HAMZA RO­JAS Soy mu­sul­mán y le voy a México

No po­de­mos per­mi­tir que la gen­te que ha­ce te­rro­ris­mo nos ga­ne la gue­rra del len­gua­je, in­di­ca el me­xi­cano con­ver­so

El Economista (México) - Los Políticos - - En La Arena - Por Die­go Ba­di­llo

Ha­ce 16 años, cuan­do Rubén Ro­jas aca­ba­ba de cum­plir 24 años, pro­fe­sa­ba la re­li­gión ca­tó­li­ca y asis­tía a mi­sa ca­da do­min­go. Un día acom­pa­ñó a su her­mano a una mez­qui­ta en la ca­lle Mus­set, en Po­lan­co. Su en­cuen­tro con el is­lam fue ca­sual, pe­ro dos se­ma­nas des­pués lo abra­zó co­mo su re­li­gión. Aho­ra se ha­ce lla­mar Hamza Ro­jas y es un me­xi­cano con­ver­so que di­ce vi­vir fe­liz con eso.

En entrevista, re­cuer­da que en aquel pri­mer con­tac­to con la re­li­gión del pro­fe­ta Moha­med se en­con­tró con un re­du­ci­do gru­po de me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros: “Me lla­mó la aten­ción la in­te­gra­ción de las cul­tu­ras y ra­zas de di­fe­ren­tes es­tra­tos so­cia­les”.

Di­ce que “fue un shock emo- cio­nal” es­cu­char re­zar en ára­be. Si­guió asis­tien­do y a la se­gun­da se­ma­na hi­zo su con­ver­sión. De­ci­dió lle­var el nom­bre de Hamza por­que en esa oca­sión es­ta­ban le­yen­do so­bre él: era el tío del pro­fe­ta Moha­med y quien tu­vo un pa­pel muy im­por­tan­te den­tro de los pri­me­ros mu­sul­ma­nes con­ver­sos: “Hamza me en­gan­chó”.

Sin em­bar­go, di­ce que ja­más ha de­ja­do de ser me­xi­cano.

“Yo le voy a México cuan­do jue­ga (la Se­lec­ción) en los mun­dia­les, en la Co­pa Amé­ri­ca, la Co­pa de Oro”.

Co­men­ta que los mu­sul­ma­nes “ama­mos a la gen­te de bien, a la gen­te que no es hos­til con el is­lam, a nues­tras fa­mi­lias aun­que sean de otras do­mi­na­cio­nes re­li­gio­sas, aun­que ten­gan otras creen­cias re­li­gio­sas, no­so­tros los res­pe­ta­mos, nos to­le­ra­mos, nos ama­mos por los la­zos de pa­ren­tes­cos (…) El mu­sul­mán es siem­pre to­le­ran­te, el buen mu­sul­mán es ami­go, es buen ve­cino, es el que apor­ta a la co­mu­ni­dad”.

Em­pe­ro, ad­mi­te que hay una gran ba­rre­ra del len­gua­je, y lo gra­ve es que “hay una idea erra­da de aso­ciar al mu­sul­mán con el te­rro­ris­mo”; agre­ga que es un es­te­reo­ti­po con­tra el cual tie­nen que lu­char to­dos los días.

En­ton­ces, se le cues­tio­na có­mo pue­den vi­vir con eso.

Ex­pli­ca: “No­so­tros no po­de­mos per­mi­tir que la gen­te que ha­ce te­rro­ris­mo nos ga­ne la gue­rra del len­gua­je, por­que los te­rro­ris­tas ni son Es­ta­do, ni son is­lá­mi­cos (…) Nos han es­ta­do ga­nan­do la gue­rra del len­gua­je, cuan­do no­so­tros (los mu­sul­ma­nes) no an­da­mos bus­can­do más que vi­vir una vi­da tran­qui­la”.

Y agre­ga: “No­so­tros te­ne­mos que li­diar siem­pre ex­pli­can­do a la gen­te, tra­tan­do de ex­cu­sar­nos de al­go que no he­mos he­cho, por­que us­ted va a una co­mi­da con no mu­sul­ma­nes y tie­ne que ex­pli­car que no es te­rro­ris­ta”.

Ade­más, re­fie­re que en al­gu­na par­te de sus es­cri­tos sa­gra­dos se men­cio­na con cla­ri­dad: “Quien sal­va la vi­da de una per­so­na es equi­va­len­te a sal­var a la hu­ma­ni­dad en­te­ra y quien le qui­ta la vi­da a una per­so­na es co­mo si ma­ta­ra a la hu­ma­ni­dad en­te­ra”.

IN­TE­GRA­DO A LA SO­CIE­DAD

Hamza Ro­jas ase­gu­ra que él co­mo el res­to de las co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas en el país es­tá com­ple­ta­men­te in­te­gra­das a la so­cie­dad me­xi­ca­na.

“Yo me desen­vuel­vo co­mo cual­quier per­so­na lo ha­ría y me sien­to com­ple­ta­men­te in­te­gra­do a la so­cie­dad me­xi­ca­na”. No­so­tros te­ne­mos que li­diar siem­pre ex­pli­can­do a la gen­te, tra­tan­do de ex­cu­sar­nos de al­go que no he­mos he­cho”.

Al pre­gun­tar­le a Hamza Ro­jas qué fue lo que le se le hi­zo atrac­ti­vo en el is­lam co­mo pa­ra de­ci­dir de­jar su re­li­gión, res­pon­dió que fue su cla­ri­dad.

“Aho­ra me que­dan cla­ros los con­cep­tos que an­tes me eran di­fu­sos, va­gos. En el is­lam se le en­se­ña a uno a ado­rar a Dios sin aso­ciar ab­so­lu­ta­men­te na­da; el ca­to­li­cis­mo es­tá lleno de ico­nos, de san­tos, de imá­ge­nes, de pre­cep­tos y con­cep­tos que lo lle­van a la ido­la­tría”.

Se le re­cuer­da que una de las oraciones prin­ci­pa­les del ca­to­li­cis­mo, el Cre­do, di­ce que hay un so­lo Dios to­do po­de­ro­so, a lo que con­tes­ta que si al­guien le pre­gun­ta a una fa­mi­lia ca­tó­li­ca su vi­sión de Dios, to­dos tie­nen una dis­tin­ta en­tre sí.

En­ton­ces se le in­quie­re que si el pro­ble­ma fue la de­bi­li­dad de la Igle­sia ca­tó­li­ca pa­ra di­fun­dir con cla­ri­dad sus con­cep­tos, a lo que re­fie­re ta­jan­te­men­te que nun­ca le ha pa­sa­do por la ca­be­za re­gre­sar al ca­to­li­cis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.