Era del PRI por­que lo ne­ce­si­ta­ba

El ex­dipu­tado lo­cal bus­ca ser can­di­da­to a go­ber­na­dor

El Economista (México) - Los Políticos - - AGUASCALIE­NTES - Por Die­go Ba­di­llo fo­to: cor­te­sía

En el mu­ro de una pá­gi­na de Fa­ce­book hay una fo­to­gra­fía don­de se ve a un hom­bre sen­ta­do, vien­do al ho­ri­zon­te so­bre las nu­bes y aba­jo un le­tre­ro que di­ce: “No se tra­ta de dón­de es­tés, sino dón­de quie­res lle­gar”, so­bre un fon­do mo­ra­do. Es el si­tio de Francisco Ga­briel Are­llano Es­pi­no­sa, quien ha­ce unos me­ses re­nun­ció a su mi­li­tan­cia priis­ta de va­rios años y aho­ra bus­ca ser can­di­da­to in­de­pen­dien­te a la gu­ber­na­tu­ra de Aguas­ca­lien­tes.

El pa­sa­do 22 de enero se re­gis­tró como as­pi­ran­te a can­di­da­to in­de­pen­dien­te. De acuer­do con la ley es­ta­tal elec­to­ral, de­be re­unir 17,181 fir­mas de apo­yo que co­rres­pon­den a 2% de los ciu­da­da­nos ins­cri­tos en la lis­ta no­mi­nal.

Are­llano Es­pi­no­sa lo­gró que le per­mi­tie­ran bus­car la can­di­da­tu­ra, lue­go de con­se­guir la pro­tec­ción de la jus­ti­cia fe­de­ral, pues pro­mo­vió seis re­cur­sos ju­di­cia­les, en­tre ellos un jui­cio de pro­tec­ción de de­re­chos po­lí­ti­cos de los ciu­da­da­nos an­te el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción (TEPJF) en con­tra de dis­po­si­cio­nes con­tem­pla­das en la re­cien­te re­for­ma a la ley es­ta­tal elec­to­ral me­dian­te la cual se pu­sie­ron va­rios obs­tácu­los a las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes.

Los mi­nis­tros con­si­de­ra­ron que las re­for­mas no se ajus­ta­ban a los pa­rá­me­tros de ra­zo­na­bi­li­dad y pro­por­cio­na­li­dad. La ley exi­gía que quien qui­sie­ra ser can­di­da­to in­de­pen­dien­te de­be­ría te­ner al me­nos seis años sin mi­li­tar en al­gún par­ti­do y no ha­ber par­ti­ci­pa­do en al me­nos dos pro­ce­sos de se­lec­ción in­ter­na de candidatos.

MáS DE 20 AñOS DE MI­LI­TAN­CIA EN EL PRI

Ga­briel Are­llano tie­ne una im­por­tan­te tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca en la en­ti­dad. Per­ma­ne­ció como mi­li­tan­te del PRI du­ran­te 25 años. Re­nun­ció al in­con­for­mar­se con la for­ma en que el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal rea­li­za­ba el pro­ce­so pa­ra la se­lec­ción de su can­di­da­to a la gu­ber­na­tu­ra don­de, des­de su pers­pec­ti­va, es­ta­ban los da­dos car­ga­dos pa­ra fa­vo­re­cer a la ex­pro­cu­ra­do­ra del Con­su­mi­dor, Lo­re­na Mar­tí­nez.

Al pre­gun­tar­le por qué no pu­do ser can­di­da­to del PRI, afir­mó que le “ro­ga­ron” ser pre­sien­te mu­ni­ci­pal nue­va­men­te pa­ra de­jar­le el pa­so li­bre a la ex­pro­cu­ra­do­ra del con­su­mi­dor, lo cual no acep­tó. “Me pa­ga­ban has­ta la cam­pa­ña”.

