Ro­ber­to Gil

Re­for­za­re­mos el Es­ta­do de De­re­cho

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por: Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

La re­for­ma en ma­te­ria de Man­do Úni­co Po­li­cial, la le­ga1­li­za­ción de la ma­ri­gua­na con fi­nes mé­di­cos, la crea­ción de las Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les, la ley de des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas y tor­tu­ra, así como las le­yes se­cun­da­rias de la re­for­ma an­ti­co­rrup­ción se­rán las prio­ri­da­des de la agen­da le­gis­la­ti­va del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca en el pró­xi­mo pe­rio­do or­di­na­rio de se­sio­nes, que ini­cia­rá es­te 1 de fe­bre­ro, ase­gu­ró Ro­ber­to Gil Zuarth.

En en­tre­vis­ta, el pre­si­den­te de la Me­sa Di­rec­ti­va in­di­có que si bien és­te es un año elec­to­ral, es­pe­ra que to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas re­co­noz­can que la con­tien­da elec­to­ral no pue­de tras­la­dar­se a la are­na le­gis­la­ti­va, por lo que con­fía en que to­das las ban­ca­das es­tén en la dis­po­si­ción de aten­der el re­za­go le­gis­la­ti­vo y de ata­jar los pen­dien­tes en es­te pe­rio­do que ini­cia el pró­xi­mo lu­nes y con­clu­ye el 30 de abril.

¿Cuá­les son los te­mas prio­ri­ta­rios pa­ra el Se­na­do en el pró­xi­mo pe­rio­do or­di­na­rio de se­sio­nes que ini­cia el 1 de fe­bre­ro?

Te­ne­mos una agen­da con te­mas muy im­por­tan­tes. En pri­mer lu­gar, des­ta­ca­ría la agen­da que he­mos acor­da­do con la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra ter­mi­nar con el re­za­go le­gis­la­ti­vo. Te­ne­mos te­mas que es­tán a pun­to de cul­mi­nar el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo y que po­dre­mos re­sol­ver en es­te pe­rio­do. En es­ta ca­te­go­ría en­tra­ría, por ejem­plo, la ley de dis­ci­pli­na fi­nan­cie­ra, que es fun­da­men­tal pa­ra re­gu­lar las fi­nan­zas pú­bli­cas en nues­tro país. Otra prio­ri­dad se la he­mos da­do a te­mas de co­yun­tu­ra más apre­mian­tes. Tal es el ca­so con el de­ba­te so­bre las al­ter­na­ti­vas de re­gu­la­ción de la ma­ri­gua­na, pa­ra lo cual con­for­ma­mos un Con­se­jo Téc­ni­co Ase­sor que en­cau­ce y es­truc­tu­re la ma­ne­ra de alle­gar­nos de ele­men­tos pa­ra pro­cu­rar una me­jor le­gis­la­ción.

He­mos coor­di­na­do fo­ros en los que se han con­vo­ca­do ex­per­tos con to­das las pos­tu­ras y que son ex­per­tos en ca­da uno de los te­mas que se tra­ta­rán. La sen­ten­cia de la Cor­te ha im­pri­mi­do de ur­gen­cia es­te de­ba­te que se es­truc­tu­ra­rá en torno a las ini­cia­ti­vas que es­tán vi­gen­tes en el Po­der Le­gis­la­ti­vo en la ma­te­ria. Cree­mos que la for­ma de re­gu­lar es­te te­ma no pue­de ser me­dian­te la vía ju­di­cial. El Le­gis­la­ti­vo tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de ga­ran­ti­zar la ma­yor se­rie­dad y la me­jor le­gis­la­ción po­si­ble en es­te te­ma tan re­le­van­te a ni­vel mun­dial.

Fi­nal­men­te, es­tán las prio­ri­da­des es­truc­tu­ra­les pa­ra la con­fi­gu­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal de nues­tro país. Aquí yo des­ta­ca­ría la ini­cia­ti­va so­bre la se­gu­ri­dad pú­bli­ca que se de­to­na con la ini­cia­ti­va pre­si­den­cial de Man­do Úni­co po­li­cial y que la reali­dad de nues­tro país nos exi­ge que ha­ga­mos de ma­ne­ra ace­le­ra­da y muy edu­ca­da.

