Pe­ral­ta tie­ne po­si­bi­li­da­des reales de ga­nar

El PRI ga­na­rá Co­li­ma y las otras 12 gu­ber­na­tu­ras, pe­se a alian­zas PAN–PRD e in­de­pen­dien­tes, ase­gu­ra el Se­cre­ta­rio de Ac­ción Elec­to­ral del tri­co­lor

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De Arturo Zamora - Por Die­go Ba­di­llo

Lue­go de re­fe­rir que es­ta vez el PRI no per­de­rá en la me­sa la gu­ber­na­tu­ra de Co­li­ma, la cual, des­ta­có, ga­na­rá otra vez en las ur­nas,el se­cre­ta­rio de ac­ción elec­to­ral del CEN de ese par­ti­do, Ar­tu­ro Za­mo­ra Jiménez, afir­mó que tan­to las alian­zas en­tre el PRD y el PAN, como los candidatos in­de­pen­dien­tes, no lo­gra­rán que la ciu­da­da­nía le re­ti­re su apo­yo a los aban­de­ra­dos priís­tas.

En en­tre­vis­ta, ase­gu­ró que, al con­cluir ma­ña­na las cam­pa­ñas por la gu­ber­na­tu­ra de Co­li­ma, el can­di­da­to del PRI, Jo­sé Ig­na­cio Pe­ral­ta tie­ne “po­si­bi­li­da­des cier­tas” de ga­nar otra vez la elec­ción.

Ex­pu­so que en la cam­pa­ña pa­sa­da “hu­bo una es­pe­cie de boi­cot in­terno” en con­tra del ex­sub­se­cre­ta­rio de co­mu­ni­ca­cio­nes, lo que ge­ne­ró que ga­na­ra con una gran di­fi­cul­tad; “sin em­bar­go, aho­ra las co­sas son di­fe­ren­tes”.

“En­ten­de­mos que par­te del da­ño ve­nía de aden­tro, por eso nos he­mos ase­gu­ra­do de que eso no ocu­rra. ¿Có­mo lo he­mos he­cho?: evi­tan­do al­gún ti­po de in­je­ren­cia por par­te de al­gu­na fi­gu­ra de la au­to­ri­dad del ám­bi­to es­ta­tal, mu­ni­ci­pal o fe­de­ral”, ex­pu­so.

Y es que, de acuer­do con el fun­cio­na­rio par­ti­dis­ta, en el pa­sa­do pro­ce­so elec­to­ral, Ig­na­cio Pe­ral­ta tu­vo que pa­de­cer he­chos como la au­sen­cia de 56% de sus re­pre­sen­tan­tes de ca­si­lla el día de la elec- ción, con las consecuenc­ias que eso su­po­ne. Asi­mis­mo, di­jo que si bien la ley elec­to­ral no les per­mi­te dar a co­no­cer los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas que mi­den la in­ten­ción del vo­to, lo que sí pue­de re­fle­jar es que la acep­ta­ción de Pe­ral­ta va en as­cen­so, mien­tras que la de su prin­ci­pal con­trin­can­te, Jor­ge Luis Pre­cia­do, del PAN, va des­cen­dien­do como en un to­bo­gán.

El en­car­ga­do de la ope­ra­ción del tra­ba­jo pro­se­li­tis­ta del CEN del PRI in­di­có que pa­ra la di­ri­gen­cia de esa or­ga­ni­za­ción Co­li­ma tie­ne una im­por­tan­cia fun­da­men­tal, como las de­más en­ti­da­des don­de ha­brá co­mi­cios; prue­ba de ello es que, has­ta la semana pa­sa­da, su lí­der na­cio­nal, Man­lio Fa­bio Bel­tro­nes, ha­bía vi­si­ta­do cin­co ve­ces el es­ta­do pa­ra acom­pa­ñar al can­di­da­to y su­per­vi­sar la coor­di­na­ción de apo­yos pa­ra su cau­sa.

So­mos un par­ti­do po­lí­ti­co que tie­ne or­den, dis­ci­pli­na, vi­sión, así como es­tra­te­gias muy cla­ras pa­ra ha­cer ga­nar a sus aban­de­ra­dos.

ALIAN­ZAS CA­SI EX­TIN­GUEN A SUS IM­PUL­SO­RES

El tam­bién se­na­dor de la Re­pú­bli­ca por Ja­lis­co cri­ti­có las alian­zas que im­pul­san el PAN y el PRD por­que tra­tan de unir fuer­zas úni­ca­men­te con fi­nes elec­to­ra­les. Todos sa­be­mos que son enemi­gos acérrimos en cier­tos prin­ci­pios y en la dis­cu­sión de sus va­lo­res.

Pa­ra Ar­tu­ro Za­mo­ra, lo que real­men­te sub­ya­ce en esas alian­zas “es dar­se res­pi­ra­ción de bo­ca a bo­ca, por­que en al­gu­na en­ti­dad uno es­tá per­dien­do oxí­geno y en otra, el otro”.

Des­ta­có que si se ana­li­zan los re­sul­ta­dos ofre­ci­dos por los go­bier­nos don­de han triun­fa­do en la alianza, és­tos no son po­si­ti­vos ni pa­ra la so­cie­dad ni pa­ra ellos mis­mos. Pu­so el ejem­plo de Gue­rre­ro, don­de a la ho­ra de ex­po­ner­se el fra­ca­so de la ad­mi­nis­tra­ción am­bos par­ti­dos se qui­sie­ron des­ha­cer de la pa­ter­ni­dad del go­bierno y de la alianza que ge­ne­ró.

Con­si­de­ró que esa po­lí­ti­ca de alian­zas ha co­lo­ca­do al PRD en una si­tua­ción in­ter­na muy crí­ti­ca y que ese par­ti­do se­gui­rá ba­jan­do en ca­da una de las en­ti­da­des don­de ha­ga alian­zas, ya que ha­ce a un la­do sus prin­ci­pios, con lo que en­tra en un pro­ce­so de ex­tin­ción.

Eso fue lo que le ocu­rrió tam­bién al PAN en Gue­rre­ro, don­de, an­tes de aliar­se con el PRD, era un par­ti­do con po­si­bi­li­da­des reales de cre­cer, pe­ro aho­ra en­fren­ta di­fi­cul­ta­des pa­ra exis­tir.

Por otra par­te, in­di­có que, en el ca­so de los candidatos que ob­ten­gan el re­gis­tro pa­ra com­pe­tir sin par­ti­do, la ciu­da­da­nía de­be to­mar en cuen­ta que, se­gu­ra­men­te, en su ma­yo­ría, se­rán per­so­nas que han he­cho po­lí­ti­ca y se­gui­rán ha­cién­do­lo, aunque es pro­ba­ble que se pre­sen­ten como aje­nos a ella.

“Que no en­ga­ñen a la so­cie­dad, la ma­yo­ría son per­so­nas que for­ma­ban par­te de par­ti­dos po­lí­ti­cos y que te­nían an­he­los que cuan­do no los vie­ron cum­pli­dos en sus par­ti­dos, to­ma­ron la más­ca­ra de in­de­pen­dien­tes”.

Fo­tos: es­pe­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.