Las mu­je­res y la po­lí­ti­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - Indicadore­s - CON LA POS­TU­RA DE Dra. Ivon­ne Acu­ña Mu­ri­llo*

“En lu­gar de plan­tear­nos qué les ocu­rre a las mu­je­res que no les in­tere­sa ni par­ti­ci­pan en la po­lí­ti­ca, po­dría­mos pre­gun­tar­nos: ¿qué pa­sa con la po­lí­ti­ca que no les in­tere­sa a las mu­je­res? Y, ¿hay al­go en la po­lí­ti­ca que im­pi­de su par­ti­ci­pa­ción?”. Ju­dith As­te­la­rra for­mu­ló es­tas pre­gun­tas, en 1986, en su li­bro Las mu­je­res po­de­mos: otra vi­sión po­lí­ti­ca.

Vein­ti­nue­ve años des­pués, la for­ma en que los par­ti­dos po­lí­ti­cos en Mé­xi­co in­clu­yen a las mu­je­res es un cla­ro ejem­plo de que su ba­ja par­ti­ci­pa­ción no tie­ne que ver con su “ser mu­jer”, sino con la for­ma en que es­tá es­truc­tu­ra­da y di­ri­gi­da la po­lí­ti­ca co­mo co­to de po­der mas­cu­lino.

Así lo de­mos­tró Die­go Fer­nán­dez de Ce­va­llos, que ha­ce años afir­mó “el vie­je­río a su ca­sa”, cuan­do se le pre­gun­tó por la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en po­lí­ti­ca, o el mis­mo Vi­cen­te Fox, que sien­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca se re­fi­rió a ellas co­mo “la­va­do­ras de dos pa­tas”. Uno más, el go­ber­na­dor de Ba­ja Ca­li­for­nia, Ki­ko Ve­ga, en el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer 2015, afir­mó que las mu­je­res es­tán “re­bue­nas to­das pa­ra cui­dar ni­ños, aten­der las ca­sas, pa­ra cuan­do lle­ga uno, a ver mi­ji­to las pan­tu­fli­tas”. Cabe pre­gun­tar­se: ¿pue­den es­tos “po­lí­ti­cos” con­si­de­rar se­ria­men­te la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca fe­me­ni­na?

Co­mo res­pues­ta pue­de sos­te­ner­se que mu­chos po­lí­ti­cos me­xi­ca­nos aún se re­sis­ten a ver a las mu­je­res co­mo sus igua­les y a com­par­tir el ejer­ci­cio del po­der. La evi­den­cia sal­ta a la vis­ta: las cuo­tas de gé­ne­ro, la obli­ga­to­rie­dad im­pues­ta por las le­yes elec­to­ra­les pa­ra que 50% de las can­di­da­tu­ras sean ocu­pa­das por mu­je­res y las fór­mu­las de un mis­mo se­xo pa­ra evi­tar el fe­nó­meno de “las jua­ni­tas”, son ejem­plos de me­di­das que bus­can abrir es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción aun en con­tra de par­ti­dos po­lí­ti­cos y mu­chos de sus lí­de­res va­ro­nes.

En el ca­so de las elec­cio­nes pa­sa­das, que las mu­je­res apa­re­cie­ran en las lis­tas de can­di­da­tos no ne­ce­sa­ria­men­te se tra­du­jo en su arri­bo a un pues­to de elec­ción po­pu­lar, pues mu­chas de ellas fue­ron pos­tu­la­das pa­ra cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les con po­cas po­si­bi­li­da­des de triun­fo, co­lo­ca­das al final de las lis­tas plu­ri­no­mi­na­les o de­ja­das sin re­cur­sos pa­ra ha­cer cam­pa­ña. En otros ca­sos, se “les per­mi­tió” lle­gar por sus ne­xos con un miem­bro mas­cu­lino del par­ti­do en su con­di­ción de es­po­sas, aman­tes, her­ma­nas, se­cre­ta­rias, em­plea­das do­més­ti­cas y no en ca­li­dad de candidatas con un pro­yec­to pro­pio.

El re­sul­ta­do: de nue­ve mu­je­res que bus­ca­ron una gu­ber­na­tu­ra, só­lo Clau­dia Pa­vlo­vich lo lo­gró, por lo que se­rá ape­nas la quin­ta mu­jer en ocu­par ese pues­to, vía vo­ta­ción, des­de que en 1953 se re­co­no­cie­ron los de­re­chos po­lí­ti­cos fe­me­ni­nos; de 26 mu­je­res que bus­ca­ron una je­fa­tu­ra de­le­ga­cio­nal en el DF, só­lo cua­tro lo con­si­guie­ron. Des­ta­ca el he­cho de que la Cá­ma­ra de Dipu­tados es­ta­rá in­te­gra­da por 41% de mu­je­res; sin em­bar­go, a pe­sar de que es­to po­dría ser con­si­de­ra­do un triun­fo, la sub-re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na en los di­ver­sos ám­bi­tos es un in­di­ca­dor de las ba­rre­ras que des­de la mis­ma po­lí­ti­ca se le­van­tan pa­ra obs­ta­cu­li­zar su par­ti­ci­pa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.