Es­ta ini­cia­ti­va es muy im­por­tan­te. Es­toy con­ven­ci­do de que las gran­des re­for­mas que te­ne­mos pen­dien­tes son las re­la­ti­vas al Es­ta­do de De­re­cho. Con­fío en que esa trans­for­ma­ción tie­ne el po­der de cam­biar todos los en­tor­nos pro­duc­ti­vos y de con­vi­ven­cia pa­ra nues­tra na­ción. El pre­si­den­te del Se­na­do ex­pli­ca cuuá­les se­rán los prin­ci­pa­les te­mas de la agen­da le­giis­la­ti­va pa­ra el

pró­xi­mo pe­rio­do or­di­na­rio de se­sio­nes

Y lo te­ne­mos que ha­cer muy bien. Par­tir de un diag­nós­ti­co cer­te­ro, de­fi­nir cla­ra­men­te sus ob­je­ti­vos. Do­tar­la de la fle­xi­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra un te­ma que, como ve­mos dia­ria­men­te, ne­ce­si­ta ins­tru­men­tos di­ná­mi­cos y fle­xi­bles por­que la reali­dad delincuenc­ial de Mé­xi­co es la su­ma de mu­chí­si­mas reali­da­des que no se so­lu­cio­nan con una so­la re­ce­ta.

En es­ta ini­cia­ti­va, el Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal ha es­ta­ble­ci­do que es in­di­so­lu­ble de la con­cre­ción de las le­yes en ma­te­ria de corrupción. No sir­ve de na­da re­for­mar los cuer­pos po­li­cia­les si no ga­ran­ti­za­mos que po­de­mos de­pu­rar las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do de opor­tu­ni­da­des de corrupción. En es­tos años he­mos apren­di­do a que la prin­ci­pal de­bi­li­dad del Es­ta­do pa­ra enfrentar a la de­lin­cuen­cia es que las ins­ti­tu­cio­nes han si­do co­rroí­das por los de­lin­cuen­tes. Así que esas ini­cia­ti­vas, pre­veo, de­be­rán dis­cu­tir­se de ma­ne­ra coor­di­na­da.

¿Hay al­gún asun­to del que sea im­pos­ter­ga­ble su apro­ba­ción? ¿Ve al­gún te­ma que pu­die­ra ge­ne­rar un de­ba­te rís­pi­do e in­clu­so re­sis­ten­cias en su apro­ba­ción?

Uno de los te­mas que muy pro­ba­ble­men­te apro­ba­re­mos pron­to se­rá la ley de eje­cu­ción pe­nal. El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de es­ta ley es tran­si­tar ha­cia un mo­de­lo que en­tien­da que la cár­cel de­be ser el úl­ti­mo re­cur­so del Es­ta­do pa­ra cas­ti­gar con­duc­tas. Qui­sié­ra­mos lo­grar in­cen­ti­vos pa­ra dis­mi­nuir las con­duc­tas de­lic­ti­vas y me­ca­nis­mos pa­ra re­pa­rar el da­ño. La cár­cel di­fí­cil­men­te fun­cio­na pa­ra cual­quie­ra de las dos.

Y creo que dos te­mas que se­rán de­ba­tes ex­ten­sos, pro­fun­dos y pro­ba­ble­men­te di­fí­ci­les en la me­di­da en que con­lle­van la dis­cu­sión de prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos son las que men­cio­na­ba an­te­rior­men­te: se­gu­ri­dad pú­bli­ca y al­ter­na­ti­vas de re­gu­la­ción de la ma­ri­gua­na. En és­te úl­ti­mo, creo que pro­ba­ble­men­te la dis­cu­sión me­nos ál­gi­da se da­rá en torno a la ma­ri­gua­na me­di­ci­nal, pe­ro ya ve­re­mos có­mo se desa­rro­lla el de­ba­te.

En los te­mas de le­yes se­cun­da­rias del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción y le­yes se­cun­da­rias en ma­te­ria de trans­pa­ren­cia, ¿con­si­de­ra que se­rán apro­ba­das en es­te pe­rio­do? ¿Por qué es im­por­tan­te que sean apro­ba­das en es­tos me­ses?

