FER­NAN­DO RU­BIO

El cam­bio ge­ne­ra­cio­nal en el Con­gre­so es fun­da­men­tal

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Li­dia Aris­ta Foto: Ga­brie­la Es­qui­vel

La par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes es im­por­tan­te por­que te­ne­mos una vi­sión di­fe­ren­te”.

Con 29 años de edad, el in­ge­nie­ro en Sis­te­mas Am­bien­ta­les por el IPN, Juan Fer­nan­do Ru­bio Qui­roz, se alis­ta pa­ra el pró­xi­mo 1 de sep­tiem­bre to­mar pro­tes­ta co­mo uno de los 500 in­te­gran­tes de la LXIII Le­gis­la­tu­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, en la cual con­si­de­ra que el re­to de los jó­ve­nes en la po­lí­ti­ca se­rá re­cu­pe­rar la con­fian­za de los ciu­da­da­nos, a pe­sar de los ac­tos de co­rrup­ción o de ca­sos co­mo Ayot­zi­na­pa.

Ru­bio Qui­roz fue in­clui­do en la lis­ta de can­di­da­tos a dipu­tados fe­de­ra­les del PRD en el quin­to lu­gar de la cuar­ta cir­cuns­crip­ción. Ase­gu­ra que cuen­ta con pre­pa­ra­ción pa­ra asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ser dipu­tado fe­de­ral, pe­ro so­bre to­do con sen­si­bi­li­dad pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de los jó­ve­nes me­xi­ca­nos, pues él sa­be lo que “es pe­dir tra­ba­jo y que no te den la opor­tu­ni­dad, de no te­ner di­ne­ro pa­ra el trans­por­te, o de no te­ner di­ne­ro pa­ra el gas­to”.

En en­tre­vis­ta, el dipu­tado fe­de­ral elec­to por la vía plu­ri­no­mi­nal, y miem­bro de la co­rrien­te in­ter­na del PRD, Nue­va Iz­quier­da, ex­pu­so que los jó­ve­nes son el fu­tu­ro de Mé­xi­co, por lo que el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal tan­to en el Po­der Eje­cu­ti­vo co­mo Le­gis­la­ti­vo es fun­da­men­tal pa­ra im­pul­sar po­lí­ti­cas que real­men­te im­pac­ten en el be­ne­fi­cio de los me­xi­ca­nos.

“La par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes es im­por­tan­te por­que te­ne­mos una vi­sión di­fe­ren­te del país que que­re­mos. No­so­tros so­mos las ge­ne­ra­cio­nes que han ve­ni­do cre­cien­do tan­to con be­ne­fi­cios co­mo sin be­ne­fi­cios, co­no­ce­mos las ve­nas de lo que ha­ce fal­ta im­pul­sar y cam­biar. Yo no soy un im­pro­vi­sa­do, co­noz­co y sé dón­de es­tán los pro­ble­mas y sé có­mo ata­car­los”.

Afir­mó que si bien la po­lí­ti­ca atra­vie­sa por uno de sus mo­men­tos más com­pli­ca­dos por los fre­cuen­tes ac­tos de co­rrup­ción en los que se han vis­to en­vuel­tos al­gu­nos de quie­nes se de­di­can a es­ta pro­fe­sión, o por ca­sos tan par­ti­cu­la­res co­mo lo acon­te­ci­do con los 43 des­apa­re­ci­dos de Ayot­zi­na­pa, la opor­tu­ni­dad que tie­ne de in­cur­sio­nar en el Po­der Le­gis­la­ti­vo es re­cu­pe­rar la con­fian­za de los ciu­da­da­nos.

“Mi prin­ci­pal re­to y opor­tu­ni­dad es en que los me­xi­ca­nos con­fíen en no­so­tros, re­cu­pe­rar la iden­ti­dad con ellos, por­que a lo me­jor es eso, ya no nos ven co­mo par­te de la so­cie­dad me­xi­ca­na. Por eso es ne­ce­sa­rio vol­ver a en­ta­blar ese acer­ca­mien­to, vol­ver to­car­les la puer­ta. Sé que va a ser di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble”.

El le­gis­la­dor elec­to con­si­de­ró que el de­sa­fío no es sen­ci­llo, pe­ro pa­ra con­se­guir­lo ha­brá que “echar­le mu­chas ga­nas, por­que siem­pre hay que re­co­no­cer que es di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble. Lle­gar has­ta aquí fue una cues­tión di­fí­cil, no fue sen­ci­llo, pe­ro al­go que ha ca­rac­te­ri­za­do al me­xi­cano es que sa­be sa­lir ade­lan­te, a pe­sar de las ad­ver­si­da­des”.

PRE­PA­RA AGENDA CON TO­QUE JU­VE­NIL

Des­ta­có que en el ca­so del PRD, no só­lo postuló a jó­ve­nes pa­ra cum­plir con sus cuo­tas in­ter­nas, sino por la pre­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal y los per­fi­les de és­tos.

“Los jó­ve­nes del PRD no só­lo trae­mos ex­pe­rien­cia de la aca­de­mia, sino tam­bién de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Es­to nos ayu­da­rá a ha­cer pro­pues­tas que ten­gan un am­plio im­pac­to den­tro de la so­cie­dad me­xi­ca­na”.

Al ser uno de los dipu­tados más jó­ve­nes de es­ta le­gis­la­tu­ra, co­men­tó que de­be­rá im­pul­sar te­mas que par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan a ese sec­tor de la po­bla­ción, y que ge­ne­ren be­ne­fi­cio so­cial, eco­nó­mi­co, y que les per­mi­tan su in­te­gra­ción en el sec­tor em­pre­sa­rial co­mo gu­ber­na­men­tal.

En la agenda que ha­brá de im­pul­sar jun­to a los otros cua­tro dipu­tados del PRD que tam­bién son jó­ve­nes, des­ta­can el te­ma de di­ver­si­dad se­xual y educación pa­ra to­dos, pa­ra lo cual bus­ca­rán que ha­ya ce­ro re­cha­za­dos en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas; en co­nec­ti­vi­dad, In­ter­net gra­tis; en in­fra­es­truc­tu­ra, 100 ki­ló­me­tros de ci­clo­vías, e in­clu­so la re­gu­la­ción de la can­na­bis.

El le­gis­la­dor re­co­no­ció que su prin­ci­pal de­bi­li­dad es no ser un “to­dó­lo­go”, por lo que de­be­rá ver­lo co­mo un área de opor­tu­ni­dad pa­ra ac­tua­li­zar­se cons­tan­te­men­te, pe­ro siem­pre re­co­no­cer cuan­do no co­no­ce so­bre el te­ma en cues­tión.

“So­mos se­res hu­ma­nos y nos po­de­mos equi­vo­car. Yo creo que ésa es una cues­tión de sen­ci­llez que de­be ca­rac­te­ri­zar al le­gis­la­dor: re­co­no­cer en qué mo­men­to no lo sa­be y for­ta­le­cer aquel co­no­ci­mien­to que sa­be”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.