Pa­tri­cia Mercado

A to­dos nos con­vie­ne tra­ba­jar en co­mún

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Die­go Ba­di­llo Foto: Na­ta­lia Gaia

Los re­sul­ta­dos de la elec­ción del pa­sa­do 7 de ju­nio en la ciu­dad de Mé­xi­co en­via­ron el men­sa­je a la cla­se po­lí­ti­ca de que hay una ciu­da­da­nía exi­gen­te que pue­de pre­miar o cas­ti­gar con su vo­to y que re­quie­re que sus au­to­ri­da­des y re­pre­sen­tan­tes po­pu­la­res ac­túen con efi­cien­cia, aper­tu­ra y trans­pa­ren­cia, ase­ve­ró Pa­tri­cia Mercado.

La se­cre­ta­ria de Go­bierno del Dis­tri­to Fe­de­ral, afir­mó que una vez ma­te­ria­li­za­da la re­com­po­si­ción po­lí­ti­ca en la ca­pi­tal del país, al asu­mir sus fun­cio­nes tan­to los nue­vos dipu­tados a la ALDF co­mo los de­le­ga­dos, hay una re­la­ción muy flui­da con el go­bierno ca­pi­ta­lino que co­men­zó a cons­truir­se in­clu­so en la lla­ma­da tran­si­ción.

En en­tre­vis­ta, di­jo que la ins­truc­ción del je­fe de Go­bierno, Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, es que ten­gan per­fec­ta­men­te cla­ro que si a los je­fes de­le­ga­cio­na­les y dipu­tados, sin im­por­tar el par­ti­do po­lí­ti­co al que per­te­nez­can, les va bien, le irá bien al GDF y a la ciu­dad y por eso hay que tra­ba­jar.

Mercado en­fa­ti­zó que abo­na a la go­ber­na­bi­li­dad la po­si­bi­li­dad de que le­gis­la­do­res y je­fes de­le­ga­cio­na­les pue­den par­ti­ci­par en una pró­xi­ma con­tien­da pa­ra re­ele­gir­se en el car­go si en­tre­gan bue­nas cuen­tas, lo cual los ori­lla a ac­tuar con ge­ne­ro­si­dad, re­co­no­cien­do a las mi­no­rías.

Por otra par­te ase­gu­ró que es y se­rá res­pe­tuo­sa de la vi­da in­ter­na de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y que no ope­ra­rá pa­ra apun­ta­lar la po­si­ble can­di­da­tu­ra del je­fe de Go­bierno a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pues la ins­truc­ción que tie­ne y su con­vic­ción per­so­nal es con­cen­trar­se en su ta­rea en­co­men­da­da.

Una vez que to­ma­ron po­se­sión los nue­vos dipu­tados a la ALDF y los je­fes de­le­ga­cio­na­les y se ma­te­ria­li­zó la re­con­fi­gu­ra­ción po­lí­ti­ca en el DF, ¿có­mo ob­ser­va las con­di­cio­nes pa­ra con­ser­var la go­ber­na­bi­li­dad en la ciu­dad de Mé­xi­co?

La ciu­da­da­nía se dio la opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar una re­pre­sen­ta­ción di­ver­sa, plu­ral.

Hay tal ni­vel de di­ver­si­dad que to­dos los je­fes de­le­ga­cio­na­les quie­ren ha­cer­lo me­jor. Te­ne­mos una ex­ce­len­te re­la­ción des­de el go­bierno cen­tral con los je­fes de- le­ga­cio­na­les en­tran­tes, tan­to en es­ta ofi­ci­na de Go­bierno pa­ra ver dis­tin­tos te­mas de preo­cu­pa­ción o pa­ra cons­truir en­la­ces y re­sol­ver pro­ble­mas que in­vo­lu­cran a va­rias de las se­cre­ta­rías y de las ins­ti­tu­cio­nes del go­bierno.

Des­de an­tes que rin­die­ran pro­tes­ta hay una re­la­ción muy flui­da. Ésa es la ins­truc­ción que nos ha da­do el je­fe de Go­bierno: si a ellos les va bien a la ciu­dad le va a ir bien. Ése es un buen go­bierno.

El go­bierno cen­tral va a ha­cer to­do lo que es­té de nues­tra par­te pa­ra apo­yar a los go­bier­nos de­le­ga­cio­na­les, no im­por­ta de qué co­lor sean, pa­ra que pue­dan re­sol­ver sus pro­ble­mas; pa­ra que pue­dan ha­cer bien sus in­ver­sio­nes y to­men bue­nas de­ci­sio­nes.