Como Con­gre­so, es una deu­da pen­dien­te con res­pec­to del des­do­bla­mien­to de la re­for­ma an­ti­co­rrup­ción. Es­ta ley, en su mo­men­to, fue pun­ta de lan­za en la di­ná­mi­ca de par­la­men­to abier­to. Y creo que el si­guien­te pa­so ten­drá que man­te­ner es­ta di­ná­mi­ca.

Como men­cio­na­ba, en el gru­po par­la­men­ta­rio de Ac­ción Na­cio­nal estamos con­ven­ci­dos de que es uno de los te­mas prio­ri­ta­rios y que no po­de­mos es­cin­dir­lo de la dis­cu­sión de Man­do Úni­co po­li­cial, de tal for­ma que yo es­pe­ra­ría que el go­bierno fe­de­ral sea sen­si­ble a es­ta com­ple­men­ta­rie­dad y po­da­mos avan­zar en am­bos te­mas. Así nos lo es­tá exi­gien­do la so­cie­dad.

La exi­gen­cia de jus­ti­cia en nues­tro país no pue­de ser des­aten­di­da, por una res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca, pe­ro tam­bién por una res­pon­sa­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Es en esos va­cíos de au­to­ri­dad, de fal­ta de ca­pa­ci­dad del Es­ta­do, en don­de se ges­ta el des­con­ten­to con las au­to­ri­da­des de­mo­crá­ti­cas y la re­cu­rren­cia a su­pues­tas so­lu­cio­nes má­gi­cas, al au­to­ri­ta­ris­mo, a la sus­pi­ca­cia que des­co­no­ce la plu­ra­li­dad y la li­ber­tad so­bre las que se sus­ten­ta cual­quier de­mo­cra­cia.

En cuan­to a las le­yes se­cun­da­rias en ma­te­ria de tor­tu­ra y des­apa­ri­ción for­za­da, ¿hay las con­di­cio­nes pa­ra que sea apro­ba­da a la bre­ve­dad? ¿Qué ele­men­tos de­be­rán con­tem­plar pa­ra que sean las le­yes que se re­quie­ren en la ma­te­ria? y ¿cuál es la im­por­tan­cia de es­tas le­yes par­tien­do del es­ce­na­rio de in­se­gu­ri­dad por el que atra­vie­sa el país?

Des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas y tor­tu­ra son dos ini­cia­ti­vas o dos gran­des te­mas que se han ve­ni­do dis­cu­tien­do en el Con­gre­so des­de ha­ce va­rios años. En es­tos te­mas he­mos te­ni­do el apo­yo de fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos. Es­te apo­yo es in­va­lua­ble. Por­que ellos son quie­nes pue­den de­cir­nos los re­tos que tie­ne el Es­ta­do, en todos los ór­de­nes y po­de­res pa­ra aten­der es­ta cri­sis. A prin­ci­pios de es­te año le­gis­la­ti­vo fue pro­ba­ble­men­te la pri­me­ra reunión pú­bli­ca que tu­vi­mos. En ella nos com­pro­me­ti­mos a apo­yar­nos en su acom­pa­ña­mien­to y con­fío en que es­te pro­ce­so cul­mi­na­rá en es­te pe­rio­do. Estamos en la mi­ra de una so­cie­dad agra­via­da le­gí­ti­ma­men­te por es­te de­li­to. Es mo­men­to de que, como Es­ta­do me­xi­cano, sol­ven­te­mos es­ta deu­da.

So­bre la crea­ción de Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les, ¿qué tan­tos avan­ces hay? ¿Hay con­di­cio­nes pa­ra su pron­ta apro­ba­ción en el Se­na­do?

Las Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les co­rres­pon­den a un mo­de­lo que se ha apli­ca­do en va­rios paí­ses del mundo. El ob­je­ti­vo es de­to­nar la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de cier­tas re­gio­nes que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas tie­nen la po­si­bi­li­dad y la ne­ce­si­dad de co­mu­ni­da­des es­pe­cí­fi­cas. En ellas, el Es­ta­do in­ter­vie- ne con ta­sas aran­ce­la­rias di­fe­ren­cia­das o subsidios es­pe­cia­li­za­dos. La idea es ge­ne­rar al­ter­na­ti­vas re­gio­na­les que me­jo­ren la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va. Es un em­pu­jón que el Es­ta­do da pa­ra con­tra­rres­tar las di­fe­ren­cias na­tu­ra­les que han per­mi­ti­do el desa­rro­llo de te­rri­bles inequi­da­des en­tre al­gu­nas po­bla­cio­nes de nues­tra fe­de­ra­ción. Es una ini­cia­ti­va que es­tá avan­zan­do en su dis­cu­sión. Yo qui­sie­ra ga­ran­ti­zar que avan­za­re­mos so­bre lo apren­di­do en el plano in­ter­na­cio­nal.

