El cam­pe­sino maya me ha­rá go­ber­na­dor

Si las co­mu­ni­da­des rurales vo­tan, el PRI per­de­rá la gu­ber­na­tu­ra, ase­gu­ra el can­di­da­to in­de­pen­dien­te

El Economista (México) - Los Políticos - - Elecciones Campeche - Por Die­go Ba­di­llo

En 1983, Luis Che Cu era dic­ta­mi­na­dor en la Di­rec­ción de Te­rre­nos Na­cio­na­les de la Se­cre­ta­ría de la Re­for­ma Agra­ria, cuan­do esa de­pen­den­cia era di­ri­gi­da por Luis Mar­tí­nez Vi­lli­ca­ña. Ese año el cam­pe­chano de ori­gen maya fue des­pe­di­do, por lo que ini­ció una huel­ga de ham­bre pa­ra exi­gir su re­ins­ta­la­ción. Ése fue el co­mien­zo de una ca­rre­ra po­lí­ti­ca que lo lle­vó a con­ver­tir­se hoy en el pri­mer can­di­da­to in­de­pen­dien­te a la gu­ber­na­tu­ra de Cam­pe­che.

En en­tre­vis­ta, el lí­der cam­pe­sino cuen­ta có­mo in­gre­só a la po­lí­ti­ca por la puer­ta de las ma­ni­fes­ta­cio­nes. Di­ce que fue des­pe­di­do in­jus­ti­fi­ca­da­men­te de la de­pen­den­cia, pe­ro des­pués de una huel­ga de ham­bre lo­gró su re­ins­ta­la­ción y así per­ma­ne­ció en el em­pleo. Sa­lió de la se­cre­ta­ría Mar­tí­nez Vi­lli­ca­ña, lue­go en­tró el me­xi­quen­se Ra­fael Ro­drí­guez Ba­rre­ra y lue­go el yu­ca­te­co Víc­tor Cervera Pa­che­co. Por esos tiem­pos él se apar­tó de ella.

El can­di­da­to cuen­ta que en 1988 se en­ro­ló en las ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra exi­gir el bono se­xe­nal y an­tes, en 1987, par­ti­ci­pó en la ges­tión de vi­vien­da pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos de los sis­mos de 1985 en las in­me­dia­cio­nes de la Cal­za­da de la Vi­ga, que fi­nal­men­te fue­ron ubi­ca­dos en de­par­ta­men­tos de la zo­na de Ma­ri­na Na­cio­nal, en la de­le­ga­ción Mi­guel Hi­dal­go.

En la dé­ca­da de los 90 re­gre­só a Cam­pe­che y fun­dó, en 1997, el Fren­te Cam­pe­sino In­de­pen­dien­te Emi­li­ano Za­pa­ta. Al ini­cio con­gre­ga­ba al­re­de­dor de 500 in­dí­ge­nas de co­mu­ni­da­des rurales mar­gi­na­das. Aho­ra, ase­gu­ra, aglu­ti­na a más de 15,000 mi­li­tan­tes tan­to del sec­tor ru­ral co­mo de las co­lo­nias mar­gi­na­das ur­ba­nas. La ma­yo­ría son pro­duc­to­res rurales pa­ra el au­to­con­su­mo de maíz, fri­jol y chi­le, aun­que tam­bién hay api­cul­to­res y pes­ca­do­res.

Es por eso que pu­do lo­grar re­unir las fir­mas que le exi­gió el ins­ti­tu­to elec­to­ral del es­ta­do pa­ra el re­gis­tro co­mo can­di­da­to.

“Nos pi­die­ron 12,180 fir­mas. En­tre­ga­mos 16,200, pe­ro nos anu­la­ron 2,000 por ile­gi­bles, por ma­la fir­ma, y que­da­ron 14,000 y frac­ción y con esas lo­gra­mos el re­gis­tro”, ase­gu­ra.

Aho­ra, ya en cam­pa­ña, se que­ja del tra­to inequi­ta­ti­vo que le dan las au­to­ri­da­des res­pec­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. “Es­to ha si­do un obs­tácu­lo pa­ra ha­cer una cam­pa­ña con dig­ni­dad”, des­ta­có.

El ins­ti­tu­to elec­to­ral le otor­gó 257,000 pe­sos pa­ra gas­tos de pro­se­li­tis­mo, de los cua­les ha re­ci­bi­do ya dos bo­nos de 85,000, pe­ro plan­tea que no tie­ne el mis­mo tra­to pa­ra di­fun­dir su men­sa­je: “Hay una tre­men­da desigualda­d en el tra­to a los can­di­da­tos ciu­da­da­nos en to­do, en los spots, en los tiem­pos de ra­dio, de te­le­vi­sión, en to­do hay to­tal desigualda­d”.

Con to­do eso, ase­gu­ra que tie­ne po­si­bi­li­da­des de ga­nar; su apues­ta es­tá en el sec­tor ru­ral. Re­fie­re que las en­cues­tas que mi­den la in­ten­ción del vo­to só­lo cal­cu­lan lo que ocu­rre en las co­lo­nias de las ciu­da­des y ja­más son rea­li­za­das en los pue­blos cam­pe­si­nos.

El can­di­da­to di­jo que si es­ta vez los cam­pe­si­nos, y en ge­ne­ral la ciu­da­da­nía, de­ci­den ir co­pio­sa­men­te a vo­tar da­rán la sor­pre­sa, pe­ro si se que­dan en sus ca­sas se­gu­ra­men­te ga­na­rá el PRI con su “vo­to du­ro”.

ES TIEM­PO DE CO­BRAR LAS DEU­DAS, AFIR­MA

Che Cu afir­ma que de ga­nar la gu­ber­na­tu­ra su pri­me­ra ac­ción de go­bierno se­rá re­du­cir a la mi­tad los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios de go­bierno y exi­gir a la Fe­de­ra­ción que pa­gue las dos deu­das que tie­ne con el es­ta­do: la pri­me­ra re­la­cio­na­da con los asen­ta­mien­tos de gua­te­mal­te­cos, chia­pa­ne­cos y de otros lu­ga­res del país traí­dos a es­ta en­ti­dad sin ofre­cer apo­yos pa­ra el desa­rro­llo de esas co­mu­ni­da­des y las del res­to de la en­ti­dad y la deu­da his­tó­ri­ca del pe­tró­leo.

De es­ta úl­ti­ma di­ce que los cam­pe­cha­nos ja­más se han ex­pli­ca­do có­mo es po­si­ble que aquí, en sus tie­rras y fren­te a sus cos­tas, se en­cuen­tren los ya­ci­mien­tos más ri­cos de pe­tró­leo y no ha­yan par­ti­ci­pa­do de esa ri­que­za. La deu­da con­sis­te en no ha­ber desa­rro­lla­do una in­dus­tria pa­ra­le­la al pe­tró­leo pa­ra di­ver­si­fi­car la eco­no­mía es­ta­tal, así co­mo la pe­tro­le­ra, que per­mi­ta dar­le va­lor agre­ga­do a lo que se ex­trae del sub­sue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.