Cre­ce un ter­ce­ro en dis­cor­dia

Aun­que la com­pe­ten­cia por la gu­ber­na­tu­ra pa­re­cía se­ría só­lo en­tre los pri­mos Yu­nes, el aban­de­ra­do de Mo­re­na tie­ne reales po­si­bi­li­da­des de ga­nar

El Economista (México) - Los Políticos - - Miscelánea - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­ta.mx

En un am­bien­te de in­ten­sa con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca en­tre los pun­te­ros, en­tre acu­sa­cio­nes de pe­de­ras­tia, de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, de gue­rra su­cia, de un acuer­do per­ver­so en­tre PRI y Mo­re­na y de una pro­fun­da in­con­for­mi­dad so­cial ge­ne­ra­da por un cli­ma de in­se­gu­ri­dad, li­mi­ta­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y una cre­cien­te deu­da pú­bli­ca, las cam­pa­ñas pa­ra re­no­var la gu­ber­na­tu­ra de Ve­ra­cruz lle­gan a su fin. Y lo que se pen­sa­ba se­ría una com­pe­ten­cia só­lo en­tre los pri­mos Yu­nes, no lo se­rá, pues el cre­ci­mien­to del can­di­da­to de Mo­re­na, Cuitláhuac Gar­cía, en las en­cues­tas que mi­den la in­ten­ción del vo­to ha­ce de és­ta una elec­ción de pro­nós­ti­co re­ser­va­do.

Los co­mi­cios de Ve­ra­cruz to­man es­pe­cial im­por­tan­cia por­que es la ter­ce­ra en­ti­dad con ma­yor pe­so elec­to­ral (5,679,382 in­te­gran su pa­drón), só­lo des­pués del Es­ta­do de Mé­xi­co (con 11,023,636 elec­to­res) y la Ciu­dad de Mé­xi­co (con 7’517,262 elec­to­res), y por­que nun­ca ha si­do go­ber­na­do por otro par­ti­do di­fe­ren­te al PRI.

Ve­ra­cruz tam­bién es el es­ta­do don­de en las elec­cio­nes del 2012 el hoy pre­si­den­te Pe­ña Nie­to fue de­rro­ta­do por la pa­nis­ta Jo­se­fi­na Váz­quez Mo­ta; en don­de a po­co me­nos de dos años de su na­ci­mien­to co­mo par­ti­do po­lí­ti­co Mo­re­na es la ter­ce­ra fuer­za de la en­ti­dad y don­de la ad­mi­nis­tra­ción de Javier Duar­te co­mo go­ber­na­dor se en­cuen­tra en el peor ni­vel de apro­ba­ción de las 12 en­ti­da­des que re­no­va­rán gu­ber­na­tu­ras es­te año.

Lo que ini­ció co­mo una fuer­te com­pe­ten­cia en­tre los aban­de­ra­dos del PRI, Héc­tor Yu­nes Lan­da, y el alian­cis­ta del PAN-PRD, Miguel Án­gel Yu­nes, se con­vir­tió en una con­tien­da ce­rra­da a ter­cios, pues el can­di­da­to de Mo­re­na, Cuitláhuac Gar­cía, cre­ció con­si­de­ra­ble­men­te en las úl­ti­mas se­ma­nas en las en­cues­tas, por lo que no se des­car­ta que pu­die­ra con­fi­gu­rar­se un triun­fo pa­ra el par­ti­do de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor o al me­nos le po­dría al­can­zar pa­ra po­si­cio­nar­se co­mo la se­gun­da fuer­za elec­to­ral en el es­ta­do.

So­bre el cre­ci­mien­to del aban­de­ra­do de Mo­re­na, hay quie­nes afir­man que la cons­tan­te pre­sen­cia del lí­der na­cio­nal de ese par­ti­do le ha su­ma­do a su cam­pa­ña, pe­ro tam­bién hay quien ase­gu­ra que Mo­re­na lle­gó a un acuer­do (al cual se le co­no­ce co­mo PRIMor) con el go­bierno de Duar­te, lo que le per­mi­ti­ría in­clu­so ga­nar la gu­ber­na­tu­ra a cam­bio de im­pu­ni­dad pa­ra el ac­tual man­da­ta­rio por los ma­los ma­ne­jos en su ad­mi­nis­tra­ción, cla­ro, si Gar­cía lle­ga a ser go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz.

