Irre­gu­la­ri­da­des man­chan elec­cio­nes en Chia­pas

En las elec­cio­nes del pa­sa­do 19 de ju­lio hu­bo un frau­de elec­to­ral sis­te­má­ti­co, afir­man

El Economista (México) - Los Políticos - - Argumentos Chiapas - Por Li­dia Aris­ta/

Las elec­cio­nes en Chia­pas el pa­sa­do 19 de ju­lio, en las que el Par­ti­do Ver­de Eco­lo­gis­ta de Mé­xi­co se afian­zó co­mo la prin­ci­pal fuer­za po­lí­ti­ca del es­ta­do, no fue­ron lim­pias ni pa­cí­fi­cas, de­bi­do a que hu­bo aca­rreos ma­si­vos de elec­to­res, los cua­les, in­clu­so, fue­ron pro­te­gi­dos por po­li­cías del es­ta­do, es de­cir, hu­bo un frau­de elec­to­ral sis­te­má­ti­co, ase­ve­ró Ed­gar­do Bus­ca­glia, di­rec­tor del In­ter­na­tio­nal Law and Eco­no­mic De­ve­lop­ment Cen­ter e in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal en De­re­cho y Economía en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia en Es­ta­dos Uni­dos, quien acu­dió a esa en­ti­dad co­mo ob­ser­va­dor a la jor­na­da elec­to­ral.

“Eso lo vi en Si­ci­lia, en Af­ga­nis­tán, en Co­lom­bia, en las peo­res épo­cas don­de nor­mal­men­te las ma­fias po­lí­ti­cas se alia­ban con ma­fias ope­ra­ti­vas, pe­ro ver­lo así, de es­ta ma­ne­ra or­ga­ni­za­da, ver có­mo au­to­ri­da­des pro­te­gen apa­ren­te­men­te el aca­rreo ma­si­vo de per­so­nas en un pro­ce­so ma­si­vo de com­pra de vo­tos, de con­di­cio­na­mien­to de vo­tos, yo no lo ha­bía vis­to con tal des­par­pa­jo y con tal des­preo­cu­pa­ción por el cas­ti­go que pue­dan re­ci­bir”.

Bus­ca­glia con­si­de­ró que es­ta si­tua­ción es una ver­güen­za por­que no se po­drá de­cir que los re­sul­ta- dos que sur­jan de una elec­ción de es­te ti­po pue­dan ser le­gí­ti­mos.

Por su par­te, Je­sús Or­te­ga, ex pre­si­den­te na­cio­nal del PRD, de­nun­ció que en la pa­sa­da jor­na­da elec­to­ral en Chia­pas, en las bo­le­tas se pre­sen­ta­ron has­ta 25 op­cio­nes de par­ti­dos o coa­li­cio­nes pa­ra que los chia­pa­ne­cos op­ta­ran por una, lo cual res­pon­de a “una vul­gar ma­nio­bra del go­ber­na­dor del es­ta­do pa­ra in­ven­tar par­ti­dos con el pro­pó­si­to de dis­per­sar el vo­to y, de es­ta ma­ne­ra, ase­gu­rar pa­ra la coa­li­ción PVEM-PRI la ma­yo­ría en el Con­gre­so lo­cal y el con­trol de la gran ma­yo­ría de los ayun­ta­mien­tos de esa en­ti­dad”.

ÉXI­TO VER­DE NO ES POR BUEN GO­BIERNO DE VE­LAS­CO

Un buen go­bierno se re­fle­ja en bue­nos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, afir­ma Ar­tu­ro Es­co­bar y Ve­ga, vo­ce­ro del PVEM, quien ase­gu­ra que el cre­ci­mien­to del par­ti­do en Chia­pas se de­be a la ges­tión de Ve­las­co Coe­llo. Sin em­bar­go, Chia­pas si­gue sien­do una de las en­ti­da­des con ma­yo­res ni­ve­les de po­bre­za, des­em­pleo, vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, así co­mo es­ca­so cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. De acuer­do con el Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de De­sa­rro­llo So­cial (Co­ne­val), es el

El Par­ti­do Ver­de ha sa­bi­do ma­xi­mi­zar las de­bi­li­da­des y en­con­trar los res­qui­cios que ha de­ja­do la re­for­ma elec­to­ral”.

RAFAEL MO­RA­LES

es­ta­do con ma­yor po­bre­za, 76% de su po­bla­ción vi­ve en esa con­di­ción. Lo que sí ha con­tri­bui­do a su no­ta­ble cre­ci­mien­to es el uso de los pro­gra­mas so­cia­les con fi­nes elec­to­ra­les, co­men­tó el maes­tro Rafael Mo­ra­les, con­sul­tor y ana­lis­ta po­lí­ti­co.

“Hay un uso elec­to­re­ro de los pro­gra­mas so­cia­les, se con­di­cio­nan los pro­gra­mas so­cia­les, se coac­cio­na al vo­tan­te ame­na­zán­do­le con sus­pen­der­le es­tos pro­gra­mas en ca­so de que és­te de­ci­da no apo­yar al go­ber­na­dor o a los can­di­da­tos del pro­pio par­ti­do”.

