Ale­xan­dra Za­pa­ta, in­ves­ti­ga­do­ra del Imco.

El Economista (México) - Los Políticos - - En La Arena -

El prin­ci­pal enemi­go de la re­for­ma edu­ca­ti­va es la apli­ca­ción se­lec­ti­va de la ley. Es­tá en ma­nos del go­bierno fe­de­ral man­dar una se­ñal con­tun­den­te de que la re­for­ma edu­ca­ti­va no es­tá so­bre la me­sa de ne­go­cia­ción. Mien­tras no se apli­que la ley y se si­ga per­mi­tien­do la ex­tor­sión de gru­pos di­si­den­tes, con­ti­nua­rá sien­do más ren­ta­ble, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, por ejem­plo, per­ma­ne­cer en las ca­lles en vez de en las au­las.

Ade­más de es­to, pa­ra que se dé una im­ple­men­ta­ción ca­bal de la re­for­ma, es im­por­tan­te el ac­tuar de las au­to­ri­da­des en cua­tro fren­tes:

1. La de­fi­ni­ción cla­ra de res­pon­sa­bi­li­da­des que tie­nen los go­bier­nos es­ta­ta­les. 2. El ape­go a los ca­len­da­rios de eva­lua­ción do­cen­te. 3. El avan­ce en la de­pu­ra­ción de la nó­mi­na ma­gis­te­rial. 4. La trans­pa­ren­cia en las de­ci­sio­nes que to­men las au­to­ri­da­des. »

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.