El ca­mino es el Man­do Úni­co

Pa­ra el co­mi­sio­na­do de Se­gu­ri­dad de Mo­re­los el com­ba­te a la de­lin­cuen­cia no es un te­ma de po­li­cías, sino de trans­for­ma­ción de pa­ra­dig­mas ins­ti­tu­cio­na­les

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Pa­ra el co­mi­sio­na­do de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Mo­re­los, Je­sús Al­ber­to Ca­pe­lla Iba­rra, an­te la emer­gen­cia que cons­ti­tu­ye re­ver­tir el problema de in­se­gu­ri­dad en Mo­re­los, el es­que­ma de Man­do Úni­co po­li­cial “es el ca­mino”.

En en­tre­vis­ta, el tam­bién ex di­rec­tor de la po­li­cía mu­ni­ci­pal de Ti­jua­na, Ba­ja Ca­li­for­nia, di­ce es­tar con­ven­ci­do de que ésa es la me­jor es­tra­te­gia pa­ra la en­ti­dad, pe­ro ad­vier­te: “No es la pa­na­cea”.

“¿Cuán­to tiem­po de­be per­ma­ne­cer es­te es­que­ma de Man­do Úni­co po­li­cial?”, se le cues­tio­na, a lo que res­pon­de: “Has­ta que se lo­gre con­so­li­dar a las ins­ti­tu­cio­nes po­li­cia­cas y ge­ne­rar es­que­mas de con­fia­bi­li­dad de quie­nes ven­gan a go­ber­nar los mu­ni­ci­pios”.

Ex­po­ne que al­gu­nos presidente­s mu­ni­ci­pa­les, de bue­na fe y otros no tan­to, han que­ri­do man­te­ner el man­do po­li­cia­co, pe­se a las gra­ves consecuenc­ias de in­se­gu­ri­dad que pa­ra ellos mis­mos les aca­rrea el he­cho de ser los que con­tro­len el cuer­po de se­gu­ri­dad en sus te­rri­to­rios. Son al­ta­men­te vul­ne­ra­bles an­te la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, des­ta­ca.

Cuen­ta el ca­so del pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Tla­ya­ca­pan, Dio­ni­sio de la Rosa, quien de muy bue­na fe nom­bró como je­fe de la po­li­cía mu­ni­ci­pal a Abel Ló­pez, un jo­ven de 26 años de edad, inex­per­to en el te­ma.

Di­ce que cuan­do el al­cal­de se lo pre­sen­tó, tu­vo el si­guien­te diá­lo­go: ¿Có­mo se lla­ma us­ted? Yo soy el sen­sei Abel. ¿Tie­ne car­ti­lla li­be­ra­da? No sé. Creo que sí. ¿Ya hi­zo los exá­me­nes de con­trol de con­fian­za? No. ¿Qué ex­pe­rien­cia tie­ne en se­gu­ri­dad pú­bli­ca? Nin­gu­na. ¿Ya pa­só a la aca­de­mia? No. ¿En­ton­ces qué sa­be de se­gu­ri­dad pú­bli­ca? Soy ex­per­to en ar­tes mar­cia­les.

Lue­go, ex­po­ne el ca­so del mu­ni­ci­pio de Ama­cu­zac, don­de el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, Jor­ge Mi­ran­da, es pri­mo del lí­der del car­tel de los Ro­jos, San­tia­go Ma­za­rí, me­jor co­no­ci­do como el Ca­rre­te.

Tam­bién co­men­ta el ca­so del mu­ni­ci­pio de Cuautla, don­de an­tes de que se im­ple­men­ta­ra el Man­do Úni­co te­nía una de las po­li­cías más co­rrup­tas y pu­so de mues­tra un bo­tón. El al­cal­de es­ta­ba dis­pues­to a apo­yar el es­que­ma de Man­do Úni­co, siem­pre y cuan­do le de­ja­ra a su man­do la po­li­cía mu­ni­ci­pal. El problema era que en ese lu­gar la corrupción de esa cor­po­ra­ción re­pre­sen­ta­ba 400,000 pe­sos todos los días.

El je­fe po­li­cia­co re­fie­re que el enor­me problema es que ca­da al­cal­de en­tien­de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca como la quie­re en­ten­der.

Asi­mis­mo, ex­po­ne que tam­bién hay otros presidente­s mu­ni­ci­pa­les que es­tán coop­ta­dos to­tal­men­te por el cri­men or­ga­ni­za­do.

An­te las crí­ti­cas de al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas en se­gu­ri­dad que se­ña­lan que en cier­tas par­tes del mundo, las po­li­cías na­cio­na­les es­tán tran­si­tan­do a es­que­mas de po­li­cías re­gio­na­les, plan­tea que ha­bría que pre­gun­tar si en esos lu­ga­res tam­bién es­tá el Cár­tel de Si­na­loa, los Tem­pla­rios, o los Ze­tas, o si son ve­ci­nos de Es­ta­dos Uni­dos, con­di­ción que ha ge­ne­ra­do un gra­ve problema de nar­co­trá­fi­co.

Ca­pe­lla Iba­rra des­ta­ca que com­par­te la vi­sión del go­ber­na­dor Gra­co Ra­mí­rez res­pec­to de los 14 de­cre­tos me­dian­te los cua­les el go­bierno del es­ta­do de Mo­re­los asu­me el con­trol de igual nú­me­ro de po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, su­ma­dos a los seis que ya exis­tían, se­gún el cual es me­jor que cri­ti­quen al go­bierno por ha­cer eso que por ser omi­sos an­te el problema de in­se­gu­ri­dad en la en­ti­dad. Ase­gu­ra que es­tán fun­da­men­ta­dos con for­ma a de­re­cho.

Sin em­bar­go, el co­mi­sio­na­do de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Mo­re­los ad­mi­te que el es­que­ma del Man­do Úni­co “es en­de­ble le­gal­men­te, por­que tie­ne mu­chas aris­tas; es su­je­to a mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes y no te­ne­mos el sus­ten­to ju­rí­di­co que qui­sié­ra­mos”.

Por ello, in­di­ca que es ne­ce­sa­rio el apo­yo del Con­gre­so de la Unión pa­ra so­li­di­fi­car el an­da­mia­je le­gal que lo sus­ten­ta y suel­ta: “Es­to no es un te­ma de po­li­cías, es un te­ma de trans­for­ma­ción de pa­ra­dig­mas ins­ti­tu­cio­na­les y se tie­ne que ha­cer con el apo­yo y la trans­for­ma­ción y las mo­di­fi­ca­cio­nes le­ga­les que sean ne­ce­sa­rias pa­ra cam­biar la reali­dad”.

Je­sús Al­ber­to Ca­pe­lla

• Na­ció el 10 de ju­nio de

1971 en Ti­jua­na, Ba­ja

Ca­li­for­nia.

• Es li­cen­cia­do en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ba­ja Ca­li­for­nia.

Se ha desem­pe­ña­do como:

• Se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal en el ayun­ta­mien­to de Ti­jua­na • Fis­cal ciu­da­dano en el Con­se­jo de Trans­pa­ren­cia y Com­ba­te a la Corrupción • Pre­si­den­te del Con­se­jo Ciu­da­dano de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca en Ba­ja Ca­li­for­nia.

Fo­to: ara­ce­li ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.