Mi­gran­tes, un ca­pi­tal pa­ra el pro­gre­so

Los con­na­cio­na­les en EU en­vían 2,200 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les en re­me­sas a Mi­choa­cán, re­fie­re el se­cre­ta­rio

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De Luis Chávez - Por Li­dia Aris­ta

Los mi­gran­tes de Mi­choa­cán en Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­tan un ca­pi­tal im­por­tan­te pa­ra su­pe­rar los re­za­gos del es­ta­do, tan­to en ma­te­ria eco­nó­mi­ca co­mo so­cial, plan­teó Luis Car­los Chá­vez.

En en­tre­vis­ta, el ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría del Mi­gran­te del go­bierno de Mi­choa­cán ex­pu­so que ac­tual­men­te en Es­ta­dos Uni­dos hay al­re­de­dor de 3 mi­llo­nes de con­na­cio­na­les de ori­gen mi­choa­cano, quie­nes en­vían 2,200 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les en re­me­sas, las cua­les re­pre­sen­tan 10% de lo que in­gre­sa anual­men­te a Mé­xi­co, por lo que es­tán cons­cien­tes de la opor­tu­ni­dad de pro­gre­so que cons­ti­tu­yen pa­ra el go­bierno es­ta­tal.

Chá­vez San­ta­cruz des­ta­có que el en­vío de las re­me­sas no es el úni­co be­ne­fi­cio que los mi­choa­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos pro­por­cio­nan a su es­ta­do, sino tam­bién el ex­per­ti­se ad­qui­ri­do o la ma­ne­ra de or­ga­ni­zar­se han si­do úti­les pa­ra Mi­choa­cán.

“Cree­mos que si lo­gra­mos ca­pi­ta­li­zar ese im­pul­so y esa in­je­ren­cia que ten­drán los mi­gran­tes en la so­cie­dad de Es­ta­dos Uni­dos y lo­gra­mos tras­la­dar aquí esos be­ne­fi­cios, sin du­da va a ser uno de los ali­cien­tes que va a te­ner el es­ta­do de Mi­choa­cán pa­ra su­pe­rar tan­tos re­za­gos que te­ne­mos. Son un gran ca­pi­tal pa­ra Mi­choa­cán”.

El fun­cio­na­rio in­di­có que pa­ra el go­bierno del es­ta­do, el te­ma de la mi­gra­ción es pri­mor­dial, por lo cual exis­te una de­pen­den­cia en­car­ga­da de aten­der las pro­ble­má­ti­cas de los con­na­cio­na­les, así co­mo de sus fa­mi­lias, la cual tie­ne un pre­su­pues­to de 70,000,000 de pe­sos. Sin em­bar­go, ex­pu­so su preo­cu­pa­ción de que an­te el cam­bio de par­ti­do en la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal, con la sa­li­da del aca­dé­mi­co Sal­va­dor Ja­ra y la lle­ga­da del pe­rre­dis­ta Sil­vano Au­reo­les, la Se­cre­ta­ría del Mi­gran­te su­fra re­cor­tes a su pre­su­pues­to o en su per­so­nal, pues, di­jo, pa­ra aten­der a la po­bla­ción mi­gran­te y a sus fa­mi­lias es fun­da­men­tal con­tar con una de­pen­den­cia es­pe­cia­li­za­da.

“La mi­gra­ción ne­ce­si­ta una ins­ti­tu­ción fuer­te, una ins­ti­tu­ción que ma­ne­je los te­mas de ma­ne­ra in­te­gral, no ais­la­dos, por­que cuan­do ve­mos to­dos los pro­gra­mas del go­bierno fe­de­ral pa­ra el mi­gran­te, acaban siem­pre muy ato­mi­za­dos, en di­ver­sas se­cre­ta-

No­so­tros so­mos per­so­nas de bien y no me­re­ce­mos que se ex­pre­sen así por­que he­mos con­tri­bui­do a la me­jo­ría de Es­ta­dos Uni­dos”.

rías, pe­ro se ne­ce­si­ta que ha­ya una uni­dad, una uni­dad en po­lí­ti­ca y pro­gra­mas, y so­bre to­do una de­pen­den­cia que pue­da dar­le se­gui­mien­to y con­for­mar una ac­ción de go­bierno úni­ca pa­ra que el mi­gran­te sien­ta que ver­da­de­ra­men­te se es­tá im­pac­tan­do de ma­ne­ra po­si­ti­va en su vi­da y con­di­ción de mi­gran­te en Es­ta­dos Uni­dos, en la ac­ción del go­bierno me­xi­cano”.

Men­cio­nó que si bien aún no se lo­gran ge­ne­rar las con­di­cio­nes idea­les pa­ra que los con­na­cio­na­les re­gre­sen a sus lu­ga­res de ori­gen, el go­bierno de Mi­choa­cán implementa ac­cio­nes que fa­ci­li­ten su pron­to re­gre­so, prin­ci­pal­men­te pa­ra pro­pi­ciar el au­to­em­pleo, en­tre ellas el Pro­gra­ma 3x1, que apo­ya las ini­cia­ti­vas de los me­xi­ca­nos que vi­ven en el ex­te­rior y les brin­da la opor­tu­ni­dad de ca­na­li­zar re­cur­sos a Mé­xi­co en obras de im­pac­to so­cial que be­ne­fi­cian di­rec­ta­men­te a sus fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des de ori­gen.

A PA­LA­BRAS NE­CIAS, OÍ­DOS SOR­DOS

Acer­ca de los co­men­ta­rios que el em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump ha rea­li­za­do en las úl­ti­mas se­ma­nas re­fi­rién­do­se a los me­xi­ca­nos co­mo pro­ble­má­ti­cos, tra­fi­can­tes, de­lin­cuen­tes e in­clu­so vio­la­do­res, el se­cre­ta­rio del mi­gran­te en Mi­choa­cán ase­ve­ró: “A pa­la­bras ne­cias, oí­dos sor­dos”.

“No­so­tros so­mos per­so­nas de bien y no me­re­ce­mos que se ex­pre­sen así de no­so­tros, por­que he­mos con­tri­bui­do a la me­jo­ría de Es­ta­dos Uni­dos”, ma­ni­fes­tó.

Ex­pu­so que si bien es­tas apre­cia­cio­nes es­tán fue­ra de la reali­dad, co­men­ta­rios co­mo és­tos de­be­rían ser­vir pa­ra que la co­mu­ni­dad me­xi­ca­na en Es­ta­dos Uni­dos de más de 30 mi­llo­nes ha­ga sen­tir su fuer­za en el di­se­ño de las agen­das po­lí­ti­cas de ese país. Asi­mis­mo, con­si­de­ró fun­da­men­tal que la can­ci­lle­ría mues­tre una po­si­ción más enér­gi­ca so­bre la in­con­for­mi­dad y mo­les­tia que ge­ne­ra­ron los co­men­ta­rios del as­pi­ran­te a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial por el Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Foto: Es­pe­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.