Io­wa trae­rá re­sul­ta­dos

El cau­cus de es­te lu­gar de­mos­tró que las ex­pec­ta­ti­vas que se ha­bían ge­ne­ra­do Do­nald Trump y Hi­llary Clin­ton no se cum­plie­ron

El Economista (México) - Los Políticos - - Argumentos - Por Die­go Ba­di­llo Die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Los re­sul­ta­dos de la elec­ción de Io­wa, Es­ta­dos Uni­dos don­de los as­pi­ran­tes a candidatos de los par­ti­dos Re­pu­bli­cano y De­mó­cra­ta su­frie­ron, ten­drán consecuenc­ias en lo que res­ta de la con­tien­da; sin em­bar­go, lo im­por­tan­te es que quie­nes re­sul­ten en los tres pri­me­ros lu­ga­res en la elec­ción de hoy en New Ham­ps­hi­re; Ca­ro­li­na del sur el pró­xi­mo 20, y Nevada el 23, lle­ga­rán con cier­ta so­li­dez al lla­ma­do su­per­mar­tes, el 1 de mar­zo, plan­tean aca­dé­mi­cas.

Pa­ra la doc­to­ra Ga­brie­la de la Paz Me­lén­dez, pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Cien­cia Po­lí­ti­ca del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, los re­sul­ta­dos del cau­cus de Io­wa de­mos­tra­ron que las ex­pec­ta­ti­vas que se ha­bían ge­ne­ra­do se­ma­nas an­te­rio­res so­bre la al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad de Do­nald Trump en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano y Hi­llary Clin­ton en el De­mó­cra­ta no se cum­plie­ron. “Ha­bía mu­cha ex­pec- ta­ción de que Trump fue­ra a arra­sar en Io­wa y no fue así.

“El asun­to es im­por­tan­te por­que rom­pe su dis­cur­so ven­ce­dor, con una na­rra­ti­va de que él siem­pre ga­na, aunque eso no ne­ce­sa­ria­men­te ha si­do así en su vi­da em­pre­sa­rial, pues ha lle­ga­do a es­tar tres ve­ces en ban­ca­rro­ta, pe­ro se ha po­di­do le­van­tar”.

Ha­brá que ver si cam­bia su dis­cur­so por uno cu­yo men­sa­je sea: a ve­ces pier­do, pe­ro vuel­vo a ga­nar más.

La aca­dé­mi­ca ad­vir­tió que “no ayu­da a su cau­sa que ale­gue frau­de pa­ra jus­ti­fi­car su de­rro­ta; so­bre to­do por­que las elec­cio­nes son or­ga­ni­za­das por ca­da es­ta­do y, al des­ca­li­fi­car con esa pos­tu­ra a to­da la gen­te que par­ti­ci­pó, si lo­gra ser can­di­da­to, cuan­do va­ya a ese es­ta­do por el vo­to abier­to, con esa ac­ti­tud se­gu­ro va a per­der”.

Des­ta­có que des­de la pers­pec­ti­va de los re­pu­bli­ca­nos, lo ocu­rri­do en Io­wa per­mi­tió que otros dos candidatos sur­gie­ran con fuer­za pa­ra pre­sen­tar­se como al­ter­na­ti­va an­te Trump. Se tra­ta de Ted Cruz, quien ga­nó con 27.7% de los vo­tos con­tra 24.3% de Trump, y de Marco Rubio. En el ca­so de Cruz, re­fi­rió que “en tér­mi­nos de pro­pues­tas es más o me­nos lo mis­mo que Trump, pe­ro sin di­ne­ro; Rubio sí trae un dis­cur­so di­fe­ren­te al de esos dos”.

EX­PEC­TA­TI­VAS PA­RA ELEC­CIÓN DE HOY

Lo que se es­pe­ra en la elec­ción de hoy es que “Ted Cruz y Marco Rubio ten­gan más vo­tos de lo es­pe­ra­do y Trump me­nos, de­bi­do a que se rom­pió su na­rra­ti­va ga­na­do­ra. No tu­vo el triun­fo arra­sa­dor que ha­bía pro­me­ti­do, en­ton­ces ya vi­mos que es de car­ne y hue­so. El mo­men­tum se­rá pa­ra Cruz”.

Por su par­te Ra­quel Saed Gre­go, aca­dé­mi­ca del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, di­jo que la im­por­tan­cia de la elec­ción de Io­wa ra­di­ca en que in­flu­ye en las ex­pec­ta­ti­vas de las cam­pa­ñas de los di­fe­ren­tes candidatos y que “de­be que­dar cla­ro que esa en­ti­dad no es re­pre­sen­ta­ti­va de la co­mu­ni­dad, en su con­jun­to, de Es­ta­dos Uni­dos”.

De la Paz Me­lén­dez ex­pu­so que, “en el la­do de los de­mó­cra­tas, Clin­ton con su 49.9% de los vo­tos ob­tu­vo un vir­tual em­pa­te con Ber­nie San­ders, 49.5%, lo que lo co­lo­ca en una muy bue­na po­si­ción rum­bo a la elec­ción de New Ham­ps­hi­re de hoy, aunque — en fun­ción de lo que di­cen las en­cues­tas, se pre­vé que a Clin­ton le va­ya me­jor en Ca­ro­li­na del Sur el 27—”.

