La Anac im­pul­sa el Man­do Mix­to

El Economista (México) - Los Políticos - - Mando Mixto Policiaco - Por Die­go Ba­di­llo

El pre­si­den­te de esa aso­cia­ción de al­cal­des pi­de que se agre­guen otros cua­tro mu­ni­ci­pios a la lis­ta de si­tios prio­ri­ta­rios en el com­ba­te a la de­lin­cuen­cia

Lue­go de se­ña­lar que la ini­cia­ti­va de fo­ca­li­zar la es­tra­te­gia pa­ra com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad en los mu­ni­ci­pios con ma­yo­res pro­ble­mas en ese ám­bi­to sur­gió de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Al­cal­des (Anac), su pre­si­den­te, En­ri­que Vargas del Vi­llar, ur­gió a la Cá­ma­ra de Dipu­tados a apro­bar la mi­nu­ta apro­ba­da ya en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca.

En entrevista, el tam­bién pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Huix­qui­lu­can, Es­ta­do de Mé­xi­co, ex­pli­có que la ini­cia­ti­va de la or­ga­ni­za­ción que pre­si­de y que re­pre­sen­ta a los ayun­ta­mien­tos go­ber­na­dos por au­to­ri­da­des sur­gi­das del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal plan­tea­ba que en es­te gru­po se in­clu­ye­ran a 54 y no 50 lo­ca­li­da­des, que es don­de se con­cen­tra la ma­yor in­ci­den­cia de­lic­ti­va.

Sin em­bar­go, el pa­sa­do 30 de agos­to, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, En­ri­que Pe­ña Nie­to, or­de­nó a las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de com­ba­tir la de­lin­cuen­cia en el país y ge­ne­rar con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad, se fo­ca­li­za­rá la aten­ción en 50 ayun­ta­mien­tos.

RES­PAL­DO A MI­NU­TA DEL SE­NA­DO

En ese sen­ti­do el re­pre­sen­tan­te de los al­cal­des di­jo que bus­ca­rán que aho­ra que se dis­cu­te el te­ma en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, se in­clu­ya a las otras cua­tro ciu­da­des que en­fren­tan pro­ble­mas di­fí­ci­les en la ma­te­ria a fin de que pue­dan re­ci­bir el apo­yo coor­di­na­do tan­to de la Fe­de­ra­ción co­mo de los es­ta­dos in­vo­lu­cra­dos.

El al­cal­de di­jo que la Anac es­tá de acuer­do con los tér­mi­nos en que la ini­cia­ti­va fue apro­ba­da por el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca y re­mi­ti­da al re­cin­to de San Lá­za­ro pa­ra con­cluir el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo.

“Nues­tra pos­tu­ra es la de apo­yar el man­do mix­to, por­que es un te­ma que ne­ce­si­ta la po­li­cía”.

De­fen­dió el es­que­ma al ar­gu­men­tar que hay mu­ni­ci­pios que cuen­tan con los re­cur­sos, la or­ga­ni­za­ción y la ex­pe­rien­cia pa­ra te­ner cuer­pos po­li­cia­cos efi­cien­tes y que pue­dan ha­cer fren­te a si­tua­cio­nes hos­ti­les por par­te de de­lin­cuen­tes.

En esas con­di­cio­nes, se­ña­ló, pue­den uti­li­zar en el com­ba­te a la de­lin­cuen­cia su po­si­ción de au­to­ri­dad de pri­mer con­tac­to y el co­no­ci­mien­to que se tie­ne de los mu­ni­ci­pios.

Sin em­bar­go, men­cio­nó que tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que hay mu­chos mu­ni­ci­pios que no cuen­tan ni con el per­so­nal, ni con los re­cur­sos y es­tra­te­gias pa­ra en­fren­tar a la de­lin­cuen­cia, pe­ro en un es­que­ma co­mo el que de­li­neó el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca en la ini­cia­ti­va que apro­bó, po­dría con­tar de in­me­dia­to con el apo­yo de las fuer­zas de los go­bier­nos es­ta­tal y fe­de­ral.

El pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Huix­qui­lu­can acla­ró que si bien en de­li­tos del or­den fe­de­ral que ocu­rren en los mu­ni­ci­pios, quien es el en­car­ga­do di­rec­to de per­se­guir­los es el go­bierno fe­de­ral, lo que de­be pre­ver en la ley es una se­rie de ele­men­tos que per­mi­tan la coad­yu­van­cia y la coope­ra­ción en los tres ni­ve­les de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. “Ob­via­men­te ésa es una res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno fe­de­ral, ese ti­po de de­li­tos, pe­ro lo que po­de­mos ha­cer es coad­yu­var en ma­te­ria de in­for­ma­ción, in­te­li­gen­cia, por­que los mu­ni­ci­pios te­ne­mos ma­yor in­for­ma­ción de ca­sos es­pe­cí­fi­cos”. De­be que­dar muy cla­ro en qué mo­men­tos se de­ben ad­he­rir o no los mu­ni­ci­pios al man­do úni­co po­li­cia­co del es­ta­do”.

Los be­ne­fi­cios que trae­ría la exis­ten­cia del man­do úni­co es no só­lo res­pon­der más rá­pi­do en au­xi­lio de la po­bla­ción, sino de una ma­ne­ra efec­ti­va al dis­po­ner de los re­cur­sos de los tres ni­ve­les de go­bierno en las di­fe­ren­tes cor­po­ra­cio­nes, así co­mo de las de­pen­den­cias que, en la ver­ti­ca­li­dad que im­pli­ca el com­ba­te a la de­lin­cuen­cia tie­nen pa­ra apor­tar, aña­dió el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal.

El re­pre­sen­tan­te de los al­cal­des de Ac­ción Na­cio­nal ad­mi­tió que po­dría ha­ber al­gún ti­po de ries­go de que al­gu­nos go­ber­na­do­res no uti­li­za­ran de la me­jor ma­ne­ra la fa­cul­tad de in­ter­ve­nir en ma­te­ria de se­gu­ri­dad cuan­do sea ne­ce­sa­rio, pe­ro, di­jo, eso pue­de so­lu­cio­nar­se con una bue­na le­gis­la­ción, en don­de se es­ta­blez­can las di­rec­tri­ces pa­ra te­ner una coor­di­na­ción efi­cien­te.

“Por eso de­be que­dar muy cla­ro en qué mo­men­tos se de­ben ad­he­rir o no los mu­ni­ci­pios al man­do úni­co po­li­cia­co del es­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.