PVEM VIO­LA LA LEY SIS­TE­MÁ­TI­CA­MEN­TE

El abru­ma­dor in­cre­men­to de vo­tos pa­ra el Par­ti­do Ver­de Eco­lo­gis­ta de Mé­xi­co (PVEM) en Chia­pas, que pa­só en el año 2009 de 87,962 a 676,328, en el 2015, y que en la pa­sa­da elec­ción fe­de­ral le per­mi­tió ga­nar los 12 dis­tri­tos elec­to­ra­les en dispu­ta y en la lo­cal, 58 de los 122 mu­ni­ci­pios que con­for­man la en­ti­dad, res­pon­de a que ese ins­ti­tu­to ha sa­bi­do apro­ve­char las alian­zas po­lí­ti­cas, a que ha rea­li­za­do ver­da­de­ro mar­ke­ting po­lí­ti­co y a la per­mi­si­vi­dad de la au­to­ri­dad pa­ra vio­lar sis­te­má­ti­ca­men­te la ley elec­to­ral en el es­ta­do.

Rafael Mo­ra­les ex­pli­có que esos son los tres fac­to­res que han he­cho cre­cer al Par­ti­do Ver­de en tér­mi­nos de vo­ta­ción, pa­ra con­ver­tir a Chia­pas en su bas­tión po­lí­ti­co. Tan só­lo en las elec­cio­nes fe­de­ra­les, uno de ca­da cua­tro vo­tos que re­ci­bió el PVEM vi­nie­ron de Chia­pas, es­ta­do don­de tam­bién se in­cre­men­ta­ron los su­fra­gios en 669% en los úl­ti­mos seis años.

Mo­ra­les ex­pli­có que el PVEM apro­ve­cha la po­si­bi­li­dad de ha­cer alian­zas des­de su fun­da­ción.

El otro as­pec­to que ha per­mi­ti­do cre­cer al Ver­de es que qui­zá es la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca que más pro­ve­cho ha sa­bi­do sa­car a los re­cur­sos del mar­ke­ting po­lí­ti­co y elec­to­ral. “No vo­tes por un po­lí­ti­co, vo­ta por un eco­lo­gis­ta”; “Pe­na de muer­te a se­cues­tra­do­res”, “Si el go­bierno no te da las me­di­ci­nas que te las pa­gue” han per­mi­ti­do po­si­cio­nar al par­ti­do en­tre el elec­to­ra­do.

El ter­cer fac­tor que ha con­tri­bui­do a su éxi­to es la per­mi­si­vi­dad de la au­to­ri­dad elec­to­ral a las vio­la­cio­nes reite­ra­ti­vas de la ley.

“El Ver­de ha sa­bi­do ma­xi­mi­zar las de­bi­li­da­des y en­con­trar los res­qui­cios que ha de­ja­do la re­for­ma elec­to­ral”.

Des­de sep­tiem­bre del 2014, de ca­ra a las elec­cio­nes in­ter­me­dias, el PVEM em­pren­dió una cam­pa­ña en ra­dio y te­le­vi­sión en la que pro­mo­vía el tra­ba­jo de sus le­gis­la­do­res; en Chia­pas, no fue la ex- cep­ción. El go­ber­na­dor Ma­nuel Ve­las­co Coe­llo in­vir­tió mi­llo­nes de pe­sos en co­lo­car pro­pa­gan­da por to­da la en­ti­dad, e in­clu­so pin­tar de ver­de es­cue­las que se­rían uti­li­za­das co­mo ca­si­llas en las elec­cio­nes fe­de­ra­les y lo­ca­les.

La es­tra­te­gia dio re­sul­ta­dos, el pa­sa­do 7 de ju­nio, el PVEM con­si­guió los 12 dis­tri­tos elec­to­ra­les en dispu­ta, con lo que el par­ti­do del tu­cán se afian­zó co­mo la pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca del es­ta­do.

Por su par­te, el doc­tor Ho­ra­cio Vi­ves, pro­fe­sor de cien­cia po­lí­ti­ca del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Au­tó­no­mo de Mé­xi­co, ex­pu­so que el cre­ci­mien­to del Ver­de en Chia­pas es por una com­bi­na­ción de fac­to­res, en­tre los que des­ta­can el har­taz­go que cau­sa­ron go­bier­nos de iz­quier­da en­tre la po­bla­ción.

“El des­gas­te de la cla­se po­lí­ti­ca per­mi­te el sur­gi­mien­to de una

con­ver­gen­cia de apo­yos lo­ca­les y na­cio­na­les pa­ra que re­gre­se el PRI pe­ro de la mano de un alia­do, que en 2012, fue el Ver­de”.

Otro fac­tor, men­cio­nó, fue que en un es­ta­do con al­tos ni­ve­les de po­bre­za, se es muy pro­cli­ve a in­ter­cam­biar pro­gra­mas so­cia­les por apo­yos po­lí­ti­cos, que se tra­du­cen en vo­tos.

Asi­mis­mo, ex­pu­so que el Ver­de em­pleó una es­tra­te­gia en tie­rra y en ai­re pa­ra afian­zar su cre­ci­mien­to elec­to­ral, pe­ro so­bre to­do, di­jo, hi­zo uso del clien­te­lis­mo po­lí­ti­co pa­ra ob­te­ner vo­tos.

“Sí ha ha­bi­do es­ta es­tra­te­gia tan­to de tie­rra co­mo de ai­re pa­ra po­si­cio­nar al par­ti­do y a su go­ber­na­dor en un es­ta­do don­de pre­va­le­ce es­te in­ter­cam­bio pro­duc­to del clien­te­lis­mo po­lí­ti­co por la ca­ren­cia de re­cur­sos que tie­ne la po­bla­ción”.

Fo­tos: cuar­tos­cu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.