Clau­dio X. González G.

Clau­dio X. González Gua­jar­do La so­cie­dad no to­le­ra­rá que se dé mar­cha atrás a la re­for­ma edu­ca­ti­va, afir­ma el pre­si­den­te de Me­xi­ca­nos Pri­me­ro

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Die­go Ba­di­llo Foto: Na­ta­lia Gaia die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El enemi­go son las iner­cias

Las re­sis­ten­cias que se ob­ser­van a la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma edu­ca­ti­va es un in­di­ca­dor de que la re­for­ma avan­za, no co­mo se de­sea, pe­ro que al final ca­mi­na, a pe­sar de que hay una SEP esen­cial­men­te inope­ran­te, ase­ve­ró Clau­dio X. González Gua­jar­do.

Su ofi­ci­na va en­tre un apa­ren­te des­or­den y un de­li­ca­do equi­li­brio: so­bre el es­cri­to­rio hay 33 fol­ders de co­lo­res eti­que­ta­dos por asun­to, es­par­ci­dos co­mo car­tas de ba­ra­ja, un ja­guar azul tre­pa­do en uno de ellos, un dis­pen­sa­dor de bo­las de chi­che de a pe­so jun­to al que vi­ven una vio­le­ta y un ár­bol de la abun­dan­cia que bus­can la luz, y mu­chos lá­pi­ces pun­tia­gu­dos apun­tan­do al te­cho, cau­ti­vos jun­to a un mun­do azul que no de­ja de dar vuel­tas. Y un ga­llo ro­jo que can­ta en si­len­cio.

En en­tre­vis­ta ex­po­ne por qué la decisión del go­bierno fe­de­ral de sus­pen­der la eva­lua­ción edu­ca­ti­va ho­ras pre­vias a la jor­na­da elec­to­ral del 7 de ju­nio fue un error, así co­mo por qué ese he­cho con­ci­tó una reac­ción ciu­da­da­na que aho­ra re­du­ce el mar­gen del go­bierno si in­ten­ta echar atrás la re­for­ma.

¿Cuál es la di­men­sión del da­ño a la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma edu­ca­ti­va, cau­sa­do por la sus­pen­sión del pro­ce­so de eva­lua­ción en la educación, ocu­rri­da a los días cer­ca­nos a la elec­ción del 7 de ju­nio pa­sa­do?

Lo pri­me­ro que hay que de­cir es que es un error ga­rra­fal del go­bierno ha­ber he­cho esa sus­pen­sión tem­po­ral, por­que por mu­chas dé­ca­das se ha pues­to lo po­lí­ti­co por en­ci­ma de lo edu­ca­ti­vo, y eso es par­te de lo que ha da­do al tras­te con nues­tro sis­te­ma de educación y con el de­re­cho de los ni­ños y jó­ve­nes a te­ner la opor­tu­ni­dad de apren­der.

Con esa decisión se vuel­ve a en­viar un men­sa­je de que la po­lí­ti­ca es­tá por en­ci­ma de lo edu­ca­ti­vo; sin em­bar­go, aquí hu­bo una reac­ción ciu­da­da­na con­tun­den­te. To­dos los sec­to­res se pro­nun­cia­rán en de­fen­sa de una re­for­ma, en es­te ca­so la re­for­ma edu­ca­ti­va, y muy par­ti­cu­lar­men­te de la eva­lua­ción co­mo el co­ra­zón de la re­for­ma edu­ca­ti­va.

A di­fe­ren­cia de otras épo­cas en las cua­les se atro­pe­lló cons­tan­te­men­te lo edu­ca­ti­vo y el de­re­cho de los ni­ños y jó­ve­nes, aho­ra hu­bo una reac­ción de la ciu­da­da­nía y del Po­der Ju­di­cial pa­ra sal­var la re­for­ma edu­ca­ti­va, pa­ra sal­var a la eva­lua­ción, pa­ra pro­te­ger a los de­re­chos de ni­ños, jó­ve­nes y maes­tros y pa­ra tam­bién sal­var el Es­ta­do de De­re­cho, por­que esa decisión era in­cons­ti­tu­cio­nal, ile­gal y con­tra­ria a los de­re­chos.

Por otro la­do, se lan­zó una cam­pa­ña que en po­cos días, cua­tro o cin­co, lo­gró más de 43,000 fir­mas de ciu­da­da­nos, exi­gien­do que el go­bierno die­ra mar­cha atrás a es­ta decisión.

