­pe­cha­nos por 86 años de pu­ros go­bier­nos priís­tas; la corrupción, que ha al­can­za­do ni­ve­les in­to­le­ra­bles en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es­ta­tal, y a una cam­pa­ña en tie­rra, de san­da­lia, su­dor y son­ri­sa.

La tam­bién se­na­do­ra de la Re­pú­bli­ca en fun­cio­nes, pues no so­li­ci­tó li­cen­cia pa­ra ha­cer pro­pa­gan­da, di­jo que a pe­sar de que el can­di­da­to del PRI, Ale­jan­dro Mo­reno, rea­li­za una cam­pa­ña des­leal; tie­ne am­plias po­si­bi­li­da­des de lo­grar por pri­me­ra vez la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca en la gu­ber­na­tu­ra es­ta­tal.

La hi­ja del ex go­ber­na­dor priís- ta Car­los El Ne­gro San­so­res, quien go­ber­nó Cam­pe­che de 1967 a 1972 y ejer­ció un li­de­raz­go po­lí­ti­co en to­da la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán du­ran­te va­rios años, ase­gu­ró que su cam­pa­ña va re­pun­tan­do.

“Es­toy se­gu­ra de que el día de la elec­ción va­mos a te­ner una res­pues­ta iné­di­ta de la gen­te; hay un har­taz­go so­cial por la corrupción y la fal­ta de con­tra­pe­sos”.

LA TER­CE­RA ES LA VEN­CI­DA

És­ta es la ter­ce­ra oca­sión en que Lay­da ha­ce cam­pa­ña por la gu­ber­na­tu­ra de Cam­pe­che. En 1997 la postuló el PRD y en el 2003 Con­ver­gen­cia. Co­men­tó que en 1997 vi­vió un “des­per­tar ciu­da­dano” ya al fi­nal del tra­ba­jo de pro­se­li­tis­mo, lo cual no le al­can­zó pa­ra lle­var­se el triun­fo.

“Hoy, en las se­ma­nas que lle­va­mos, sien­tes es­ta aper­tu­ra y es­ta so­li­da­ri­dad y es­ta es­pe­ran­za de la gen­te que nos alien­ta mu­cho”.

La maes­tra nor­ma­lis­ta de pro­fe­sión, que en 1997 re­nun­ció al PRI por no ha­ber­la pos­tu­la­do co­mo can­di­da­ta a la gu­ber­na­tu­ra, des­ta­có que si bien ha tran­si­ta­do por va­rios par­ti­dos, PRI, PRD, MC y aho­ra Mo­re­na, la gen­te que la si­gue es la mis­ma. “Los mo­re­nos no na­ci­mos ayer y eso nos ha ayu­da­do a te­ner una es­truc­tu­ra con la cual va­mos a de­fen­der el vo­to, va­mos muy ade­lan­ta­dos en eso y hay mu­cha gen­te que se nos si­gue acer­can­do”.

Des­de su pers­pec­ti­va, pa­ra ga­nar de­be pri­me­ro con­ven­cer a los cam­pe­cha­nos de acu­dir a las ur­nas el 7 de ju­nio pró­xi­mo, pues co­mo hay otros nue­ve can­di­da­tos, la dis­per­sión del vo­to se­rá un ele­men­to im­por­tan­te en la con­tien­da. Afir­mó que sal­vo el aban­de­ra­do del PAN, los de­más son can­di­da­tos que se es­tán pres­tan­do al jue­go po­lí­ti­co que be­ne­fi­cie al del PRI, ya que ese par­ti­do apues­ta por el vo­to du­ro y la com­pra de las vo­lun­ta­des de sus co­te­rrá­neos.

Más que al vo­to du­ro, le apues­tan a una co­lec­ción de ma­ñas im­pre­sio­nan­te y que prac­ti­can to­dos los días; “sin em­bar­go, el frau­de tie­ne un lí­mi­te y le apos­ta­mos a que la ciu­da­da­nía res­pon­da y par­ti­ci­pe y lue­go de­fien­da el vo­to”.

Ase­gu­ró que el Ins­ti­tu­to Elec­to­ral del Es­ta­do de Cam­pe­che es­tá ope­ran­do en fa­vor del can­di­da­to del PRI e in­clu­so di­jo que no con­fía en el sis­te­ma de con­teo rá­pi­do de­bi­do a que le fue en­car­ga­do a una com­pa­ñía so­bre la cual pe­san mu­chas du­das.

Tam­bién de­nun­ció que el PRI rea­li­za una cam­pa­ña de dis­pen­dio des­de la épo­ca de las pre­cam­pa­ñas. In­di­có que, en­tre otras co­sas, el aban­de­ra­do del tri­co­lor se ha de­di­ca­do a re­pa­rar tem­plos a los que re­par­te al­re­de­dor de 200,000 pe­sos ca­da uno. Asi­mis­mo, de­nun­ció que to­dos los días en los mí­ti­nes priís­tas se re­par­ten de­ce­nas de ca­mi­se­tas que in­clu­so han ido a pa­rar a ma­nos de sus sim­pa­ti­zan­tes, que las so­bre­rro­tu­lan con los em­ble­mas de Mo­re­na.

En co­mu­ni­da­des cam­pe­si­nas, di­jo, el go­bierno sus­ti­tu­yó la en­tre­ga de apo­yos en es­pe­cie por di­ne­ro. Pu­so co­mo ejem­plo ca­sos en los que les dan en­tre 15,000 y 20,000 pe­sos a los cam­pe­si­nos “pa­ra que com­pren fer­ti­li­zan­tes o se­mi­llas me­jo­ra­das”, co­mo ocu­rrió en Dzit­bal­ché.

Lo cier­to es que ya se pu­sie­ron ner­vio­sos, a gra­do tal que vino su pre­si­den­te na­cio­nal a dar el ban­de­ra­zo de sa­li­da de las cam­pa­ñas de los can­di­da­tos a pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les y sus de­cla­ra­cio­nes ca­da día son más agre­si­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.