Con­tri­bui­rán a for­ta­le­cer al PRD

La Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral pe­rre­dis­ta ase­gu­ra que las coa­li­cio­nes con el PAN pro­vo­ca­rán una re­com­po­si­ción del es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal

El Economista (México) - Los Políticos - - 100 Días Jefes Delegacion­ales - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Las alian­zas elec­to­ra­les de ca­ra a los pro­ce­sos pa­ra re­no­var las gu­ber­na­tu­ras que es­ta­rán en jue­go en ju­nio pró­xi­mo son cues­tio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra los par­ti­dos y co­yun­tu­ra­les, por lo que el PRD, con alian­zas y sin ellas, de­be con­ti­nuar con el pro­ce­so pa­ra for­ta­le­cer­se como ins­ti­tu­ción, ase­ve­ró Bea­triz Mo­ji­ca Mor­ga.

En en­tre­vis­ta, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PRD di­jo que las coa­li­cio­nes elec­to­ra­les des­de lue­go que ayu­da­rán al pe­rre­dis­mo a con­se­guir ese fin en al­gu­nas en­ti­da­des, pe­ro lo que de­be que­dar muy cla­ro es que esa or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca de­be for­ta­le­cer­se como op­ción po­lí­ti­ca, pues su prin­ci­pal alianza de­be ser con la so­cie­dad me­xi­ca­na.

Asi­mis­mo, plan­teó que es­te año las alian­zas que lo­gren con­cre­tar­se en­tre el PAN y el PRD trae­rán como re­sul­ta­do una re­com­po­si­ción del es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal, en la que ese par­ti­do de iz­quier­da su­ma­rá te­rri­to­rios go­ber­na­dos que aho­ra es­tán en ma­nos del PRI.

En fran­ca re­fe­ren­cia a Mo­re­na, que ha de­ci­di­do no ir en alianza con el PRD a pe­sar de ser una or­ga­ni­za­ción de iz­quier­da, di­jo que la po­si­ción que de­ba asu­mir ca­da par­ti­do en Mé­xi­co se­rá una de­ci­sión que to­ma­rá la ciu­da­da­nía en las ur­nas, y de ca­ra a ese ejer­ci­cio, los pe­rre­dis­tas han op­ta­do por cons­truir alian­zas que ge­ne­ren go­bier­nos de coa­li­ción que ex­pon­gan po­lí­ti­cas pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de la gen­te y no so­la­men­te ser la opo­si­ción del no.

¿Có­mo se en­cuen­tra el par­ti­do de ca­ra a las ne­go­cia­cio­nes que es­tán en mar­cha pa­ra en­ta­blar alian­zas elec­to­ra­les con el PAN y otras fuer­zas po­lí­ti­cas?

El par­ti­do es­tá pro­ce­san­do las alian­zas, des­de lue­go, estamos en se­sión per­ma­nen­te. Has­ta es­te mo­men­to se han apro­ba­do cua­tro es­ta­dos en don­de ya he­mos apro­ba­do ir en alianza con el PAN y con otros par­ti­dos.

¿Por qué es im­por­tan­te que se si­gan ha­cien­do es­fuer­zos pa­ra con­cre­tar alian­zas en los es­ta­dos en don­de to­da­vía no se lle­ga a una de­fi­ni­ción, des­de el pun­to de vis­ta de lo que eso pue­de re­di­tuar­le a los ciu­da­da­nos?

El país es­tá su­frien­do un em­ba­te de re­gre­sión au­to­ri­ta­ria y es im­por­tan­te em­pu­jar que es­te país pue­da te­ner tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca en todos los es­ta­dos. Hay va­rias en­ti­da­des que nun­ca han te­ni­do otro go­bierno más que el del PRI. Que­re­mos lo­grar go­bier­nos que pon­gan mu­cha aten­ción a la trans­pa­ren­cia, a la ren­di­ción de cuen­tas, al res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos y en ese sen­ti­do hay que es­tar im­pul­san­do es­te con­jun­to de alian­zas en va­rios es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca.

Hay una se­rie de crí­ti­cas a las in­ten­cio­nes de unir­se elec­to­ral­men­te el PAN con el PRD…

No­so­tros lo que ve­mos es que atrás de to­do es­to, es­te des­plie­gue en con­tra de las alian­zas es por par­te del PRI y del Par­ti­do Ver­de. Es una es­tra­te­gia de man­te­ner­se a to­da cos­ta en el po­der y de con­fir­mar es­ta re­gre­sión au­to­ri­ta­ria que se es­tá vien­do en es­ta­dos como Ve­ra­cruz, Ta­mau­li­pas e Hi­dal­go, que tie­nen pro­ble­mas muy gra­ves.

Es muy im­por­tan­te es­cu­char a la gen­te y lo que es­tá di­cien­do la gen­te en esos lu­ga­res. En el PRD, estamos to­man­do de­ci­sio­nes cla­ras y muy fir­mes res­pec­to de cons­truir­le es­pe­ran­za a la ciu­da­da­nía en es­tos es­ta­dos.