El mis­mo aban­de­ra­do del PRI, Héc­tor Yu­nes Lan­da, afir­mó re­cien­te­men­te que Cuitláhuac Gar­cía es el can­di­da­to de Javier Duar­te y di­jo que in­clu­so es un vi­si­tan­te asi­duo de la casa de go­bierno en Ve­ra­cruz. “Sé de las vi­si­tas cons­tan­tes de Cuitláhuac a la casa de go­bierno. (...) Eso sí lo sé, no sé qué pla­ti­can, lo su­pon­go; en­tra en un vehícu­lo en el que des­pués sa­le con ma­yor pe­so”.

Pa­ra el pe­rio­dis­ta y di­rec­tor editorial de Ava­no­ti­cias, Luis Ra­mí­rez Ba­quei­ro, la idea de un acuer­do en­tre Duar­te y Mo­re­na no es des­ca­be­lla­da, pues con­si­de­ró que si el ac­tual man­da­ta­rio no lo­gra que el can­di­da­to de su par­ti­do ob­ten­ga un triun­fo ava­sa­llan­te, tie­ne otra car­ta que le per­mi­ti­ría no pi­sar la cár­cel por la se­rie de acu­sa­cio­nes que pe­san en su con­tra. “El pro­pio can­di­da­to Héc­tor Yu­nes Lan­da, del PRI, di­ce que Cuitláhuac Gar­cía se es­tá reunien­do en Ve­ra­cruz con el go­ber­na­dor Javier Duar­te y que en­tra un vehícu­lo que des­pués sa­le con ma­yor pe­so. ¿A qué se re­fie­re?, pues que lle­va se­gu­ra­men­te ma­le­tas con las que ha es­ta­do pa­gan­do la mo­vi­li­za­ción, la cam­pa­ña, y pues en reali­dad Javier Duar­te lo que es­tá ju­gán­do­se es su li­ber­tad, por­que hay va­rios se­ña­la­mien­tos de co­rrup­ción, de opa­ci­dad, que se han acu­mu­la­do a lo lar­go del se­xe­nio y que es­tán do­cu­men­ta­dos y la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción tie­ne los ele­men­tos pa­ra con­sig­nar los des­víos”.

Por su par­te, el pe­rio­dis­ta Al­fre­do Biel­ma Villanueva co­men­tó que al PRI en Ve­ra­cruz le su­ce­de al­go co­mo lo acon­te­ci­do en la elec­ción pre­si­den­cial de 1988, cuan­do el tri­co­lor en­fo­có su aten­ción y es­tra­te­gia ha­cia el can­di­da­to del PAN, Ma­nuel Clout­hier, des­cui­dan­do al de la iz­quier­da.

“Me re­cuer­da a la elec­ción de 1988, cuan­do el PRI se cui­da­ba en un prin­ci­pio del can­di­da­to del PAN y no con­si­de­ra­ba con mu­cha com­pe­ti­ti­vi­dad al de la iz­quier­da, por­que se es­ta­ba in­te­gran­do el grupo de Cuauh­té­moc Cár­de­nas y Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do, y re­sul­tó que por ahí vino el gol­pe”.

De acuer­do con al­gu­nas en­cues­tas que mi­den la in­ten­ción del vo­to, el aban­de­ra­do del PRI se ubi­ca en 31.8%, mien­tras que el can­di­da­to del PAN-PRD se ubi­ca en 26.7% y el de Mo­re­na 23.8 por cien­to.

MU­CHOS CAN­DI­DA­TOS, PE­RO PO­COS, COM­PE­TI­TI­VOS

De los sie­te can­di­da­tos a la gu­ber­na­tu­ra, tres son ex­pa­nis­tas, quie­nes no tie­nen gran­des po­si­bi­li­da­des de ga­nar, pe­ro lo que sí ha­rán se­rá pul­ve­ri­zar el vo­to. Se tra­ta del ex­dipu­tado fe­de­ral Juan Bueno To­rio, que hoy com­pi­te por la gu­ber­na­tu­ra bajo la fi­gu­ra de can­di­da­to in­de­pen­dien­te; del ex­di­ri­gen­te del PAN en Ve­ra­cruz, Ale­jan­dro Váz­quez Cue­vas, y de la ex­mi­li­tan­te del blan­quia­zul, Al­ba Leo­ni­la Mén­dez.

Es­tos ex­pa­nis­tas, se pre­vé, le pue­dan qui­tar has­ta 3% de la vo­ta­ción al aban­de­ra­do del PANPRD, Miguel Án­gel Yu­nes, y en una com­pe­ten­cia que se vis­lum­bra bas­tan­te ce­rra­da, esos vo­tos po­drían ser la di­fe­ren­cia.