El bra­zo ju­rí­di­co de Me­xi­ca­nos Pri­me­ro se am­pa­ró el mar­tes pos­te­rior a la decisión, y el vier­nes un juez de­ci­dió sus­pen­der la decisión de sus­pen­der los con­cur­sos y las eva­lua­cio­nes, con lo cual, pa­ra el mo­men­to en el que sa­le el se­cre­ta­rio de Educación Pú­bli­ca, el lu­nes, a ex­pli­car que ya ha­bía con­di­cio­nes pa­ra lle­var a ca­bo los con­cur­sos y las eva­lua­cio­nes, ya no te­nía nin­gún efec­to su decisión por­que ya la ha­bía sus­pen­di­do el Po­der Ju­di­cial.

¿Es­tán con­for­mes con las ex­pli­ca­cio­nes que dio el se­cre­ta­rio so­bre es­ta ac­ción de au­to­ri­dad?

Por su­pues­to que son in­ve­ro­sí­mi­les, to­tal­men­te in­ve­ro­sí­mi­les, no tie­ne na­da que ver con la reali­dad. Es si­mu­la­ción eso, ellos es­ta­ban en un te­ma más bien de or­den po­lí­ti­co, tra­tan­do de sal­var el boi­cot de la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Educación a las elec­cio­nes en Gue­rre­ro, en Oa­xa­ca y en Mi­choa­cán, y creo que ellos mis­mos pen­sa­ban, even­tual­men­te, res­ta­ble­cer el pro­ce­so.

¿Qué tan op­ti­mis­ta es­tá de que no se re­pi­ta un ac­to de au­to­ri­dad co­mo ése?

Se re­du­ce de ma­ne­ra dra­má­ti­ca el mar­gen que tie­ne el go­bierno pa­ra dar mar­cha atrás en la re­for­ma edu­ca­ti­va. Sa­be­mos que es­ta lu­cha es lar­ga, va a ser di­fí­cil, no va a ser li­neal, no va a ser to­do en el sen­ti­do exac­to que uno desea­ría, pe­ro hay que dar la ba­ta­lla, no pue­des dar un pa­so atrás, ése es el men­sa­je de la so­cie­dad y del Po­der Ju­di­cial.

Los be­ne­fi­cios de es­ta re­for­ma se ven a lar­go pla­zo. Los pro­ble­mas de or­den so­cial y ma­gis­te­rial que ges­ta una re­for­ma de es­ta na­tu­ra­le­za se ven al día si­guien­te por­que las cú­pu­las sin­di­ca­les — par­ti­cu­lar­men­te la CNTE— de una ma­ne­ra muy vi­ru­len­ta y de­lin­cuen­cial, por­que se manifiesta­n por fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes y de las le­yes y de una ma­ne­ra más so­te­rra­da — y tam­bién el SNTE que arras­tra los pies—, tra­tan de tran­zar a ni­vel lo­cal a la re­for­ma. Eso era de es­pe­rar­se, una re­for­ma de gran ca­la­do, una re­for­ma es­truc­tu­ral tie­ne dos con­si­de­ra­cio­nes, pri­me­ro: afec­ta in­tere­ses crea­dos, y se­gun­do, por­que es es­truc­tu­ral no es de efec­to in­me­dia­to, es de efec­to lar­go. To­dos te­ne­mos que es­tar del la­do de im­pul­sar­la y de cui­dar­la y de res­guar­dar­la.

¿Có­mo ob­ser­va la for­ta­le­za ins­ti­tu­cio­nal no só­lo del go­bierno, sino en ge­ne­ral pa­ra se­guir en la im­ple­men­ta­ción?

Te­ne­mos ese re­to enor­me, hay mu­chos quie-

nes cues­tio­nan la le­gi­ti­mi­dad y la fir­me­za del go­bierno pa­ra ir por la re­for­ma, tie­ne mu­chas dis­trac­cio­nes es­ta ad­mi­nis­tra­ción, con otras re­for­mas y con pro­ble­mas que ellos mis­mos han ges­ta­do, y lue­go a ni­vel ins­ti­tu­cio­nal tam­bién hay de­bi­li­da­des en nues­tro país, pe­ro hay co­sas tam­bién alen­ta­do­ras y es­pe­ran­za­do­ras co­mo un Po­der Ju­di­cial que se le­van­ta y di­ce: ‘No, esa decisión es in­cons­ti­tu­cio­nal, es ile­gal, es con­tra­ria a las de­re­chos, es con­tra­ria al or­den nor­ma­ti­vo y en­ton­ces la sus­pen­do’; ésa es una se­ñal de for­ta­le­za ins­ti­tu­cio­nal que se es­tá crean­do en Mé­xi­co.

