Ca­lla­di­to se ve más… útil

Ni el go­ber­na­dor ni su par­ti­do se pue­den per­mi­tir per­der la gu­ber­na­tu­ra

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De - Por Die­go Ba­di­llo

Con una mar­ca per­so­nal en cri­sis, pro­duc­to de plei­tos con pro­pios y ex­tra­ños, así co­mo por los ma­los re­sul­ta­dos de su ad­mi­nis­tra­ción, el go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, Ja­vier Duar­te de Ochoa, es hoy un priis­ta obli­ga­do a dis­ci­pli­nar­se y a ope­rar des­de las som­bras en fa­vor del can­di­da­to de su par­ti­do, Héc­tor Yu­nes Landa, quien has­ta ha­ce al­gu­nas se­ma­nas era uno de sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos den­tro de su pro­pio par­ti­do y quien le ga­nó a uno de los su­yos la po­si­bi­li­dad de go­ber­nar el es­ta­do.

En los úl­ti­mos me­ses, el man­da­ta­rio de 42 años de edad, quien lle­gó a la gu­ber­na­tu­ra con el apo­yo del ex­go­ber­na­dor Fi­del He­rre­ra Bel­trán, em­pren­dió una ope­ra­ción po­lí­ti­ca ten­dien­te a po­si­cio­nar a uno de su equi­po, el dipu­tado fe­de­ral Alberto Sil­va Ra­mos, co­mo can­di­da­to a la gu­ber­na­tu­ra. In­clu­so lo co­lo­có co­mo lí­der es­ta­tal del tri­co­lor pa­ra man­te­ner­lo en el pro­ce­so de se­lec­ción, pe­ro una vez de­fi­ni­do el aban­de­ra­do, és­te en­vió a ese car­go a Ama­deo Flo­res Espinosa, gen­te de su con­fian­za.

En la me­di­da en que se acer­ca­ba el pro­ce­so de se­lec­ción in­ter­na, la in­ten­si­dad de las ani­mad­ver­sio- nes en­tre el man­da­ta­rio y los otros dos (pa­ra en­ton­ces) as­pi­ran­tes, Héc­tor Yu­nes Landa y Jo­sé Fran­cis­co Yu­nes Zo­rri­lla, se in­ten­si­fi­có. Al fi­nal, los ne­ga­ti­vos del man­da­ta­rio pa­re­cie­ron in­cli­nar la ba­lan­za en fa­vor de Yu­nes Landa, quien, se­gún di­ver­sas fuen­tes con­sul­ta­das por es­te pe­rió­di­co, man­tie­ne un acuer­do con Yu­nes Zo­rri­lla pa­ra unir fuer­zas en es­ta elec­ción. El se­gun­do cons­tru­ye una can­di­da­tu­ra pa­ra el 2018 y go­ber­nar seis años es­ta en­ti­dad.

Co­lum­nis­tas y aca­dé­mi­cos coin­ci­den en que el man­da­ta­rio en fun­cio­nes ha da­do se­ña­les de dis­ci­pli­na y de su in­ten­ción de apo­yar a Yu­nes Li­na­res. De he­cho, una vez to­ma­da la de­ci­sión de quién se­ría el can­di­da­to, ter­mi­na­ron las hos­ti­li­da­des pú­bli­cas.

Coin­ci­den en que por una par­te Duar­te de Ochoa tie­ne mu­chos mo­ti­vos pa­ra evi­tar a to­da cos­ta que su enemi­go po­lí­ti­co, Mi­guel Ángel Yu­nes Li­na­res, can­di­da­to de la coa­li­ción PAN-PRD, ga­ne la gu­ber­na­tu­ra.

Hay quie­nes con­si­de­ran que Yu­nes Landa re­quie­re del apo­yo del man­da­ta­rio y los su­yos pa­ra ga­nar, con to­do y que en al­gu­nas oca­sio­nes ex­pre­só pú­bli­ca­men­te que se­ría un “las­tre” pa­ra su tra­ba­jo de pro­se­li­tis­mo.

Otros in­di­can que con que no se me­tie­ra en la con­tien­da, se­ría de mu­cha ayu­da pa­ra el aban­de­ra­do de la coa­li­ción Pa­ra me­jo­rar Ve­ra­cruz, in­te­gra­da por PRI, PVEM, Pa­nal y los lo­ca­les, Al­ter­na­ti­va Ve­ra­cru­za­na y el Car­de­nis­ta.

Lo cier­to es que, con­for­me a la tra­di­ción priis­ta, la es­truc­tu­ra del par­ti­do en el es­ta­do pa­re­ce ser con­tro­la­da ya por el can­di­da­to, quien ade­más tie­ne un am­plio

Ori­gi­na­rio del puer­to de Ve­ra­cruz, Ja­vier Duar­te de Ochoa cam­bió su lu­gar de re­si­den­cia, en 1985, a la ciu­dad de Cór­do­ba.

El ini­cio de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca es­tu­vo vin­cu­la­da con el go­ber­na­dor Fi­del He­rre­ra Bel­trán. En­tre 1995 y 1997 He­rre­ra Bel­trán fun­gió co­mo coor­di­na­dor ge­ne­ral pa­ra la pro­mo­ción de la Par­ti­ci­pa­ción So­cial de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, y Duar­te era ya su ase­sor.

Lue­go, du­ran­te el tiem­po en el que He­rre­ra fue dipu­tado fe­de­ral, de 1997 al 2000, fue su se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar y ase­sor en co­mi­sio­nes.

Pos­te­rior­men­te, fue se­cre­ta­rio téc­ni­co de la Co­mi­sión de Es­tu­dios Le­gis­la­ti­vos y de ahí pa­só a la sub­se­cre­ta­ría de fi­nan­zas del Co­mi­té Di­rec­ti­vo es­ta­tal del PRI.

Lue­go pre­si­den­te del Co­mi­té Téc­ni­co del Fi­dei­co­mi­so del Fon­do de Desas­tres Na­tu­ra­les, de don­de pa­só a la Sub­se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas de la Se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas y Pla­nea­ción, de­pen­den­cia de la que lle­gó a ser ti­tu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.