Res­pec­to de la pre­gun­ta de ¿por qué en la per­cep­ción de los elec­to­res ha te­ni­do un in­cre­men­to im­por­tan­te gen­te como Trump — a quie­nes al­gu­nos se re­fie­ren como una mez­cla de de­ma­go­go y bu­fón—y Cruz — al que hay quie­nes lo iden­ti­fi­can como con­ser­va­dor or­to­do­xo e in­tran­si­gen­te—? De la Paz ex­pli­có que es por­que bue­na par­te de los es­ta­dou­ni­den­ses si­guen eno­ja­dos por los efec­tos de la cri­sis del 2009 y quie­ren desquitars­e con al­guien.

El no triun­fo de Trump en Io­wa es im­por­tan­te por­que rom­pe su dis­cur­so ven­ce­dor, (...) de que él siem­pre ga­na”

GA­BRIE­LA DE LA PAZ ME­LÉN­DEZ, pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Cien­cia Po­lí­ti­ca del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey. New Ham­ps­hi­re po­dría traer­le bue­nos re­sul­ta­dos al de­mó­cra­ta San­ders. En Nevada les pue­de ir muy bien a los de­mó­cra­tas; en Ca­ro­li­na del Sur a los re­pu­bli­ca­nos, par­ti­cu­lar­men­te a Clin­ton, pa­ra lle­gar al su­per­mar­tes 1 de mar­zo, cuan­do — se es­pe­ra— ha­brá ma­yo­res de­fi­ni­cio­nes”

RA­QUEL SAED GRE­GO, aca­dé­mi­ca del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na.

“En ese sen­ti­do, Trump no es un po­lí­ti­co pro­fe­sio­nal, nun­ca ha com­pe­ti­do por na­da; Cruz y Rubio son se­na­do­res que ni si­quie­ra han ter­mi­na­do un pri­mer pe­rio­do y, por ello, se pue­den pre­sen­tar aje­nos al círcu­lo de Was­hing­ton.

“En el ca­so de Ber­nie San­ders, él re­pre­sen­ta una fac­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta que es muy pro­gre­sis­ta, que sien­te que Hi­llary los hi­zo a un la­do y aho­ra la es­tán obli­gan­do a to­mar la po­si­ción de ellos; ade­más, pa­ra mu­chos, San­ders no po­dría ga­nar una elec­ción fren­te a los re­pu­bli­ca­nos y ella sí”.

Por su par­te, Saed Gre­go men­cio­nó que “los dos con­ten­dien­tes de­mó­cra­tas que que­dan lue­go de la sa­li­da de Mar­tin O’Ma­lley, San­der y Clin­ton, per­ma­ne­ce­rán en la pe­lea un buen ra­to; mien­tras que del ban­do re­pu­bli­cano, lue­go de la sa­li­da de Rand Paul y Rick San­to­rum, se­gu­ra­men­te se irán quedando va­rios en el ca­mino, par­ti­cu­lar­men­te des­pués del lla­ma­do su­per­mar­tes del 1 de mar­zo, a lo mu­cho que­da­rán cin­co”.

Lo que ven­drá des­pués de la elec­ción de hoy es Nevada , el día 23, y Ca­ro­li­na del Sur, el 27, que re­pre­sen­tan dos per­fi­les de elec­to­ra­dos di­fe­ren­tes. El pri­me­ro, al vo­to la­tino; el otro, a los es­ta­dos su­re­ños y con­ser­va­do­res de pre- do­mi­nio re­pu­bli­cano.

“En lo su­ce­si­vo, va a ocu­rrir el fe­nó­meno lla­ma­do su­bir­se en el úl­ti­mo va­gón

del tren. Si no les va bien en su­per­mar­tes, el 1 de mar­zo, ten­drán po­co que ha­cer, por lo que se es­pe­ra que al fi­nal los más com­pe­ti­ti­vos sean Trump, Rubio y Cruz”, agre­gó De la Paz.

“En ese asun­to, ha­bría que ver si Jeb Bush se ba­ja y a quién apo­ya con los re­cur­sos re­cau­da­dos has­ta aho­ra pa­ra su cam­pa­ña, que son con­si­de­ra­bles”.

Saed Gre­go men­cio­nó que “Jeb Bush ha lo­gra­do re­unir unos 100 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro no ha lo­gra­do co­mu­ni­car su per­so­na­li­dad y pla­ta­for­ma an­te la cam­pa­ña rea­li­za­da por Trump.

“Lo que es cier­to es que hoy no se des­car­ta el es­ce­na­rio de que se lle­gue a las con­ven­cio­nes de am­bos par­ti­dos sin que ha­ya un can­di­da­to so­lo y se ten­ga que de­ci­dir has­ta ese mo­men­to”.

Saed Gre­go aña­dió que “New Ham­ps­hi­re po­dría traer­le bue­nos re­sul­ta­dos al de­mó­cra­ta San­ders.

En Nevada les pue­de ir muy bien a los de­mó­cra­tas; en Ca­ro­li­na del Sur a los re­pu­bli­ca­nos, par­ti­cu­lar­men­te a Clin­ton, pa­ra lle­gar al su­per­mar­tes 1 de mar­zo, cuan­do se es­pe­ra— ha­brá ma­yo­res de­fi­ni­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.