De­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos

Los fo­cos ro­jos es­tán en­cen­di­dos, ad­vier­te el pre­si­den­te del Con­se­jo Es­ta­tal de Aten­ción al Mi­gran­te en BC

El Economista (México) - Los Políticos - - Baja California - Por Die­go Ba­di­llo

An­tes de que Do­nald Trump asu­mie­ra la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos ya se ha­bía desata­do una se­rie de de­sór­de­nes in­ter­na­cio­na­les y evi­den­te­men­te la mi­gra­ción es una de las áreas don­de se han sen­ti­do sus efec­tos, por lo cual de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra reac­cio­nar an­te la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en­ca­mi­na­das a afec­tar a los me­xi­ca­nos que ra­di­can en ese país, afir­mó el pre­si­den­te del Con­se­jo Es­ta­tal de Aten­ción al Mi­gran­te en Ba­ja Ca­li­for­nia, Car­los Mo­ra.

En en­tre­vis­ta el fun­cio­na­rio del go­bierno lo­cal des­ta­có que des­de que se co­no­ció el triun­fo del aho­ra pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se en las ur­nas, los go­bier­nos de los es­ta­dos de la fron­te­ra nor­te de la na­ción di­se­ña­ron una se­rie de en­cuen­tros con el fin de dar­le se­gui­mien­to a los acon­te­ci­mien­tos re­la­cio­na­dos con los me­xi­ca­nos en aquel país.

Re­cor­dó que a tra­vés de la Con­fe­ren­cia Na­cio­nal de Go­ber­na­do­res se de­ci­dió man­te­ner una es­tre­cha co­mu­ni­ca­ción con el fin de es­ta­ble­cer me­di­das con­jun­tas.

De he­cho el pró­xi­mo 10 de mar­zo se es­pe­ra una ter­ce­ra reunión en te­rri­to­rio de Ba­ja Ca­li­for­nia, a la que se invitará, ade­más de los go­ber­na­do­res fron­te­ri­zos, a se­cre­ta­rios de Es­ta­do así co­mo re­pre­sen­tan­tes de las cá­ma­ras de Dipu­tados y Se­na­do­res.

“Lo que se ne­ce­si­ta es ha­cer un gran plan­tea­mien­to na­cio­nal del Es­ta­do me­xi­cano pa­ra la de­fen­sa de los in­tere­ses de los con­na­cio­na­les en el te­rri­to­rio na­cio­nal y, so­bre to­do, en Es­ta­dos Uni­dos”, men­cio­nó.

Di­jo que lo que ha que­da­do per­fec­ta­men­te cla­ro pa­ra las au­to­ri­da­des es que hay que es­tar pre­ve­ni­dos an­te la evi­den­te lle­ga­da de con­na­cio­na­les pro­ce­den­tes de esa na­ción así co­mo pa­ra el cum­pli­mien­to de las ame­na­zas del aho­ra pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se.

“Te­ne­mos que es­tar no con fo­cos ama­ri­llos, sino con fo­cos ro­jos; ver qué de­cla­ra­cio­nes ha­ce el pre­si­den­te y pre­pa­rar­nos pa­ra el peor es­ce­na­rio, pe­ro de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”.

Men­cio­nó que si bien no se­rá un asun­to sen­ci­llo pa­ra Do­nald Trump eje­cu­tar las ac­cio­nes que anun­ció cuan­do era can­di­da­to, sí es al­go que re­sul­ta preo­cu­pan­te.

El fun­cio­na­rio de Ba­ja Ca­li­for- nia lla­mó la aten­ción so­bre po­si­bles de­por­ta­cio­nes de per­so­nas que ac­tual­men­te se en­cuen­tran en cár­ce­les de Es­ta­dos Uni­dos.

Ex­pu­so que se es­ti­ma que en las cár­ce­les es­ta­ta­les de esa na­ción hay al­re­de­dor de 250,000 his­pa­nos y cer­ca de 30,000, en pri­sio­nes fe­de­ra­les. Sin em­bar­go, men­cio­nó que lo más preo­cu­pan­te es que pue­dan ini­ciar­se re­da­das así co­mo ac­cio­nes de aco­so con­tra me­xi­ca­nos ra­di­ca­dos del otro la­do de la fron­te­ra.

No obs­tan­te, sub­ra­yó, hay que to­mar en cuen­ta que en Es­ta­dos Uni­dos tam­bién hay ins­tan­cias de go­bierno y exis­te la con­fian­za de que au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y de los con­da­dos no se unan en au­to­má­ti­co a ac­tos de ese ti­po.

Ma­ni­fes­tó que es al­ta­men­te preo­cu­pan­te que ha­ya ac­tos ra­cis­tas en Los Án­ge­les y Nue­va York, don­de se con­cen­tra una bue­na can­ti­dad de his­pa­nos.

Sin em­bar­go, men­cio­nó que se es­pe­ra que en las lla­ma­das ciu­da­des san­tua­rio, pre­ci­sa­men­te co­mo son Los Án­ge­les y Nue­va York, re­ci­ban en los pró­xi­mas se­ma­nas mi­gra­cio­nes in­ter­nas de me­xi­ca­nos por­que se­gu­ra­men­te se sen­ti­rán más se­gu­ros en esos lu­ga­res, ade­más de que es­ta­rán bus­can­do las en­ti­da­des en don­de ha­ya le­yes más be­né­fi­cas pa­ra ello, y en esos si­tios se ha avan­za­do en la le­gis­la­ción re­la­cio­na­da con el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos de las mi­no­rías.

Re­cor­dó que el es­ta­do de Ba­ja Ca­li­for­nia es una tie­rra de mi­gran­tes pues más de 50% de su po­bla­ción es gen­te que na­ció en otra en­ti­dad fe­de­ra­ti­va.

“No es al­go pa­ra lo que no es­te­mos pre­pa­ra­dos; el pro­ble­ma es que no te­ne­mos es­pa­cios hoy; ya es­tán des­bor­da­dos por el fe­nó­meno mi­gra­to­rio y la aten­ción a los mi­gran­tes en re­torno es al­go que te­ne­mos que aten­der, y es­ta­mos pre­pa­rán­do­nos pa­ra ellos en Ba­ja Ca­li­for­nia, no só­lo es el asun­to de su in­te­gra­ción a la vi­da pro­duc­ti­va, sino vi­vien­da, sa­lud y ser­vi­cios”, ma­ni­fes­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.