¿Fa­mi­lia en pe­li­gro?

El Economista (México) - Los Políticos - - Indicadore­s -

LAS MAR­CHAS del 10 de sep­tiem­bre, con­vo­ca­das por el Fren­te Na­cio­nal por la Fa­mi­lia, mues­tran que exis­ten sec­to­res so­cia­les an­cla­dos a un con­cep­to tra­di­cio­nal de fa­mi­lia. Es in­dis­cu­ti­ble su de­re­cho a de­fen­der­lo, lo que tam­bién va­le pa­ra los gru­pos que de­fien­den la di­ver­si­dad de las fa­mi­lias. Exis­ten, al me­nos, 10 for­mas al­ter­na­ti­vas de fa­mi­lia; la tra­di­cio­nal re­pre­sen­ta só­lo la cuar­ta par­te del to­tal.

Pe­se a sus di­fe­ren­cias, las más de 1,000 or­ga­ni­za­cio­nes que par­ti­ci­pan en el Fren­te la Igle­sia ca­tó­li­ca, al­gu­nas igle­sias evan­gé­li­cas, el Par­ti­do En­cuen­tro So­cial, la Unión Na­cio­nal de Pa­dres de Fa­mi­lia y El Yun­que, en­tre otros tie­nen en co­mún una ló­gi­ca con­ser­va­do­ra que los im­pul­sa a lu­char con­tra la ini­cia­ti­va pre­si­den­cial pa­ra re­co­no­cer el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, la ido­nei­dad de los ho­mo­se­xua­les pa­ra la adop­ción, el cam­bio de iden­ti­dad y la fal­ta de cau­sal pa­ra el di­vor­cio. El ori­gen del re­cha­zo se ori­gi­na en la mo­ral que pro­ce­de de sus creen­cias re­li­gio­sas, pe­ro ello no ex­pli­ca de ma­ne­ra su­fi­cien­te los mo­ti­vos y pro­pó­si­tos de la mo­vi­li­za­ción.

La pre­gun­ta es ¿pa­ra qué tan­ta al­ha­ra­ca si la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia ya re­sol­vió el te­ma y lo úni­co que fal­ta es que el Con­gre­so de la Unión prác­ti­ca­men­te ra­ti­fi­que lo que ya se da en los he­chos? Es­ta pre­gun­ta hay que res­pon­der­la en fun­ción de ca­da ac­tor. Pa­ra la Igle­sia ca­tó­li­ca en Mé­xi­co, mo­vi­li­zar­se por la fa­mi­lia sig­ni­fi­ca cum­plir con los man­da­tos pon­ti­fi­cios, aun­que se equi­vo­ca­ron de tiem­po y de pa­pa. A Fran­cis­co le in­tere­sa pre­ser­var la fa­mi­lia tra­di­cio­nal y pa­ra eso con­vo­có al Sí­no­do de la Fa­mi­lia; no obs­tan­te, el pun­to cen­tral de su pon­ti­fi­ca­do es la ca­ri­dad e in­ci­dir en te­mas co­mo el me­dio am­bien­te, la eco­no­mía y la mi­gra­ción. Me pa­re­ce que el pa­pa es­ta­ría más con­for­me si la je­rar­quía me­xi­ca­na con­vo­ca­se a una mar­cha en con­tra de la co­rrup­ción o la tra­ta de per­so­nas y a fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos y de una eco­no­mía hu­ma­na y sus­ten­ta­ble, que por una mar­cha que in­clu­so ter­gi­ver­sa el men­sa­je del Año de la Mi­se­ri­cor­dia. Aun así, pue­de de­cir­se que la Igle­sia en Mé­xi­co “ar­ma lío”, que acom­pa­ña las de­man­das so­cia­les …

Da la im­pre­sión de que es­ta­mos an­te un fe­nó­meno de de­mos­tra­ción de fuer­za por par­te del car­de­nal Ri­ve­ra, quien ge­ne­ró la po­lé­mi­ca y se re­tra­jo; la es­ta­fe­ta fue opor­tu­na­men­te re­to­ma­da por or­ga­ni­za­cio­nes de ul­tra­de­re­cha (más pa­pis- tas que el pa­pa), cu­ya ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción ge­ne­ra la per­cep­ción de que la Igle­sia ca­tó­li­ca lo­gra re­ver­tir de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les, lo que a su vez abo­na­ría a la idea de que el ar­zo­bis­po de Mé­xi­co de­be per­ma­ne­cer más tiem­po co­mo men­sa­je pa­ra el nue­vo nun­cio, Fran­co Cop­po­la. El cle­ro apro­ve­cha la de­bi­li­dad pre­si­den­cial y co­bra ven­gan­za… En lo to­can­te a las igle­sias evan­gé­li­cas, su con­ser­va­du­ris­mo im­pli­ca opo­si­ción a las re­for­mas, lo que apli­ca al Par­ti­do En­cuen­tro So­cial, que es su bra­zo po­lí­ti­co, aun­que lo nie­guen. Fal­ta ver qué pa­sa el 24 de sep­tiem­bre, con la mar­cha na­cio­nal. Por lo pron­to, el te­ma po­la­ri­za a la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.