EL PRI GA­NA A LAR­GO PLA­ZO

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De Fernando Elías Calles -

De acuer­do con el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Jus­ti­cia Par­ti­da­ria, el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal op­tó por la sus­pen­sión de de­re­chos de mi­li­tan­te al go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz Ja­vier Duar­te, y seis de sus co­la­bo­ra­do­res, tan­to por la gra­ve­dad de las acu­sa­cio­nes co­mo de la afec­ta­ción a la ima­gen del par­ti­do.

En ese sen­ti­do, co­men­tó que el Có­di­go de Jus­ti­cia par­ti­da­ria del tri­co­lor les per­mi­te ha­cer jus­ti­cia in­tra­par­ti­dis­ta, para fre­nar to­do aque­llo que afec­te la ima­gen del par­ti­do y sus mi­li­tan­tes.

Agre­gó que a lar­go pla­zo, el PRI sa­le ga­nan­do cuan­do de­ci­de san­cio­nar a quie­nes fue­ron se­ña­la­dos por es­tar in­vo­lu­cra­dos en ac­tos de co­rrup­ción.

“El par­ti­do ga­na cre­di­bi­li­dad en el par­ti­do, en­vía el men­sa­je de que no to­dos los mi­li­tan­tes del par­ti­do son co­rrup­tos, sino que hay el pro­pó­si­to de ir lim­pian­do la ca­sa”.

Afir­mó que la in­ten­ción de ese or­ga­nis­mo po­lí­ti­co de com­ba­tir la co­rrup­ción no res­pon­de a pre­sión de los ciu­da­da­nos u otras fuer­zas po­lí­ti­cas, sino que se tra­ta de un te­ma de con­gruen­cia con su prin­ci­pio ele­men­tal: la ho­nes­ti­dad, que es una de las ban­de­ras del pro­pio par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.