¿El go­bierno ne­ce­si­ta más ins­tru­men­tos pa­ra so­lu­cio­nar al ca­so es­pe­cí­fi­co de Oa­xa­ca?

Es una cues­tión de im­ple­men­ta­ción, las le­yes son bas­tan­te cla­ras, di­cen que quien no va a dar cla­ses se le de­be de­te­ner el pa­go y la Cor­te ya lo ava­ló, y quien fal­ta en tres oca­sio­nes o más de ma­ne­ra in­jus­ti­fi­ca­da en un mes se le de­be des­pe­dir, por­que te­ne­mos que pro­te­ger el in­te­rés su­pe­rior de la ni­ñez y ese te­ma es­tá muy cla­ro ya en tér­mi­nos le­ga­les.

En­ton­ces lo que se re­quie­re es vo­lun­tad y fir­me­za en la apli­ca­ción de la ley. Lo que le te­ne­mos que pe­dir al go­bierno fe­de­ral y al go­bierno lo­cal, que cum­plan y ha­gan cum­plir las le­yes, son cla­ri­tas, que lo ha­gan con res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, co­mo lo man­da­tan las mis­mas le­yes, pe­ro que lo ha­gan.

Ya es­ta­mos har­tos y de­man­dan­tes de una so­lu­ción, so­bre to­do a fa­vor de los ni­ños y jó­ve­nes de Oa­xa­ca, que son los peor edu­ca­dos del país, por­que son los que fal­tan más a cla­se y tie­nen me­nor apro­ve­cha­mien­to. Te doy es­te da­to, en Oa­xa­ca hay pa­sa­dos de 900,000 alum­nos y hay 83,000 maes­tros que pa­ga la Fe­de­ra­ción, en el Es­ta­do de Mé­xi­co hay 3 mi­llo­nes de alum­nos y hay 68,000 maes­tros ¿Có­mo pue­de ser es­ta des­pro­por­ción?

Lo que es­ta­mos re­cla­man­do es que esa de­lin­cuen­cia (me re­fie­ro a la cú­pu­la de la CNTE, por­que no son to­dos los maes­tros, pe­ro la cú­pu­la es de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da) de­je de coac­cio­nar al res­to de los maes­tros y al res­to de los maes­tros se les atien­da de­bi­da­men­te.

Que se sa­que a to­dos los avia­do­res y co­mi­sio­na­dos de la nó­mi­na y se le pa­gue me­jor a los maes­tros pa­ra que ha­ya me­jo­res maes- tros y me­jor apro­ve­cha­mien­to, me­dian­do los con­cur­sos y las eva­lua­cio­nes y to­da la trans­pa­ren­cia que man­da­ta la re­for­ma al ter­ce­ro cons­ti­tu­cio­nal.

¿Pa­ra cuán­do los me­xi­ca­nos ve­rán de ma­ne­ra evi­den­te las bon­da­des de la re­for­ma?

Cier­ta­men­te no va a ser de la no­che a la ma­ña­na ni de un año a otro año y te­ne­mos en ese sen­ti­do que te­ner lo que no­so­tros lla­ma­mos un sen­ti­do de ur­gen­cia per­se­ve­ran­te. Te­ne­mos ur­gen­cia por me­jo­rar lo edu­ca­ti­vo, pe­ro que nos du­re esa ur­gen­cia mu­cho tiem­po por­que de otro mo­do no va­mos a lo­grar el co­me­ti­do de dar­le la opor­tu­ni­dad que me­re­cen to­dos los ni­ños del país.

Hay que ver qué tan rá­pi­do lle­va­mos es­ta re­for­ma a su im­ple­men­ta­ción pa­ra lue­go ir­nos por la si­guien­tes re­for­mas, por­que la re­for­ma edu­ca­ti­va es el ini­cio de un pro­ce­so de re­for­mas edu­ca­ti­vas y en ese sen­ti­do si va­mos por és­ta y no la im­ple­men­ta­mos ade­cua­da­men­te y ya la echa­mos an­dar en­ton­ces te­ne­mos que ir por más re­for­mas edu­ca­ti­vas. Es un pro­ce­so sin fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.