La ca­li­dad de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les

El Economista (México) - Los Políticos - - Indicadore­s - CON LA POS­TU­RA DE Dr. Ni­co­lás Lo­za *

Las cam­pa­ñas elec­to­ra­les se pro­po­nen mo­vi­li­zar el vo­to de los sim­pa­ti­zan­tes, al tiem­po que in­ten­tan ga­nar in­de­ci­sos e in­de­pen­dien­tes e in­hi­bir la con­cu­rren­cia a las ur­nas de quie­nes vo­ta­rían por los ri­va­les, con­vir­tién­do­los a la in­de­ci­sión y de allí al abs­ten­cio­nis­mo, o ga­nán­do­los pa­ra la cau­sa. A los par­ti­da­rios se les lle­va a las ur­nas en­tu­sias­mán­do­los, ha­cién­do­les ver las cua­li­da­des del can­di­da­to o del par­ti­do, así como de sus go­bier­nos. A los vo­tan­tes po­ten­cia­les de un ri­val se les des­ac­ti­va con cam­pa­ñas de con­tras­te o ne­ga­ti­vas. Los par­ti­dos y/o can­di­da­tos con ven­ta­jas có­mo­das no usa­rán cam­pa­ñas ne­ga­ti­vas, mien­tras que los que no las ten­gan re­cu­rri­rán al con­tras­te. En Mé­xi­co no ha ha­bi­do con­tien­da, des­de 1997, en que no ha­ya com­pe­ten­cia ce­rra­da, de allí que las cam­pa­ñas ne­ga­ti­vas sean una pre­sen­cia re­cu­rren­te. Y en la bús­que­da de sim­pa­ti­zan­tes, los par­ti­dos y can­di­da­tos ex­pri­men del pri­me­ro al úl­ti­mo se­gun­do de sus cam­pa­ñas, a ve­ces in­clu­so ade­lan­tán­do­se a su ini­cio, ha­cen pro­me­sas mu­chas ve­ces in­ve­ro­sí­mi­les y fue­ra de su ám­bi­to de com­pe­ten­cia, y usan los cuan­tio­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos de que dis­po­nen pa­ra dis­tri­buir re­ga­los y dá­di­vas con los que tra­tan de com­pro­me­ter a los elec­to­res po­bres en in­ter­cam­bios ca­da vez más cues­tio­na­dos, pe­ro que al no con­cluir vio­lan­do la se­cre­cía de la pre­fe­ren­cia del elec­tor, di­fí­cil­men­te pue­den con­si­de­rar­se com­pra o coac­ción del vo­to.

Las cam­pa­ñas de­ben ha­cer­se en el mar­co de las re­glas que nor­man la com­pe­ten­cia elec­to­ral. Las re­glas pue­den va­riar en su nú­me­ro, los mo­men­tos de las con­tien­das y los ac­to­res que con­si­de­ran, e in­vo­lu­crar a más o me­nos au­to­ri­da­des. En Mé­xi­co, dis­per­sa­mos la re­gu­la­ción elec­to­ral que tam­bién es ca­da vez más ex­pan­si­va: la re­for­ma del 2014 im­pli­có pa­sar de un so­lo có­di­go en la ma­te­ria, a una ley de par­ti­dos y otra de ins­ti­tu­cio­nes y pro­ce­di­mien­tos elec­to­ra­les, ade­más de la ley de de­li­tos elec­to­ra­les; las re­glas san­cio­nan ac­tos an­ti­ci­pa­dos de pre­cam­pa­ña y ac­tos an­ti­ci­pa­dos de cam­pa­ña, con­duc­tas en pre­cam­pa­ñas y cam­pa­ñas, así como a as­pi­ran­tes, mi­li­tan­tes, can­di­da­tos, di­ri­gen­cias par­ti­da­rias, par­ti­dos y fun­cio­na­rios pú­bli­cos que in­cu­rran en ilí­ci­tos. En la ma­ra­ña re­gu­la­to­ria, es di­fí­cil no in­cu­rrir en fal­ta, pe­ro la apa­ren­te so­bre­rre­gu­la­ción es pro­duc­to de la des­con­fian­za en­tre los ac­to­res na­ci­da en la re­cu­rren­cia de ilí­ci­tos des­de que hay elec­cio­nes no com­pe­ti­das y com­pe­ti­das en el país.

Una cam­pa­ña que lo­gra los objetivos de la arit­mé­ti­ca elec­to­ral es efi­caz; la que cum­ple con las re­glas es ín­te­gra.

Efi­ca­cia e in­te­gri­dad no ne­ce­sa­ria­men­te se opo­nen, pe­ro co­exis­ten en ten­sión cuan­do uno o más ju­ga­do­res son efi­ca­ces a cos­ta de la in­te­gri­dad, o cuan­do to­dos los con­ten­dien­tes vio­lan la re­gu­la­ción jus­ti­fi­cán­do­se en las fal­tas a las le­yes elec­to­ra­les en que in­cu­rren los ri­va­les.

*Pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la FLAC­SO Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.