Es­to no se com­ba­te de ma­ne­ra ais­la­da

De­be ha­ber una de­fi­ni­ción cla­ra de su­je­tos de la ley y fal­tas pe­na­das, sos­tu­vo el ex­per­to del Im­co

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De Max Kaiser - Por Die­go Ba­di­llo @mAX­kAISER75

Lue­go de des­ta­car que no hay ex­pe­rien­cia de un modelo de Es­ta­do, don­de la co­rrup­ción se ata­que de ma­ne­ra exi­to­sa des­de un so­lo fren­te, sino me­dian­te una com­bi­na­ción de agen­cias, ins­ti­tu­cio­nes y ór­ga­nos que se en­car­gan de con­te­ner­la y san­cio­nar­la, Max Kai­ser enu­me­ró una se­rie de ele­men­tos que de­ben que­dar per­fec­ta­men­te es­ta­ble­ci­dos en las le­yes se­cun­da­rias del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción que de­ben apro­bar­se a la bre­ve­dad en el Con­gre­so de la Unión.

En entrevista, el di­rec­tor de An­ti­co­rrup­ción del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad (Im­co) di­jo que el sis­te­ma de­be de­ter­mi­nar con cla­ri­dad quié­nes son los su­je­tos obli­ga­dos y las ac­cio­nes que se van a san­cio­nar; que las pe­nas al­can­cen a las per­so­nas fí­si­cas y mo­ra­les; que ha­ya au­to­no­mía ple­na de au­to­ri­da­des in­ves­ti­ga­do­ras y san­cio­na­do­ras; un efi­cien­te sis­te­ma de de­nun­cias, así co­mo ele­men­tos que per­mi­tan iden­ti­fi­car la in­te­gri­dad de las per­so­nas mo­ra­les con las que se re­la­cio­na el go­bierno.

Ex­pli­có que en las ini­cia­ti­vas pre­sen­ta­das por las di­fe­ren­tes frac­cio­nes le­gis­la­ti­vas del Se­na­do no se ex­pli­can con cla­ri­dad esos te­mas; sin em­bar­go, sí ocu­rre en la ini­cia­ti­va ciu­da­da­na de Ley Ge­ne­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas, que has­ta la se­ma­na pa­sa­da só­lo es­pe­ra­ba a que el INE va­li­da­ra las fir­mas pre­sen­ta­das pa­ra que fue­ra tur­na­da a co­mi­sio­nes pa­ra su dic­ta­mi­na­ción.

La ini­cia­ti­va ciu­da­da­na de­fi­ne las com­pe­ten­cias de la Fe­de­ra­ción y de las en­ti­da­des; de­fi­ne las con­duc­tas que dan lu­gar a res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas; es­ta­ble­ce los pro­ce­di­mien­tos de in­ves­ti­ga­ción y san­ción y es­ta­ble­ce las san­cio­nes por res­pon­sa­bi­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va.

El es­pe­cia­lis­ta des­ta­ca que la ini­cia­ti­va ex­po­ne con cla­ri­dad 10 ti­pos de co­rrup­ción es­pe­cí­fi­cos, ex­pues­tos por la Con­ven­ción de la ONU con­tra la Co­rrup­ción, la OEA y la OCDE.

Se tra­ta de de­fi­ni­cio­nes y acep­cio­nes so­bre so­borno, pe­cu­la­do, trá­fi­co de in­fluen­cias, abu­so de fun­cio­nes, en­ri­que­ci­mien­to ocul­to, obs­truc­ción de la jus­ti­cia, co­lu­sión, uti­li­za­ción de in­for­ma­ción fal­sa o con­fi­den­cial, ne­po­tis­mo y cons­pi­ra­ción pa­ra co­me­ter ac­tos de co­rrup­ción.

La OCDE y la ONU han re­ga­ña­do a México por te­ner un pé­si­mo sis­te­ma de de­nun­ciar, por­que con el mar­co le­gal ac­tual hay que ser ca­si un hé­roe pa­ra pre­sen­tar­las, pues im­pli­ca arries­gar el fí­si­co, la in­te­gri­dad y la fa­mi­lia”.

