¿El PAN sa­lió for­ta­le­ci­do con su re­no­va­ción de di­ri­gen­cia na­cio­nal?

El Economista (México) - Los Políticos - - En La Arena -

El pro­ce­so elec­to­ral in­terno pa­nis­ta con la vic­to­ria de Ri­car­do Ana­ya per­mi­ti­rá su­pe­rar los mo­men­tos de con­fron­ta­ción que du­ran­te la di­ri­gen­cia de Gus­ta­vo Ma­de­ro se man­tu­vie­ron abier­tos con el gru­po cal­de­ro­nis­ta. Ri­car­do Ana­ya lo­gró cons­truir una se­rie de acuer­dos con di­ver­sas fi­gu­ras que man­tie­nen una as­cen­den­cia den­tro del par­ti­do. Pe­ro a pe­sar de es­ta ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca, cons­trui­da a par­tir de una so­bre­sa­lien­te ca­rre­ra po­lí­ti­ca que fue co­bi­ja­da ba­jo la di­ri­gen­cia de Gus­ta­vo Ma­de­ro, Ana­ya sig­ni­fi­ca el nue­vo per­fil del PAN, que irá for­ta­le­cién­do­se en la me­di­da en que al­can­ce a de­fi­nir la agenda del par­ti­do pa­ra la se­gun­da par­te del se­xe­nio de En­ri­que Pe­ña Nie­to co­mo una opo­si­ción con ca­pa­ci­dad de di­fe­ren­ciar su pro­pues­ta pa­ra in­ci­dir en la agenda na­cio­nal. Por en­de, el re­to de Ana­ya es­tá en que lle­ve al PAN a una lí­nea de ac­ción, ubi­ca­da ideo­ló­gi­ca­men­te a la de­re­cha, con el ob­je­ti­vo de ga­nar una al­ta apro­ba­ción ciu­da­da­na. »

La re­no­va­ción de la di­ri­gen­cia de Ac­ción Na­cio­nal era in­dis­pen­sa­ble pa­ra re­com­po­ner al par­ti­do des­pués de la de­rro­ta elec­to­ral del 2012. La re­elec­ción de Gus­ta­vo Ma­de­ro agu­di­zó el con­flic­to in­terno y los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del 2015 fue­ron con­se­cuen­cia cla­ra de ello. La elec­ción de Ri­car­do Ana­ya sin du­da for­ta­le­ce­rá al par­ti­do ya que la di­ná­mi­ca del pro­ce­so in­terno y la as­pi­ra­ción de Mar­ga­ri­ta Za­va­la a la can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia en el 2018 mo­di­fi­ca­ron el eje de con­flic­to en­tre cal­de­ro­nis­tas y ma­de­ris­tas, lo que le per­mi­tió a Ana­ya pac­tar con di­ver­sos gru­pos al in­te­rior, ca­da uno con su pro­pio ca­pi­tal po­lí­ti­co. La prue­ba de fue­go pa­ra Ana­ya en las pró­xi­mas se­ma­nas se­rá la po­si­ción que asu­ma fren­te a dos de las fi­gu­ras más pro­ta­gó­ni­cas de su par­ti­do: Gus­ta­vo Ma­de­ro y Rafael Mo­reno Valle. De ello de­pen­de­rá su li­de­raz­go y, por en­de, la po­si­bi­li­dad de for­ta­le­cer al par­ti­do. »

En mi opi­nión, el PAN no sa­lió for­ta­le­ci­do por­que los di­fe­ren­dos y agra­vios que exis­ten en­tre los ma­de­ris­tas y cal­de­ro­nis­tas no se han re­suel­to. Al con­tra­rio, se pos­po­nen y és­tos es­ta­lla­rán en otra co­yun­tu­ra en don­de la co­rre­la­ción de fuer­zas en­tre esas co­rrien­tes lo ame­ri­te. Por otra par­te, el par­ti­do no sa­lió for­ta­le­ci­do por­que la nue­va di­ri­gen­cia no fue pro­duc­to de un pro­ce­so com­pe­ti­ti­vo ni de am­plia par­ti­ci­pa­ción de sus mi­li­tan­tes. Los acuer­dos de la cú­pu­la sus­ten­ta­ron la vía del triun­fo de la nue­va di­ri­gen­cia del PAN en­ca­be­za­da por Ri­car­do Ana­ya, de ahí que no hu­bo sor­pre­sa so­bre quién se­ría el nue­vo di­ri­gen­te de ese par­ti­do. Fi­nal­men­te, de­bi­do a los di­ver­sos ca­sos de co­rrup­ción en que se han vis­to in­vo­lu­cra­dos miem­bros pro­mi­nen­tes de ese par­ti­do, se ha ge­ne­ra­do un pro­fun­do es­cep­ti­cis­mo en­tre sus mi­li­tan­tes y ciu­da­da­nos en re­la­ción con la ap­ti­tud del par­ti­do pa­ra res­pon­der a los re­tos que tie­ne el país. »

La apa­bu­llan­te vic­to­ria de Ri­car­do Ana­ya en las elec­cio­nes in­ter­nas del PAN for­mal­men­te nos de­be­ría in­di­car que se tra­ta de un par­ti­do unido y fuer­te pa­ra en­ca­rar el re­to de las elec­cio­nes que se ave­ci­nan du­ran­te los pró­xi­mos dos años y su cul­mi­na­ción en la dispu­ta pre­si­den­cial del 2018.

Pe­ro la apa­ren­te for­ta­le­za del PAN pue­de es­con­der una fra­gi­li­dad de­ri­va­da de las com­pli­ci­da­des y de la co­rrup­ción en que se han vis­to in­vo­lu­cra­dos mi­li­tan­tes y fun­cio­na­rios pa­nis­tas. Los re­sul­ta­dos mues­tran que la mi­li­tan­cia apues­ta por la con­ti­nui­dad y re­cha­za el dis­cur­so crí­ti­co fren­te a las po­lí­ti­cas in­ter­nas y ha­cia el go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to. Se con­fir­ma co­mo un par­ti­do con­ser­va­dor, pe­ro que en­fren­ta la pa­ra­do­ja del con­ti­nuis­mo: se­guir sien­do una opo­si­ción leal, que le lle­va­ría a una nue­va de­rro­ta en el 2018, o ale­jar­se de la alian­za im­plí­ci­ta con las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les y man­te­ner una po­si­ción crí­ti­ca pa­ra tra­tar de re­cu­pe­rar la pre­si­den­cia. Los dos ca­mi­nos es­tán em­pe­dra­dos de di­fi­cul­ta­des. »

DRA. MAR­CE­LA ÁVI­LA EG­GLE­TON, se­cre­ta­ria Aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de CP­yS de la UAQ

DR. SAL­VA­DOR MO­RA, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la UNAM

DR. VÍC­TOR ALE­JAN­DRO ES­PI­NO­ZA, in­ves­ti­ga­dor de El Co­le­gio de la Fron­te­ra Nor­te

DR. ANSELMO FLO­RES AN­DRA­DE, ana­lis­ta po­lí­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.