“En la con­tien­da hay sie­te can­di­da­tos in­mis­cui­dos, pe­ro de los sie­te, tres, a quie­nes lla­ma­mos pi

tu­fi­duar­tes por­que to­dos per­te­ne­cie­ron al PAN, sa­be­mos que es­tán tra­ba­jan­do a fa­vor del can­di­da­to del PRI, pe­ro des­de otra trin­che­ra, con el ob­je­ti­vo de frag­men­tar el vo­to”, co­men­tó Luis Ra­mí­rez.

LA GUE­RRA SU­CIA PRE­DO­MI­NÓ EN LA CAM­PA­ÑA

Des­de ha­ce 12 años, cuan­do Yu­nes Li­na­res le­van­ta la mano pa­ra bus­car la can­di­da­tu­ra pa­ra al­gún pues­to de elec­ción popular, los se­ña­la­mien­tos en su con­tra sa­len a re­lu­cir, ya sea por pe­de­ras­tia, en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to o pe­cu­la­do. Y es­ta oca­sión, no fue la ex­cep­ción, pues en las nue­ve se­ma­nas de cam­pa­ña la cons­tan­te fue­ron las acu­sa­cio­nes, prin­ci­pal­men­te en­tre los Yu­nes.

En es­ta con­tien­da, al­gu­nos de los se­ña­la­mien­tos del aban­de­ra­do de la alian­za pa­ra Me­jo­rar Ve­ra­cruz con­tra su pri­mo her­mano y aban­de­ra­do del PAN-PRD fue­ron: “Ten­gan cui­da­do, Miguel Án­gel es un per­ver­so, es un en­fer­mo se­xual, se los di­go en se­rio, no es bro­ma, vi­nie­ron de Can­cún a Mé­xi­co y lo de­nun­cia­ron y hay de­nun­cias an­te la PGR por eso, cui­den la se­gu­ri­dad de sus hi­jos” y “tú no eres la me­di­ci­na pa­ra res­ca­tar Ve­ra­cruz, Miguel Án­gel, tú eres la en­fer­me­dad”.

Tam­bién se di­fun­dió un lis­ta­do de pro­pie­da­des mi­llo­na­rias en Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos a nom­bre del can­di­da­to Miguel Án­gel Yu­nes Li­na­res, y de su hi­jo Omar Yu­nes, cu­yo va­lor acu­mu­la­do su­pera por mu­cho el va­lor de su pa­tri­mo­nio ma­ni­fes­ta­do en su de­cla­ra­ción co­no­ci­da co­mo #3de3.

Por su par­te, el aban­de­ra­do del PAN-PRD se de­fen­dió de las acu­sa­cio­nes en su con­tra: “La gue­rra su­cia en mi con­tra es­tá a to­do; es­tán uti­li­zan­do cien­tos de mi­llo­nes de pe­sos pa­ra ata­car­me, pa­ra agre­dir a mi fa­mi­lia, pa­ra agre­dir a to­dos los que es­ta­mos en es­te pro­yec­to de cam­bio. Pe­ro la gen­te ya de­ci­dió, la gen­te de­ci­dió que el PRI se va el 5 de ju­nio, ya no que­re­mos más PRI, ya no que­re­mos más co­rrup­ción, ya no que­re­mos más Duar­te”.

Aun­que tam­bién lan­zó acu­sa­cio­nes con­tra el se­na­dor con li­cen­cia, pues di­jo que Héc­tor Yu­nes Lan­da pac­tó im­pu­ni­dad pa­ra el go­ber­na­dor Javier Duar­te a cam­bio de un cré­di­to pa­ra el Es­ta­do de 20 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Las fuen­tes con­sul­ta­das co­men­ta­ron que las acu­sa­cio­nes afec­ta­ron más la cam­pa­ña del aban­de­ra­do del PAN-PRD, quien al ini­cio de la eta­pa de pro­se­li­tis­mo se ubi­ca­ba has­ta cin­co pun­tos arri­ba del can­di­da­to priis­ta; sin em­bar­go, a cin­co días de la jor­na­da elec­to­ral se ha­bla de un em­pa­te téc­ni­co en­tre am­bos as­pi­ran­tes.

