Ro­sa­rio Ro­bles

El pre­si­den­te Pe­ña me reivin­di­có

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Ta­nia Ro­sas y Are­lí Quin­te­ro los­po­lí­ti­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Mi ma­má se mu­rió vién­do­me reivin­di­ca­da y esa reivin­di­ca­ción se la de­bo yo al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto”.

Ro­sa­rio Ro­bles Ber­lan­ga va por su pri­mer año al fren­te de la se­gun­da se­cre­ta­ría de Es­ta­do en la que el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto la de­sig­na co­mo ti­tu­lar.

Es de las po­quí­si­mas mu­je­res en una se­cre­ta­ría de Es­ta­do y tam­bién de las po­cas que no per­te­ne­cen al par­ti­do en el cual mi­li­ta el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto.

Re­co­no­ce que su nom­bra­mien­to al fren­te de la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Agra­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano (Se­da­tu) in­co­mo­dó a va­rios priis­tas y eso, has­ta cier­to pun­to, afir­ma, es nor­mal, por­que no per­te­ne­ce al PRI, aun­que sí desa­rro­lla un pro­yec­to del pre­sien­te y su par­ti­do.

Cuan­do le pre­gun­tan si aún es­tá a la iz­quier­da del ma­pa po­lí­ti­co, ya no res­pon­de con un sí ta­jan­te. Son­ríe con es­te te­ma co­mo con el de una po­si­ble as­pi­ra­ción pre­si­den­cial.

Nie­ga que bus­que or­ga­ni­zar una can­di­da­tu­ra de gé­ne­ro pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2018. “A mí la ver­dad, pa­ra el 2018 ni me vol­teen a ver, ad­vier­te”.

Ase­gu­ra que es­tá muy agra­de­ci­da con el pre­si­den­te, por­que al traer­la de vuel­ta a la po­lí­ti­ca, fue reivin­di­ca­da y “esa reivin­di­ca­ción se la de­bo al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto”.

De los cer­ca­nos al PRD, man­tie­ne una re­la­ción fra­ter­na con Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Y en­tre los otros te­mas que tam­bién nie­ga es­tán las acu­sa­cio­nes de una pre­sun­ta cen­su­ra an­te las crí­ti­cas a los re­sul­ta­dos de la Cru­za­da Na­cio­nal con­tra el Ham­bre, el pro­gra­ma so­cial em­ble­ma del se­xe­nio y el mis­mo que le to­có ini­ciar des­de la Se­de­sol.

En agos­to cum­pli­rá un año de es­tar al fren­te de la Se­da­tu, de­sig­na­ción que no ca­yó pa­ra na­da bien en­tre priis­tas.

¿Ha te­ni­do pug­nas con los priis­tas?, ya que cuan­do la nom­bra­ron ti­tu­lar de la Se­da­tu más de uno se cues­tio­nó que a cos­ta de (Je­sús) Murillo Ka­ram pu­sie­ran en la Se­da­tu a Ro­sa­rio Ro­bles, que ni si­quie­ra es del PRI.

Pues yo creo que es na­tu­ral, ¿no? Pe­ro creo que el pre­si­den­te Pe­ña ha te­ni­do la al­tu­ra y la vi­sión de in­cor­po­rar a su ga­bi­ne­te a gen­te que no es de su par­ti­do.

Pe­ro yo me lle­vo muy bien con la gen­te del PRI y he­mos tra­ba­ja­do muy de la mano con to­do el ga­bi­ne­te. La ma­yo­ría per­te­ne­cen al par­ti­do del pre­si­den­te Pe­ña. Yo com­par­to el pro­yec­to del pre­si­den­te Pe­ña, que es un pro­yec­to que ema­na de su par­ti­do po­lí­ti­co, en­ton­ces yo, sin­ce­ra­men­te, creo que el tra­ba­jo es la me­jor me­di­ci­na, la me­jor vacuna con­tra cual­quier co­men­ta­rio.

La gen­te ve que das re­sul­ta­dos, que le tie­nes leal­tad al pre­si­den­te Pe­ña co­mo yo se la ten­go. Por­que yo no so­la­men­te le ten­go una leal­tad in­con­di­cio­nal, le ten­go un agra­de­ci­mien­to enor­me.

Yo lo he di­cho mu­chí­si­mas ve­ces: mi ma­má se mu­rió vién­do­me reivin­di­ca­da y esa reivin­di­ca­ción se la de­bo yo al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto. Yo a ese se­ñor le voy a es­tar agra­de­ci­da to­da mi vi­da, en­ton­ces yo tra­ba­jo por mi país, por es­ta opor­tu­ni­dad que me da pa­ra ser­vir­le a Mé­xi­co y tra­ba­jo pa­ra que él tam­bién que­de co­mo el gran pre­si­den­te que es.