Asi­mis­mo, plan­teó que en la ley de­be que­dar per­fec­ta­men­te cla­ro que esos de­li­tos val­gan tan­to pa­ra los fun­cio­na­rios pú­bli­cos co­mo pa­ra los par­ti­cu­la­res, ya sean per­so­nas fí­si­cas co­mo mo­ra­les.

Ade­más, el sis­te­ma de­be ope­rar me­dian­te una se­pa­ra­ción y au­to­no­mía de sus au­to­ri­da­des in­ves­ti­ga­do­ras y san­cio­na­do­ras en to­dos sus as­pec­tos. Y eso em­pie­za des­de quien las nom­bra, has­ta los re­cur­sos hu­ma­nos, le­ga­les y ma­te­ria­les pa­ra desem­pe­ñar un tra­ba­jo efi­cien­te. Pu­so co­mo ejem­plo la im­por­tan­cia de que ope­re con au­to­no­mía to­tal el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va.

En ese sen­ti­do, re­cor­dó que la OCDE y la ONU han “re­ga­ña­do” a México por te­ner un pé­si­mo sis­te­ma de­nun­cia, por­que con el mar­co le­gal ac­tual hay que ser ca­si un hé­roe pa­ra pre­sen­tar­las, pues im­pli­ca arries­gar el fí­si­co, la in­te­gri­dad y la fa­mi­lia. En­ton­ces, lo que ha­ce fal­ta es un sis­te­ma efi­cien­te de cap­ta­ción de de­nun­cias, que im­pli­ca pro­tec­ción de tes­ti­gos y de­nun­cian­tes, así co­mo plataforma­s di­gi­ta­les que per­mi­tan man­te­ner la se­gu­ri­dad y el ano­ni­ma­to, así co­mo un buen sis­te­ma de re­com­pen­sas pa­ra so­plo­nes, co­mo fun­cio­nan en otros paí­ses.

Lla­mó la aten­ción so­bre un apar­ta­do que se re­fie­re a la in­te­gri­dad de las per­so­nas mo­ra­les, que no es otra co­sa que un sis­te­ma pa­ra iden­ti­fi­car los ras­gos fun­da­men­ta­les de sus po­lí­ti­cas in­ter­nas, re­la­cio­na­das con su gra­do de con­fian­za a la ho­ra de ha­cer ne­go­cios y ac­tua­ción en ge­ne­ral, có­di­gos de éti­ca y su ejer­ci­cio en to­da sus es­truc­tu­ras, en­tre otros as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la pro­bi­dad de esos su­je­tos.

El es­pe­cia­lis­ta des­ta­có que en la ac­tua­li­dad la gran ma­yo­ría de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos quie­re ha­cer bien su tra­ba­jo; sin em­bar- go, con el es­que­ma le­gal ac­tual es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, de­bi­do a las de­fi­cien­cias de la ley de res­pon­sa­bi­li­da­des de los ser­vi­do­res pú­bli­cos que es­tá en vi­gen­cia.

Eso ha­ce que la ma­yo­ría de los em­plea­dos de go­bierno vi­va hoy en un es­ta­do de te­rror cons­tan­te, an­te las po­si­bi­li­da­des de que sean ex­pues­tos por con­duc­tas ilí­ci­tas que no ha­cen con do­lo.

Men­cio­nó que prue­ba de ello es que al­re­de­dor de 90% de las 14,000 san­cio­nes que pu­so la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca en el 2014 es­ta­ba re­la­cio­na­da con ol­vi­dos o ma­los pro­ce­di­mien­tos de los fun­cio­na­rios al pre­sen­tar de­cla­ra­cio­nes o ac­cio­nes re­la­cio­na­das con sus pues­tos, no por­que real­men­te es­tu­vie­ran bus­can­do in­frin­gir la ley pa­ra ob­te­ner al­gún pro­ve­cho.

Fo­to: notimex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.