Hay que gri­tar pa­ra ser es­cu­cha­da

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De Blanca Judith Díaz - Por Li­dia Aris­ta

Se­rá ta­rea de las 210 dipu­tadas fe­de­ra­les que in­te­gra­rán la LXIII Le­gis­la­tu­ra en­car­gar­se de lu­char con­tra la cul­tu­ra

pa­triar­cal que aún pre­do­mi­na en la po­lí­ti­ca, plan­tea

A 61 años de que se eli­gie­ra la pri­me­ra dipu­tada fe­de­ral en Mé­xi­co, si­gue pre­do­mi­nan­do la cul­tu­ra ma­chis­ta que, has­ta cier­to pun­to, in­hi­be la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la po­lí­ti­ca y mues­tra de ello es que las cú­pu­las del Po­der Le­gis­la­ti­vo to­da­vía pa­re­cen “club de Toby”, don­de só­lo los hom­bres ha­cen acuer­dos y las mu­je­res tie­nen que gri­tar pa­ra ser es­cu­cha­das, ase­ve­ró Alei­da Ala­vez.

“Es un club de Toby en don­de se reúnen y ha­cen acuer­dos que uno des­pués se en­te­ra, a ve­ces po­de­mos de­te­ner­los, a ve­ces no, pe­ro la­men­ta­ble­men­te hay que es­tar in­sis­tien­do y al­zar la voz co­mo mu­jer pa­ra que nos es­cu­chen”.

En en­tre­vis­ta, la dipu­tada fe­de­ral del PRD con li­cen­cia y ex vi­ce­pre­si­den­ta de la Me­sa Di­rec­ti­va del re­cin­to le­gis­la­ti­vo de San Lá­za­ro co­men­tó que si bien ha ha­bi­do al­gu­nos avan­ces en el ejer­ci­cio de los de­re­chos po­lí­ti­cos de las mu­je­res, co­mo ha­cer obli­ga­to­ria la pa­ri­dad de gé­ne­ro que con­sis­te en pos­tu­lar a 50% de candidatas y 50% de can­di­da­tos a dipu­tacio­nes fe­de­ra­les y se­na­du­rías, aún las mu­je­res tie­nen que lu­char pa­ra ser es­cu­cha­das y tomadas en cuen­ta.

“Te­ne­mos que lu­char con­tra eso una vez lle­gan­do a lu­ga­res de to­ma de de­ci­sio­nes, por­que ade­más siem­pre nos di­cen que so­mos muy gri­to­nas, pe­ro la­men­ta­ble­men­te has­ta que una mu­jer no al­za la voz, es es­cu­cha­da y eso si­gue sien­do una cons­tan­te en la vi­da po­lí­ti­ca de es­te país, en­ton­ces pa­re­cie­ra que só­lo al­zan­do la voz so­mos es­cu­cha­das”.

En ese sen­ti­do, la po­lí­ti­ca pe­rre­dis­ta ase­gu­ró que se­rá ta­rea de las 210 dipu­tadas fe­de­ra­les que in­te­gra­rán la LXIII Le­gis­la­tu­ra en­car­gar­se de lu­char con­tra la cul­tu­ra pa­triar­cal que aún pre­do­mi­na en la po­lí­ti­ca.

Con­si­de­ró que la pre­pa­ra­ción es fun­da­men­tal pa­ra desem­pe­ñar­se en una ta­rea co­mo dipu­tada fe­de­ral, pe­ro no es re­qui­si­to, pues pa­ra ser le­gis­la­do­ra no es ne­ce­sa­rio ser po­lí­ti­ca de pro­fe­sión, ya que siem­pre se de­be re­cor­dar que la Cá­ma­ra de Dipu­tados re­pre­sen­ta la plu­ra­li­dad de la so­cie­dad me­xi­ca­na, por lo que amas de ca­sa, obre­ras, co­mer­cian­tes po­drán res­pon­der a la con­fian­za de los me­xi­ca­nos, siem­pre y cuan­do se ro­deen de un equi­po de ex­per­tos.

LOS PAR­TI­DOS SE RE­SIS­TEN

La tam­bién dipu­tada elec­ta a la ALDF plan­teó que en es­tos avan­ces que ha te­ni­do la mu­jer en el ejer­ci­cio de sus de­re­chos po­lí­ti­cos, las re­sis­ten­cias por par­te de los par­ti­dos ha si­do evi­den­te.“Ha ha­bi­do re­sis­ten­cias, eso hay que de­cir­lo, los par­ti­dos han te­ni­do que ver­se obli­ga­dos a acep­tar es­tas po­lí­ti­cas o in­clu­sio­nes de gé­ne­ro por­que siem­pre lo to­man co­mo con­ce­sio­nes ha­cia no­so­tras”.

Des­ta­có que es­ta “ce­rra­zón” de par­te de los par­ti­dos res­pon­de a que aún es­tá vi­gen­te una vi­sión pa­triar­cal, por lo que la ta­rea es com­ba­tir­la y cons­truir una cul­tu­ra más equi­ta­ti­va en el ám­bi­to pú­bli­co y pri­va­do.

Asi­mis­mo, di­jo que in­clu­so en po­lí­ti­ca se tien­de a dis­cri­mi­nar has­ta por la for­ma de ves­tir. En su ca­so, por ser vi­ce­pre­si­den­ta de la Me­sa Di­rec­ti­va de la Cá­ma­ra de Dipu­tados y uti­li­zar pan­ta­lo­nes de mez­cli­lla cuan­do acu­de al re­cin­to le­gis­la­ti­vo, no só­lo fue ob­je­to de co­men­ta­rios pe­yo­ra­ti­vos, sino tam­bién se le lle­gó a acu­sar de que te­nía in­ten­cio­nes de to­mar la tri­bu­na.

Alei­da Ala­vez re­fi­rió que una vez que el nú­me­ro de mu­je­res en el Po­der Le­gis­la­ti­vo se­rá his­tó­ri­co, pues pa­só de 37 a 42% en la LXIII Le­gis­la­tu­ra, las dipu­tadas fe­de­ra­les de­be­rán im­pul­sar le­yes que per­mi­tan cons­truir una so­cie­dad más igua­li­ta­ria en to­dos los as­pec­tos.

“Las mu­je­res le im­pri­mi­mos sen­si­bi­li­dad a la vi­da pú­bli­ca que es­tan­do per­mea­da por los hom­bres no la tie­ne. La sen­si­bi­li­dad que le im­pri­mi­mos a la to­ma de de­ci­sio­nes im­pli­ca ha­cer va­ler que la po­lí­ti­ca no es pro­pia de las cla­ses po­lí­ti­cas, son dis­cu­sio­nes que tie­nen que ver con la vi­da co­ti­dia­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.