Ellos van a que­rer ha­cer su tra­ba­jo muy bien, por­que la pró­xi­ma elec­ción ya vie­ne la re­elec­ción. Tam­bién los dipu­tados pue­den re­ele­gir­se has­ta dos ve­ces, pue­den que­dar­se nue­ve años. En­ton­ces, me pa­re­ce que el in­cen­ti­vo pa­ra no blo­quear­nos, el in­cen­ti­vo pa­ra no ba­sar la ac­ción po­lí­ti­ca del día a día en la des­ca­li­fi­ca­ción, en los ad­je­ti­vos, no va a exis­tir.

Ade­más, han pro­me­ti­do mu­chas co­sas, so­bre to­do los que vie­nen de la al­ter­nan­cia y que son mu­chos. Asi­mis­mo, los que re­pi­ten en el go­bierno, lo ha­cen muy ape­ni­tas. No hay ma­yo­rías ab­so­lu­tas. Tam­bién en to­das las de­le­ga­cio­nes las fuer­zas po­lí­ti­cas pue­den ha­ber ga­na­do la elec­ción, pe­ro las otras fuer­zas tie­nen una re­pre­sen­ta­ción. En­ton­ces exis­ten.

Si el go­bierno ga­na­dor es po­co ge­ne­ro­so con las fuer­zas po­lí­ti­cas per­de­do­ras, pue­de ser un go­bierno muy pa­ra­li­zan­te.

No­so­tros lo que va­mos a in­cen­ti­var es que los go­bier­nos de­le­ga­cio­na­les pue­dan ser ge­ne­ro­sos con la otra par­te.

¿Qué sig­ni­fi­ca ge­ne­ro­sos con la otra par­te?

Hay mu­cha con­cien­cia de es­ta plu­ra­li­dad y de es­te man­da­to ciu­da­dano de plu­ra­li­dad, así que me pa­re­ce que ése es el te­rreno.

Has­ta aho­ra la con­fron­ta­ción se ha da­do mu­cho más en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, pe­ro en los go­bier­nos de­le­ga­cio­na­les real­men­te es­tá ha­bien­do una re­la­ción flui­da con el go­bierno cen­tral pa­ra que las co­sas sal­gan bien.

Aquí la ins­truc­ción es: si a la ciu­dad le va bien, a las de­le­ga­cio­nes les va bien. Los ciu­da­da­nos van a es­tar con­ten­tos con su go­bierno en ge­ne­ral, el go­bierno del doc­tor Mi­guel Án­gel Man­ce­ra y los go­bier­nos de­le­ga­cio­na­les.

Va­rios de los de­le­ga­dos elec­tos ha­bla­ron en su to­ma de po­se­sión so­bre trans­pa­ren­cia. ¿Có­mo ob­ser­va ese te­ma?

Por­que to­dos es­ta­mos le­yen­do el 7 de ju­nio. El je­fe de Go­bierno in­clu­so le pi­dió la re­nun­cia a to­do su ga­bi­ne­te, hi­zo una re­com­po­si­ción de su ga­bi­ne­te y en­ton­ces la lec­tu­ra de las fuer­zas po­lí­ti­cas del go­bierno, de los go­bier­nos de­le­ga­cio­na­les, frac­cio­nes par­la­men­ta­rias, es una lec­tu­ra des­de ese lu­gar, es de­cir, hay una ciu­da­da­nía exi­gen­te, que pue­de cam­biar si no le res­pon­des.

Si al­gu­nos to­da­vía pien­san que una po­li­cía clien­te­lar te pue­de ha­cer ga­nar o per­der, eso ya el 7 de ju­nio de­mos­tró que no. De­mos­tró que el ciu­da­dano es más li­bre, más in­de­pen­dien­te en la ciu­dad de Mé­xi­co y que es el que ha­ce ga­nar o per­der las elec­cio­nes.

Man­dó el men­sa­je de que es un ciu­da­dano li­bre e in­de­pen­dien­te que ne­ce­si­ta ser es­cu­cha­do, sen­tar­se en me­sas de diá­lo­go, ser con­sul­ta­do cuan­do el go­bierno o la Asam­blea Le­gis­la­ti­va del Dis­tri­to Fe­de­ral pre­ten­den ha­cer un cam­bio en una le­gis­la­ción.

Hay que ser abier­tos y trans­pa­ren­tes y eso sig­ni­fi­ca que te­ne­mos que dar ca­da vez más informació­n a los ciu­da­da­nos so­bre cuán­to cues­ta la in­ver­sión; quién la va a ha­cer; dón­de; por qué prio­ri­zas­te es­ta obra y no otra. El te­ma trans­pa­ren­cia y go­bierno abier­to son el signo de es­tos tiem­pos.

No va­mos a in­vo­lu­crar­nos en la vi­da de al­gún par­ti­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.