El prohi­bi­cio­nis­mo fra­ca­só en México

Es­te cam­bio de dis­cur­so del go­bierno res­pec­to de las drogas es un pun­to de quie­bre, di­ce

El Economista (México) - Los Políticos - - Política Sobre Las Drogas - Por Die­go Ba­di­llo

El prohi­bi­cio­nis­mo con res­pec­to al uso de es­tu­pe­fa­cien­tes y psi­co­tró­pi­cos en México y el mun­do es­tá ba­sa­do en pre­jui­cios mo­ra­les y dog­mas de fe y ha de­mos­tra­do su fra­ca­so, por lo que es ne­ce­sa­rio cons­truir un mo­de­lo pro­pio pa­ra re­gu­lar las drogas, plan­teó Jor­ge Car­los Díaz Cuer­vo.

En en­tre­vis­ta, el au­tor del li­bro Drogas. Ca­mi­nos ha­cia la le­ga­li­za­ción, edi­ta­do por Ariel y que es pro­duc­to de una in­ves­ti­ga­ción que ob­tu­vo el pre­mio Doc­tor Mar­cos Ka­plan 2015, otor­ga­do por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM por ser la me­jor te­sis de doc­to­ra­do en el área de Cien­cias So­cia­les y De­re­cho, in­di­có que el he­cho de que el go­bierno ha­ya cam­bia­do su dis­cur­so so­bre la for­ma en que de­be tra­tar­se el asun­to de las drogas, ex­pues­to ha­ce unos días por el pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to an­te la ONU y lue­go al pre­sen­tar una ini­cia­ti­va an­te el Con­gre­so, es tras­cen­den­tal y de­be ser en­ten­di­do co­mo una in­fle­xión, co­mo un pun­to de quie­bre de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na an­te las drogas.

En el li­bro, el tam­bién ex­pre­si­den­te del des­apa­re­ci­do Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta par­te de la ex­po­si­ción de la his­to­ria del prohi­bi­cio­nis­mo, al que de­no­mi­na triun­fo del pa­ter­na­lis­mo del Es­ta­do; lue­go ana­li­za los re­sul­ta­dos de es­ta si­tua­ción, pa­ra iden­ti­fi­car las fa­llas del sis­te­ma nor­ma­ti­vo vi­gen­te. Ase­gu­ra que en los al­bo­res del si­glo XX, des­de un plan­tea­mien­to mo­ra­lis­ta ca­ren­te de cer­te­zas cien­tí­fi­cas y afec­ta­do por dog­mas y pre­jui­cios, se sen­ta­ron las ba­ses so­bre las cua­les se creó un sis­te­ma nor­ma­ti­vo de cor­te prohi­bi­cio­nis­ta y de al­can­ces glo- ba­les, que ini­ció con el opio y que se ha ex­ten­di­do a cien­tos de sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas y es­tu­pe­fa­cien­tes. “En la cús­pi­de de di­cha es­truc­tu­ra ju­rí­di­ca, se en­cuen­tran tres con­ven­cio­nes sus­cri­tas en el seno de la ONU, de las que de­ri­van cien­tos de le­yes y or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos adop­ta­dos por 188 paí­ses fir­man­tes”.

Al pre­gun­tar­le: ¿Por qué se equi­vo­ca­ron tan­tos paí­ses por tan­to tiem­po en es­te sen­ti­do? Con­tes­tó con tres pun­tos. Pri­me­ro, el prohi­bi­cio­nis­mo es­tá ba­sa­do en pre­jui­cios mo­ra­les, en dog­mas de fe y en creen­cias, lo que ar­gu­men­ta al re­fe­rir que en la Con­ven­ción Úni­ca so­bre Es­tu­pe­fa­cien­tes de 1961 se es­ta­ble­ce que las par­tes es­tán “preo­cu­pa­das por la sa­lud fí­si­ca y mo­ral de la hu­ma­ni­dad”.

Des­ta­ca que “el do­cu­men­to di­ce que las drogas son un mal. ¡Así lo de­fi­ne!, un mal mo­ral de la hu­ma­ni­dad”.

Se­gun­do. Las con­ven­cio­nes (mul­ti­la­te­ra­les) con­tra las drogas cho­can con las con­ven­cio­nes mun­dia­les en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, al pro­mo­ver la vio­la­ción de al me­nos cua­tro de­re­chos fun­da­men­ta­les: el de­re­cho a la sa­lud, a un pro­yec­to de vi­da o a la li­bre de­ter­mi­na­ción de la per­so­na­li­dad, al de­bi­do pro­ce­so y a no ser dis­cri­mi­na­do.

INDUSTRIA FARMACÉUTI­CA

Des­ta­có que el de­re­cho a la sa­lud es muy im­por­tan­te des­de la pers­pec­ti­va de las drogas, por­que las con­ven­cio­nes mun­dia­les en ma­te­ria de sa­lud te­nían co­mo ob­je­ti­vo in­di­car que es pre­ci­so ga­ran­ti­zar que las sus­tan­cias que se uti­li­zan co­mo me­di­ca­men­tos o fár­ma­cos lle­guen a to­das las per­so­nas. Es­ta si­tua­ción no se ha cum­pli­do, pues 80% de las per­so­nas no tie­ne ac­ce­so a los anal­gé- El prohi­bi­cio­nis­mo es­tá ba­sa­do en pre­jui­cios mo­ra­les, en dog­mas de fe y creen­cias”.

si­cos pa­ra aten­der do­lor. Ade­más, 93% de los anal­gé­si­cos opioi­des se con­su­me en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Eu­ro­pa y Ocea­nía.

La ex­pli­ca­ción es que de­trás del prohi­bi­cio­nis­mo es­tá un ac­tor po­cas ve­ces de­tec­ta­do: la industria farmacéuti­ca.

“Al otor­gar­le el mo­no­po­lio a la industria farmacéuti­ca so­bre es­tas sus­tan­cias lo que es­tás ha­cien­do es cri­mi­na­li­zar cual­quier otro uso que no va­ya por los ca­na­les de la industria farmacéuti­ca”. Eso, a con­si­de­ra­ción del es­pe­cia­lis­ta, aten­ta con­tra el de­re­cho a la sa­lud.

Ter­ce­ro. El prohi­bi­cio­nis­mo no ha fun­cio­na­do por­que real­men­te

sir­ve pa­ra pro­te­ger a un ne­go­cio muy lu­cra­ti­vo, el de la industria farmacéuti­ca, y se ha lle­ga­do a un pun­to tal que hay una ins­tan­cia lla­ma­da Jun­ta In­ter­na­cio­nal de Fis­ca­li­za­ción de Es­tu­pe­fa­cien­tes, don­de se cal­cu­la la ne­ce­si­dad de anal­gé­si­cos y an­ti­de­pre­si­vos, en­tre otros me­di­ca­men­tos re­que­ri­dos, y se au­to­ri­za ela­bo­rar­los a par­tir de la pro­duc­ción de drogas, por ejem­plo, de ama­po­la, que es una plan­ta que se cul­ti­va ba­jo au­to­ri­za­ción en nue­ve paí­ses.

Con ese mar­co de re­fe­ren­cia, Díaz Cuer­vo con­si­de­ra que el plan­tea­mien­to he­cho por el pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to an­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.