Su­fri­mos pa­ra ren­dir cuen­tas

Ad­mi­te el lí­der na­cio­nal del PRD que en los par­ti­dos hay re­sis­ten­cias a la trans­pa­ren­cia

El Economista (México) - Los Políticos - - Argumentos - Car­los Na­va­rre­te Die­go Ba­di­llo

El PRD co­mo los de­más par­ti­dos po­lí­ti­cos su­fre pa­ra cum­plir con las le­yes de trans­pa­ren­cia pues a su in­te­rior exis­ten enor­mes re­sis­ten­cias pa­ra trans­pa­ren­tar el uso del di­ne­ro que se le asig­na co­mo pre­su­pues­to, ad­mi­tió su lí­der na­cio­nal Car­los Na­va­rre­te.

Di­jo que en ese par­ti­do la per­so­na más odia­da es la Se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas por­que se en­car­ga de exi­gir a los fun­cio­na­rios de esa or­ga­ni­za­ción que com­prue­ben sus gas­tos.

El lí­der pe­rre­dis­ta ex­pu­so que la ra­zón de esa re­sis­ten­cia es por­que en la tra­di­ción po­lí­ti­ca me­xi­ca­na no hay una tra­di­ción de ren­di­ción de cuen­tas, ni arri­ba, ni en me­dio ni aba­jo.

Sin em­bar­go, men­cio­nó que el te­ma de la trans­pa­ren­cia en el sec­tor pú­bli­co y en los par­ti­dos es una ba­ta­lla que tie­ne que dar­se en­tre to­dos.

Por ello des­ta­có que las au­to­ri­da­des de trans­pa­ren­cia, co­mo INE y el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, de­ben ha­cer uso de to­das las fa­cul­ta­des que dis­po­nen pa­ra ha­cer cum­plir a los par­ti­dos sus obli­ga­cio­nes re­la­cio­na­das con es­ta ma­te­ria.

“Que apli­quen la ley, que aprie­ten la mano; que nos pon­gan en or­den a to­dos los que so­mos su­je­tos de es­ta ley, por­que los par­ti­dos so­mos en­ti­da­des de in­te­rés pú­bli­co”, co­men­tó.

En ese sen­ti­do re­cor­dó cuan­do uti­li­zó un he­li­cóp­te­ro pa­ra tras­la­dar­se a un ac­to de cam­pa­ña del en­ton­ces can­di­da­to del PRD a la gu­ber­na­tu­ra de Mi­choa­cán, Sil­vano Au­reo­les, que pa­gó con la tar­je­ta del PRD.

El he­cho se hi­zo vi­ral en re­des so­cia­les y en la prensa. Al res­pec­to di­jo: “Pues sí, sí lo uti­li­ce, sí pa­gué 53,000 pe­sos. ¿De dón­de? De re­cur­sos pú­bli­cos. No lo vuel­vo a ha­cer. Ya apren­dí. Có­mo di­cen en mi tie­rra: el que se que­ma con le­che, has­ta al jo­co­que le an­da so­plan­do. Voy a aga­rrar mi ca­mio­ne­ti­ta y voy a ir­me, aun­que lle­gue tar­de a los even­tos. Ni mo­do”.

Recurrió a ese ejem­plo pa­ra in­di­car que el te­ma de trans­pa­ren­cia li­mi­ta el ex­ce­so de los hom­bres y mu­je­res del po­der. Por ello, in­sis­tió: “en mi par­ti­do, con to­das las re­sis­ten­cias que hay, con to­do el cru­ji­de­ro de hue­sos que hay, va­mos a se­guir apli­can­do las nor­mas que el INE y el TEPJF nos fi­ja”.

La ley de trans­pa­ren­cia de­be po­ner ta­bla ra­sa con to­dos los su­je­tos obli­ga­dos, in­clui­dos to­dos los par­ti­dos.

En en­tre­vis­ta el pe­rre­dis­ta men­cio­nó que un par­ti­do pue­de ga­nar pres­ti­gio en la me­di­da que cum­pla con las le­yes de trans­pa­ren­cia.

Sin em­bar­go, in­di­có que el asun­to no es cum­plir con la trans­pa­ren­cia por­que con ello ten­ga be­ne­fi­cios sino que se tra­ta de que es­tán obli­ga­dos a cum­plir con la ley en la ma­te­ria.

Que apli­quen la ley, que aprie­ten la mano; que nos pon­gan en or­den a to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.