En­ton­ces, en esa ló­gi­ca es en la que yo es­toy, pa­ra mí es co­mo la gran opor­tu­ni­dad, no es­toy pen­san­do si el 2018, si ade­lan­te. Yo es­toy pen­san­do que hoy la vi­da y el pre­si­den­te me die­ron es­ta po­si­bi­li­dad de vol­ver a es­tar en la po­lí­ti­ca, de es­tar en un es­pa­cio de es­ta al­tu­ra, de es­ta im­por­tan­cia y lo que pue­do ha­cer pa­ra agra­de­cer es tra­ba­jar to­dos los días y ha­cer lo me­jor que pue­do en mi tra­ba­jo, por­que es en fa­vor de la gen­te y es ge­ne­rar una son­ri­sa y una fe­li­ci­dad en mu­chos me­xi­ca­nos y en mu­chas me­xi­ca­nas y eso a mí me ale­gra mu­cho.

¿En qué sen­ti­do la reivin­di­có?

Pues por­que ve­nía­mos de una si­tua­ción di­fí­cil.

Y por­que es­ta­ba yo fue­ra de la po­lí­ti­ca, es­ta­ba, en (…) co­men­ta­ris­ta de ra­dio y, bueno, nun­ca de­jo de opi­nar po­lí­ti­ca­men­te, nun­ca he de­ja­do de es­tar vin­cu­la­da. Hi­ci­mos nues­tra con­sul­to­ría, Sos­tén, que par­ti­ci­pa­ba en cam­pa­ñas po­lí­ti­cas en fa­vor de las mu­je­res, pe­ro no de­ja­ba de es­tar del otro la­do de la trin­che­ra cuan­do siem­pre ha­bía es­ta­do en la trin­che­ra. Y el pre­si­den­te Pe­ña me da es­ta opor­tu­ni­dad, en­ton­ces me reivin­di­ca, pa­ra mí es una reivin­di­ca­ción.

¿Y su co­ra­zón ya no es­tá en la iz­quier­da ?

Pues el co­ra­zón de to­dos (…) es­tá de ese la­do; es que or­gá­ni­ca­men­te es­tá de ese la­do”, res­pon­de nue­va­men­te en­tre car­ca­ja­das.

Fue muy cri­ti­ca­da la au­sen­cia de mu­je­res en los pre­pa­ra­ti­vos de la nue­va Cons­ti­tu­ción de la Ciu­dad de Mé­xi­co, in­clu­so es sim­bó­li­co que no es­tu­vie­ra en el pa­nel nin­gu­na mu­jer, nin­gu­na ex­je­fa de Go­bierno, cuan­do se pro­mul­gó la ini­cia­ti­va. ¿No la con­vo­ca­ron?

Sí, pe­ro te­nía gi­ra de tra­ba­jo y yo aho­ri­ta más que ser la ex­je­fa de Go­bierno, pues soy la se­cre­ta­ria de la Se­da­tu y me de­bo a mi ta­rea y a mi tra­ba­jo. En­ton­ces, es­tar en un ac­to sim­bó­li­co, aun­que era muy bo­ni­to y yo me sen­tía además muy con­ten­ta por­que es una lar­ga lu­cha de los que vi­vi­mos en la ciu­dad por te­ner esos de­re­chos, por ejer­cer ple­na­men­te nues­tra con­di­ción de ciu­da­da­nos, de te­ner los mis­mos de­re­chos que los ha­bi­tan­tes de otras en­ti­da­des de la Re­pú­bli­ca, ya que es al­go por lo que, des­de ha­ce mu­chos años, tam­bién he lu­cha­do y he pug­na­do, pues es al­go que me ale­gró mu­cho, pe­ro te­nía que de­ci­dir si me iba a mi gi­ra de tra­ba­jo o es­ta­ba en un ac­to sim­bó­li­co.

¿Iba a es­tar en la me­sa prin­ci­pal?

Pues no sé, a lo me­jor no, ja­ja­ja­ja­ja.

¿Con Man­ce­ra qué tal la re­la­ción?

Muy bien con el je­fe de Go­bierno, muy bien. Y yo le agra­dez­co tam­bién a él que ha­ya es­ta re­la­ción fra­ter­na.

La han ca­li­fi­ca­do co­mo una per­so­na que ha cen­su­ra­do la in­for­ma­ción so­bre la Cru­za­da Na­cio­nal con­tra el Ham­bre...