EL FAC­TOR ABSTENCION­ISMO E IN­SE­GU­RI­DAD

Las fuen­tes con­sul­ta­das afir­man que, an­te lo ce­rra­da que se vis­lum­bra la com­pe­ten­cia, lo que po­dría de­fi­nir el re­sul­ta­do de la con­tien­da es el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción de ciu­da­da­nos que sal­gan a emi­tir su vo­to.

Si el abstencion­ismo al­can­za has­ta 60%, el be­ne­fi­cia­do se­rá el PRI, pues es­te par­ti­do, no hay du­da, mo­vi­li­za­rá su es­truc­tu­ra pa­ra que su vo­to du­ro de­fi­na la elec­ción. Pe­ro si los ve­ra­cru­za­nos sa­len a vo­tar, po­dría ha­ber al­ter­nan­cia en el es­ta­do. Sin em­bar­go, hay un ele­men­to que no de­be­rá per­der­se de vis­ta y que po­dría ge­ne­rar que más ciu­da­da­nos o me­nos sal­gan a vo­tar: la in­se­gu­ri­dad.

En los úl­ti­mos días, Ve­ra­cruz ha si­do es­ce­na­rio de eje­cu­cio­nes, per­so­nas des­mem­bra­das, un ata­que a un bar, si­tua­cio­nes que pro­pi­cian te­mor en los ciu­da­da­nos in­clu­so de sa­lir a vo­tar.

“Se es­tá ge­ne­ran­do un es­ce­na­rio de in­se­gu­ri­dad pa­ra que la gen­te ten­ga te­mor y no sal­ga a vo­tar. La apues­ta de los que es­tán en el go­bierno es que só­lo sal­ga a vo­tar 40%, por­que si 60% de­ci­di­de ejer­cer su vo­to, la gu­ber­na­tu­ra po­dría ser pa­ra cual­quie­ra de los tres can­di­da­tos”, re­fi­rió Ra­mí­rez.

LA ELEC­CIÓN PO­DRÍA JUDICIALIZ­ARSE

En Ve­ra­cruz no hay quien des­car­te que si el can­di­da­to del PRI, Héc­tor Yu­nes Lan­da, no lo­gra ob­te­ner un triun­fo hol­ga­do, bus­quen anu­lar la elec­ción, co­mo su­ce­dió ha­ce al­gu­nos me­ses en Co­li­ma.

“Lo qué le con­ven­dría al go­ber­na­dor en fun­cio­nes es que si no ga­na el can­di­da­to de su par­ti­do, tie­ne la apues­ta de Mo­re­na y si no tie­ne la apues­ta de Mo­re­na, hay la apues­ta de que se ju­di­cia­li­ce y anu­le el pro­ce­so; así se des­ca­li­fi­ca­ría a Héc­tor Yu­nes y bus­ca­ría te­ner un can­di­da­to a mo­do pa­ra con­ti­nuar su pro­yec­to”.

Pe­ro pa­ra ga­ran­ti­zar que esa op­ción sea via­ble, se ha cons­trui­do un es­ce­na­rio de nulidad: pri­me­ro se ob­ser­va una con­tien­da muy ce­rra­da; se cons­tru­yó una se­ve­ra fra­gi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, es de­cir, pro­vo­ca­ron un des­gas­te so­bre el Or­ga­nis­mo Pú­bli­co Local Elec­to­ral que abre la puer­ta a la po­si­bi­li­dad de so­li­ci­tar la nulidad del pro­ce­so. Ade­más, du­ran­te la cam­pa­ña se han vis­to in­tro­mi­sio­nes vo­lun­ta­rias del equi­po del go­ber­na­dor, que van des­de men­sa­jes en re­des so­cia­les, inau­gu­ra­ción de obras en pe­rio­do de ve­da e, in­clu­so, una pre­sun­ta com­pra de vo­tos has­ta por 10,000 pe­sos.

Héc­tor Yu­nes Lan­da, Coa­li­ción pa­ra Me­jo­rar Ve­ra­cruz PRI-PVEMPa­nal-Al­ter­na­ti­va Ve­ra­cru­za­naCar­de­nis­ta.

Mi­guel Án­gel Yu­nes, Alian­za Uni­dos pa­ra Res­ca­tar Ve­ra­cruz PAN-PRD.

Cuitláhuac Gar­cía Mo­re­na

Ar­man­do Mén­dez de la Luz Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano

Víc­tor Ale­jan­dro Pi­po Váz­quez Cue­vas PES

Juan Bueno To­rio In­de­pen­dien­te

Al­ba Leo­ni­la Mén­dez PT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.