¿Có­mo jue­ga el ele­men­to 2018?

Pues es pro­ba­ble que tam­bién es­té eso, por­que las alian­zas tam­bién im­pli­can com­po­si­cio­nes a cier­tos es­ta­dos y por eso es­tá es­te em­ba­te du­rí­si­mo en con­tra de las alian­zas elec­to­ra­les, como en Ve­ra­cruz por ejem­plo, por to­do lo que re­pre­sen­ta elec­to­ral­men­te.

No­so­tros estamos im­pul­san­do alian­zas en lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos; fir­ma­re­mos com­pro­mi­sos pú- bli­cos en torno a programas de bie­nes­tar pa­ra la gen­te, a cues­tio­nes eco­nó­mi­cas, for­ta­le­cer eco­nó­mi­ca­men­te a es­tos es­ta­dos, ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia, la ren­di­ción de cuen­tas, el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos. Esos son los gran­des te­mas pa­ra ge­ne­rar po­lí­ti­cas de em­pleo.

Estamos tra­ba­jan­do pa­ra pre­sen­tar en los pró­xi­mos días ya los com­pro­mi­sos es­pe­cí­fi­cos a los que nos he­mos com­pro­me­ti­do. És­tas se­rán alian­zas que pon­gan por de­lan­te el in­te­rés ciu­da­dano, res­pon­sa­bi­li­da­des cla­ras de los go­bier­nos y com­pro­mi­sos es­pe­cí­fi­cos.

¿Có­mo es­tán to­man­do en cuen­ta la ex­pe­rien­cia de ha­ce cin­co años?, me re­fie­ro a Oa­xa­ca, Si­na­loa y Pue­bla

En es­tá oca­sión son alian­zas pro­gra­má­ti­cas, con com­pro­mi­sos muy cla­ros. No hay que ol­vi­dar que to­da­vía no hay candidatos, se es­tán co­rrien­do los pro­ce­sos; estamos en la cons­truc­ción de las alian­zas y en cuan­to es­tén los candidatos és­tos ten­drán que fir­mar com­pro­mi­sos muy cla­ros con la ciu­da­da­nía pa­ra que la gen­te ten­ga cer­te­za de lo que se va a ha­cer en un go­bierno ema­na­do de una alianza don­de lo más im­por­tan­te es la par­te pro­gra­má­ti­ca, los go­bier­nos de coa­li­ción y, des­de lue­go, res­pon­der­le a la gen­te en las ne­ce­si­da­des que exis­ten en ca­da en­ti­dad. Es al­go que se es­tá con­sen­suan­do de ma­ne­ra muy cla­ra y se­rá de fren­te a la so­cie­dad.

Hay quie­nes di­cen que las alian­zas de­bi­li­ta­ron a al­gu­nos par­ti­dos, por ejem­plo, en Pue­bla, don­de pa­re­ce­ría que las alian­zas ha­brían ge­ne­ra­do ele­men­tos que re­per­cu­tie­ron en una de­bi­li­dad del PRD…

Lo cier­to es que han pa­sa­do mu­chos años des­de la úl­ti­ma vez que hu­bo alian­zas con el PAN; estamos ha­blan­do de como ha­ce seis años. La ex­pe­rien­cia in­me­dia­ta, las alian­zas en el 2010, re­com­pu­sie­ron el es­ce­na­rio elec­to­ral; eso im­pli­có que en el pla­zo del 2010 al 2012, el PRD re­cu­pe­ró te­rri­to­rios im­por­tan­tes y ga­nó al­gu­nos que nun­ca ha­bía ga­na­do en la elec­ción pre­si­den­cial.

En­ton­ces, las alian­zas de­ben ser ana­li­za­das en torno no so­la­men­te a los re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, sino cues­tio­nes a co­yun­tu­ra­les. El cum­pli­mien­to o no de los com­pro­mi­sos no tie­ne que ver con las alian­zas en es­pe­cí­fi­co, sino con el se­gui­mien­to par­ti­dis­ta, y es­tos com­pro­mi­sos tie­nen que que­dar muy cla­ros an­te la ciu­da­da­nía que en es­ta oca­sión lo vamos a cla­ri­fi­car y lo vamos a ex­po­ner pú­bli­ca­men­te pa­ra que exis­tan com­pro­mi­sos por par­te de quie­nes en­ca­be­cen es­tas alian­zas muy con­cre­tas y fuer­tes con la po­bla­ción.

Me pa­re­ce que sí, las alian­zas trae­rían una re­com­po­si­ción en el es­ce­na­rio, da­do que se­ría una re­cu­pe­ra­ción de te­rri­to­rios que hoy es­tán en ma­nos del PRI y que en esos te­rri­to­rios, es­ta­dos como Ve­ra­cruz, Ta­mau­li­pas, Quin­ta­na Roo, que

Lo más im­por­tan­te es la par­te pro­gra­má­ti­ca, los go­bier­nos de coa­li­ción”.

Fo­to: cuar­tos­cu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.