El pe­rió­di­co en cues­tión se en­car­gó de acla­rar­lo con mu­cha pun­tua­li­dad, no­so­tros, co­mo en to­dos la­dos, te­ne­mos de­re­cho a la ré­pli­ca, co­mo cual­quier ciu­da­dano. La ré­pli­ca es un de­re­cho por el cual he­mos lu­cha­do to­dos, te­ner de­re­cho a ré­pli­ca. Lle­va­mos nues­tros ar­gu­men­tos y ya. Lo que edi­to­rial­men­te hi­zo un me­dio es com­pe­ten­cia de ellos. La in­for­ma­ción se pu­bli­có ple­na­men­te, no hu­bo nin­gu­na cen­su­ra. Fren­te a in­con­sis­ten­cias, no­so­tros lle­va­mos da­tos du­ros.

In­de­pen­dien­te­men­te del pe­rió­di­co, ¿Ro­sa­rio Ro­bles no cen­su­ra las crí­ti­cas a la cru­za­da?

Ja­más en mi vi­da. To­da mi vi­da he lu­cha­do por la li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro tam­bién por el de­re­cho a la ré­pli­ca. Yo creo que es un de­re­cho que te­ne­mos por el de­re­cho a la in­for­ma­ción y no lo he he­cho una vez, lo he he­cho mi­les de ve­ces, cuan­do digo “es­ta in­for­ma­ción no me pa­re­ce co­rrec­ta, aquí es­tán mis ar­gu­men­tos”.

Pa­re­ce que a Ro­sa­rio Ro­bles le ha cos­ta­do mu­cho tra­ba­jo de­jar la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial. ¿Por qué es­tá acla­ran­do te­mas que tie­nen que ver con la Se­de­sol si ya es­tá en la Se­da­tu?

Por­que era el pe­rio­do co­rres­pon­dien­te, cuan­do yo ha­bía si­do se­cre­ta­ria de Desa­rro­llo So­cial, na­da más, y es la úni­ca vez que yo he acla­ra­do al­go y además lo hi­ce con el co­no­ci­mien­to de quien te­nía que sa­ber­lo.

No me ha cos­ta­do na­da de­jar la Se­de­sol, por cier­to, es­toy su­per­fe­liz, por­que se les ol­vi­da al­go muy im­por­tan­te: yo fui je­fa de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Pa­ra mí el te­ma ur­bano, de la vi­vien­da, de desa­rro­llo me­tro­po­li­tano, son te­mas que me apa­sio­nan, por­que me to­có go­ber­nar es­ta gran ciu­dad, son te­mas que co­noz­co, que vi­ví di­rec­ta­men­te y, por su­pues­to, yo es­toy en­can­ta­da.

Es­ta se­cre­ta­ría tie­ne mu­cho más ac­ti­vi­da­des que cual­quier otra. Tie­ne to­do lo ur­bano, lo de vi­vien­da, tie­ne lo agra­rio, tie­ne lo me­tro­po­li­tano, tie­ne el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, tie­ne el fon­do mi­ne­ro, so­mos los me­dia­do­res en el con­flic­to ener­gé­ti­co, si hay con­flic­to en­tre los in­ver­sio­nis­tas y los due­ños de la tie­rra, to­do es­to se ha­ce en es­ta se­cre­ta­ría.

¿Ro­sa­rio Ro­bles po­dría vol­ver a go­ber­nar la Ciu­dad de Mé­xi­co en un fu­tu­ro?

Pues no pue­do, por­que no cum­plo los re­qui­si­tos. El que ya go­ber­nó no pue­de vol­ver a go­ber­nar.

Pe­ro fue in­te­ri­na.

Pe­ro di­ce la Cons­ti­tu­ción que ba­jo nin­gu­na de­no­mi­na­ción.

Se men­cio­na que po­drían es­tar tra­ba­jan­do una can­di­da­tu­ra de gé­ne­ro pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2018.

De gé­ne­ro, ¿pa­ra qué? ¿A la je­fa­tu­ra de Go­bierno?

A la Pre­si­den­cia.

No sé, yo es­toy tan con­ten­ta en lo que ha­go. La ver­dad a mí que ni me vol­teen a ver. Yo es­toy tan tran­qui­la y muy agra­de­ci­da con el pre­si­den­te.

¿No se lo ha plan­tea­do el pre­si­den­te?

No, la úni­ca ins­truc­ción que nos ha da­do el pre­si­den­te es tra­ba­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.