Res­pec­to de la im­ple­men­ta­ción del nue­vo sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal, el Se­na­do tie­ne pen­dien­te la ley de eje­cu­ción pe­nal: ¿cuál es la im­por­tan­cia de es­ta ley so­bre to­do aho­ra que fal­tan cin­co me­ses pa­ra que es­té en fun­cio­na­mien­to en to­do el país?

La ley de eje­cu­ción pe­nal, en con­jun­to con el Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les que apro­ba­mos pre­via­men­te, son dos ins­tru­men­tos que im­pli­can un cam­bio de pa­ra­dig­ma del Es­ta­do me­xi­cano en uno de sus ejes to­ra­les. Có­mo con­ce­bi­mos la con­vi­ven­cia en la so­cie­dad, có­mo pre­ve­nir el con­flic­to, có­mo re­sar­cir sus da­ños. Me en­tu­sias­ma pen­sar­la como la re­for­ma más po­de­ro­sa pa­ra mo­di­fi­car los in­cen­ti­vos que es­ta­ble­ce­mos pa­ra los me­xi­ca­nos y pa­ra quie­nes, des­de otras la­ti­tu­des, han de­ci­di­do in­ver­tir en Mé­xi­co.

Es­ta ley tie­ne un gra­do de avan­ce muy im­por­tan­te en el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo y yo per­ci­bo mu­cha dis­po­si­ción de los in­ter­lo­cu­to­res no só­lo pa­ra lle­var­la a buen tér­mino, sino tam­bién pa­ra ha­cer una bue­na ley. Cui­da­do­sa y am­bi­cio­sa, a la vez. Una bue­na ley pa­ra una me­jor con­vi­ven­cia.

¿Có­mo ve el es­ce­na­rio en­tre las di­ver­sas fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra que és­te sea un pe­rio­do pro­duc­ti­vo?

Veo bue­na dis­po­si­ción no só­lo de par­te de las fuer­zas po­lí­ti­cas sino tam­bién he­mos tra­ba­ja­do en con­jun­to con la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra aten­der el re­za­go le­gis­la­ti­vo y ata­jar los pen­dien­tes. Estamos tam­bién tra­tan­do de po­ner en la me­sa una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te de ver la pro­duc­ti­vi­dad del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca.

No só­lo se tie­ne que ver en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos, cuán­tas ini­cia­ti­vas se pre­sen­tan y cuán­tas que­dan apro­ba­das, sino en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos: cuá­les son los pro­ble­mas de Mé­xi­co que re­quie­ren una so­lu­ción le­gis­la­ti­va, o si estamos o no pro­du­cien­do esas de­ci­sio­nes le­gis­la­ti­vas.

És­te es un año en don­de se de­fi­ni­rán mu­chos es­ce­na­rios re­le­van­tes en el plano elec­to­ral. Yo es­pe­ra­ría que to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas re­co­noz­ca­mos que la con­tien­da elec­to­ral no pue­de tras­la­dar­se a la are­na le­gis­la­ti­va.

Mien­tras que las elec­cio­nes re­quie­ren de li­de­raz­go pa­ra su me­jor desem­pe­ño, el par­la­men­to re­quie­re de la con­tra­po­si­ción so­li­da­ria de pos­tu­ras, de la con­vic­ción de que el acuer­do es el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de la po­lí­ti­ca. El acuer­do que re­suel­ve las di­fe­ren­cias y des­pre­su­ri­za el con­flic­to. Yo es­toy com­pro­me­ti­do con que el Se­na­do sea un es­pa­cio en don­de se ha­ce po­lí­ti­ca de co­la­bo­ra­ción, am­bi­cio­sa, de ob­je­ti­vos tras­cen­den­tes y de­ba­tes fun­da­men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.