Tác­ti­cas de úl­ti­ma ho­ra res­pec­to de EU

El Economista (México) - Los Políticos - - Argumentos - Por Mó­ni­ca Uri­be

El nom­bra­mien­to de Ge­ró­ni­mo Gu­tié­rrez co­mo em­ba­ja­dor en Washington no sig­ni­fi­ca un vi­ra­je en sí, aun­que de­no­ta que Vi­de­ga­ray bus­có ins­ta­lar a su al­fil en el pun­to neu­rál­gi­co de su di­plo­ma­cia

An­te la in­mi­nen­cia de la to­ma de po­se­sión de Do­nald J. Trump co­mo el cua­dra­gé­si­mo quin­to pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, el go­bierno me­xi­cano hi­zo tres mo­vi­mien­tos tác­ti­cos. El pri­me­ro fue el nom­bra­mien­to de Ge­ró­ni­mo Gu­tié­rrez co­mo em­ba­ja­dor de Mé­xi­co an­te el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, el se­gun­do fue de­sig­nar al an­te­rior em­ba­ja­dor, Car­los Sa­da, co­mo sub­se­cre­ta­rio de Amé­ri­ca del Nor­te de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Am­bas fue­ron de­ci­sio­nes acer­ta­das, aun­que tar­días. Se tra­ta de un buen tán­dem, pues am­bos co­no­cen de pri­me­ra mano la si­tua­ción de los me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos y tie­nen ex­pe­rien­cia en el ser­vi­cio pú­bli­co, tan­to en Mé­xi­co co­mo en el ex­te­rior.

Lo ma­lo es que ape­nas van a te­ner de seis a 10 me­ses co­mo ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra co­lo­car la re­la­ción bilateral en una si­tua­ción acep­ta­ble pa­ra Mé­xi­co, pues los go­bier­nos es­ta­dou­ni­den­ses no dan mu­cho jue­go a los re­pre­sen­tan­tes me­xi­ca­nos una vez ini­cia­da la su­ce­sión pre­si­den­cial en Mé­xi­co, má­xi­me cuan­do to­das las en­cues­tas si­túan al PRI en el ter­cer lu­gar pa­ra el 2018.

Lo que se ne­go­cie con res­pec­to a la mi­gra­ción en re­torno, la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio y la cons­truc­ción del mu­ro fron­te­ri­zo ten­drá que ha­cer­se de ma­ne­ra ca­si in­me­dia­ta y aún se es­pe­ra que el go­bierno de EU dé el plá­cet a Ge­ró­ni­mo Gu­tié­rrez. La agen­da de la re­la­ción bilateral, des­de la par­te me­xi­ca­na, se ten­drá que es­ta­ble­cer a mar­chas for­za­das y ha­brá que ha­cer una di­plo­ma­cia proac­ti­va, no reac­ti­va.

La ter­ce­ra de­ci­sión fue fran­ca­men­te es­pec­ta­cu­lar: la ex­tra­di­ción de Joa­quín Guz­mán Loe­ra, alias el Cha­po, a Es­ta­dos Uni­dos, jus­to ho­ras an­tes a la to­ma de po­se­sión de Trump.

De ma­ne­ra in­me­dia­ta, la opi­nión pú­bli­ca per­ci­bió el he­cho co­mo una ma­nio­bra ob­se­quio­sa por par­te del go­bierno me­xi­cano. Di­ver­sas plu­mas re­sal­ta­ron la si­mi­li­tud con la pos­tu­ra de Moc­te­zu­ma pa­ra apa­ci­guar a Her­nán Cortés, al ren­dir­le tri­bu­to, cu­brién­do­lo de oro y pla­ta, tri­bu­tos, y a cam­bio re­ci­bió es­pe­ji­tos. Y lo peor: no lo­gró de­te­ner a las hues­tes es­pa­ño­las. No es ca­sual que la ima­gi­na­ción co­lec­ti­va vea en es­ta ex­tra­di­ción la en­tre­ga de oro mo­li­do a cam­bio de un mu­ro de­ni­gran­te. ¿Lo­gra­re­mos de­te­ner a Trump?

En el me­jor de los ca­sos, tam­bién pu­die­ra ser un ac­to de resistenci­a de la di­plo­ma­cia me­xi­ca­na, al en­tre­gar al Cha­po a la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma y no a la de Trump.

La pri­me­ra lec­tu­ra ha­ce par­te de la cons­tan­te crí­ti­ca, no sin ra­zón, que la opi­nión pú­bli­ca se ha­ce de las de­ci­sio­nes que to­man En­ri­que Pe­ña Nieto y sus sub­al­ter­nos.

La se­gun­da tie­ne que ver con el anun­cio del can­ci­ller Luis Vi­de­ga­ray so­bre una po­si­ción dig­na fren­te a Es­ta­dos Uni­dos. Pe­se a ello, las 18 ho­ras de an­te­la­ción no ha­cen la su­fi­cien­te di­fe­ren­cia co­mo pa­ra creer que Vi­de­ga­ray no si­gue ca­si en la mis­ma tó­ni­ca que cuan­do fue el ar­tí­fi­ce de la vi­si­ta de Trump a Mé­xi­co.

Con el re­gre­so del con­se­je­ro áu­li­co al ga­bi­ne­te el pa­sa­do 13 de enero, se per­ci­be un cam­bio de ac­to­res, pe­ro no de es­tra­te­gia.

El nom­bra­mien­to de Ge­ró­ni­mo Gu­tié­rrez cu­yas cre­den­cia­les son bas­tan­te bue­nas pa­ra el car­go: fue sub­se­cre­ta­rio pa­ra Amé­ri­ca del Nor­te en la SER y pre­si­den­te del Ban­co de De­sa­rro­llo de Amé­ri­ca del Nor­te- no sig­ni­fi­ca un vi­ra­je en sí, aun­que de­no­ta que Vi­de­ga­ray in­me­dia­ta­men­te bus­có ins­ta­lar a su al­fil en el pun­to neu­rál­gi­co de su di­plo­ma­cia.

El Cha­po lle­gó el mis­mo jue­ves 19 de enero a Nue­va York. ¿Qué ga­nó el go­bierno me­xi­cano con la ex­tra­di­ción? Se­gu­ro no son los 5 mi­llo­nes de dó­la­res de re­com­pen­sa.

La pre­gun­ta co­rrec­ta es: ¿quién y qué ga­nó en es­te asun­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.