Ex­pu­so que la aho­ra can­di­da­ta del PRI al go­bierno del es­ta­do for­ma par­te del gru­po del se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, Miguel Ángel Oso­rio Chong, a quien le in­tere­sa te­ner un go­ber­na­dor afín en Aguas­ca­lien­tes, de ca­ra a la cons­truc­ción de una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial pa­ra el 2018, aunque ello im­pli­que una im­po­si­ción de la can­di­da­ta.

Di­jo que el problema no só­lo es su ex­par­ti­do, sino el sis­te­ma de par­ti­dos, por­que mien­tras sus di­ri­gen­tes ten­gan com­pro­mi­sos en­tre ellos mis­mos que le­sio­nen a los ciu­da­da­nos no pue­den te­ner go­bier­nos efi­cien­tes. “Si no cam­bian los par­ti­dos, se van a mo­rir”.

El ex­priis­ta men­cio­nó que si bien se que­dó sin la es­truc­tu­ra del par­ti­do, tie­ne una pro­pia in­te­gra­da por de más de 1,000 per­so­nas que le dan po­si­bi­li­da­des reales de triun­fo me­dian­te el des­plie­gue de una es­tra­te­gia que le per­mi­ta con­ci­tar el vo­to de la gen­te que ha de­ja­do de acu­dir a las ur­nas en las úl­ti­mas elec­cio­nes por­que ya no quie­re re­pre­sen­tan­tes po­pu­la­res que pro­ven­gan de los par­ti­dos.

Se­ña­ló que aho­ra él no cree en los par­ti­dos y que si lo hi­zo an­tes fue por­que era la úni­ca for­ma de par­ti­ci­par en una con­tien­da a pues­tos de elec­ción po­pu­lar. Pe­ro aho­ra la ley da la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par como ciu­da­dano.

“No se tra­ta de de­cir­les por­que no es­toy ya en un par­ti­do. En el te­ma de los par­ti­dos, yo no creo hoy en ellos. Yo par­ti­ci­pé y fui pre­si­den­te mu­ni­ci­pal ne­ce­sa­ria­men­te con ba­se en un par­ti­do po­lí­ti­co, por­que no ha­bía for­ma de par­ti- ci­par, era la úni­ca ma­ne­ra. Aho­ra pue­des par­ti­ci­par como ciu­da­dano”.

Are­llano Es­pi­no­sa fue pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Aguas­ca­lien­tes del 2009 al 2010, cuan­do so­li­ci­tó li­cen­cia al car­go pa­ra in­te­grar­se a le­gis­la­tu­ra lo­cal como diputado plu­ri­no­mi­nal del PRI.

Lue­go, en el 2010, in­ten­tó ser pos­tu­la­do como can­di­da­to del tri­co­lor a la gu­ber­na­tu­ra del es­ta­do, pe­ro no lo lo­gró, y en el 2015 qui­so ser can­di­da­to a diputado fe­de­ral, pe­ro sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do no lo de­ja­ron pa­sar.

En en­tre­vis­ta, el as­pi­ran­te ase­gu­ró que es­tá en con­di­cio­nes de re­unir las fir­mas que le pi­de la ley pa­ra ob­te­ner el re­gis­tro como can­di­da­to in­de­pen­dien­te.

Re­cor­dó que él en el 2013, sien­do diputado lo­cal, pre­sen­tó una ini­cia­ti­va pa­ra es­ta­ble­cer las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes.

An­tes de ser fun­cio­na­rio pú­bli­co, Are­llano fue pre­si­den­te de la Ca­na­cin­tra y del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial en la en­ti­dad.

En el te­ma de los par­ti­dos, yo no creo hoy en ellos. Yo par­ti­ci­pé y fui pre­si­den­te mu­ni­ci­pal con ba­se en un par­ti­do po­lí­ti­co por­que no ha­bía for­ma de par­ti­ci­par, era la úni­ca ma­ne­ra”.

Ga­briel Are­llano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.