Fuer­zas Ar­ma­das re­quie­ren ám­bi­tos de ac­ción cla­ros

La dis­cu­sión en el Con­gre­so pa­ra cons­truir la ley ha en­fren­ta­do tres gran­des ob­je­cio­nes, plan­tea el se­na­dor pa­nis­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - Ley De Seguridad Interior - Por Li­dia Aris­ta

La crea­ción de una ley de se­gu­ri­dad in­te­rior pa­ra re­gu­lar la par­ti­ci­pa­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das no pre­ten­de mi­li­ta­ri­zar al país ni di­luir la ren­di­ción de cuen­tas de sus ac­cio­nes o crear in­cen­ti­vos pa­ra eva­dir res­pon­sa­bi­li­da­des lo­ca­les en la in­te­gra­ción de cuer­pos po­li­cia­les, plan­teó el se­na­dor Ro­ber­to Gil Zuarth.

El le­gis­la­dor del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal, quien en sep­tiem­bre pa­sa­do pre­sen­tó una ini­cia­ti­va pa­ra crear la ley de se­gu­ri­dad in­te­rior, ex­pli­có que las Fuer­zas Ar­ma­das son una ins­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, que, co­mo to­da ins­ti­tu­ción, de­be te­ner sus mar­cos de ac­tua­ción de­fi­ni­dos en ley.

“Lo que tra­ta es­ta de­ci­sión de po­lí­ti­ca pú­bli­ca es de­fi­nir los rie­les de ac­tua­ción le­gis­la­ti­va de una ins­ti­tu­ción esen­cial que es­tá cum­plien­do una mi­sión que, por cier­to, no pi­die­ron, y que, por ra­zo­nes de ne­ce­si­dad, el Es­ta­do me­xi­cano les ha so­li­ci­ta­do”.

Plan­teó que la dis­cu­sión en el Con­gre­so de la Unión pa­ra cons­truir la ley de se­gu­ri­dad in­te­rior ha en­fren­ta­do tres gran­des ob­je­cio­nes: que se crea que se pre­ten­de mi­li­ta­ri­zar al país, que se bus­ca di­luir la ren­di­ción de cuen­tas de los mi­li­ta­res en las ta­reas de se­gu­ri­dad y que se crean in­cen­ti­vos pa­ra que los go­bier­nos lo­ca­les no in­te­gren cuer­pos po­li­cia­cos con­fia­bles, ar­gu­men­tos que, di­jo, son fal­sos.

So­bre la idea de que se pre­ten­de mi­li­ta­ri­zar al país, men­cio­nó que la ley pre­vé es­ta­ble­cer que si no exis­te una de­cla­ra­to­ria de afec­ta­ción emi­ti­da por el Po­der Eje­cu­ti­vo que es­té ra­zo­na­da, fun­da­men­ta­da y mo­ti­va­da, un mi­li­tar no po­drá rea­li­zar esas ta­reas. So­bre la su­pues­ta in­ten­ción de di­luir ren­di­ción de cuen­tas por par­te de los mi­li­ta­res, in­di­có que el modelo de re­gu­la­ción de se­gu­ri­dad pre­vé la ren­di­ción de cuen­tas des­de que el pre­si­den­te emi­te la de­cla­ra­to­ria y ter­mi­na en el úl­ti­mo de los que eje­cu­tan sus ór­de­nes.

Asi­mis­mo, res­pec­to de que se ge­ne­ran in­cen­ti­vos pa­ra que las au­to­ri­da­des lo­ca­les eva­dan su res­pon­sa­bi­li­dad de cons­truir po­li­cías ca­pa­ces, se­ña­ló que a lo que se quie­re po­ner fin es al per­ver­so in­cen­ti­vo que ge­ne­ra la par­ti­ci­pa­ción de las fuer­zas ar­ma­das en tér­mi­nos de eva­sión o elu­sión de la res­pon­sa­bi­li­dad lo­cal en la ge­ne­ra­ción de po­li­cías.

El se­na­dor de la frac­ción le­gis­la­ti­va del PAN in­di­có que la pre­sen­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das en ta­reas de se­gu­ri­dad creó un per­ver­so in­cen­ti­vo, en el que los go­bier­nos lo­ca­les no in­vier­ten en ca­pa­ci­da­des pro­pias, pues los mi­li­ta­res y ma­ri­nos es­tán ha­cien­do la ta­rea que les co­rres­pon­de a las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les.

En ese sen­ti­do, co­men­tó que en el 2012 ha­bía 75 ba­ses mi­li­ta­res mix­tas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca con 1,680 efec­ti­vos mi­li­ta­res des­ple­ga­dos; sin em­bar­go, pa­ra el 2016 el nú­me­ro pa­só a 142 ba­ses con 3,386 ele­men­tos.

“En cua­tro años el des­plie­gue mi­li­tar per­ma­nen­te prác­ti­ca­men­te se ha du­pli­ca­do y tie­ne que ver con el in­cen­ti­vo per­ver­so que se ha ge­ne­ra­do a par­tir de la par­ti­ci­pa­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das, por­que so­bre to­do el or­den lo­cal no es­tá in­vir­tien­do en la ge­ne­ra­ción de po­li­cías”.

FUER­ZAS AR­MA­DAS AÚN NO PUE­DEN DE­JAR LAS CA­LLES

Re­cor­dó que la par­ti­ci­pa­ción de El or­den lo­cal no es­tá in­vir­tien­do en la ge­ne­ra­ción de po­li­cías”.

las Fuer­zas Ar­ma­das en ta­reas di­fe­ren­tes a las de la de­fen­sa ex­te­rior no ini­ció en el 2006, cuan­do el en­ton­ces pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Fe­li­pe Cal­de­rón, re­cu­rrió a és­tas pa­ra en­fren­tar a los cár­te­les an­te la in­ca­pa­ci­dad de las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, sino que, des­de la dé­ca­da de los 40 del si­glo pa­sa­do las Fuer­zas Ar­ma­das par­ti­ci­pa­ban en ta­reas de erra­di­ca­ción de cul­ti­vos; en los 60 y 70 par­ti­ci­pa­ron en el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co; mien­tras que pa­ra los 80 y 90 rea­li­za­ban ta­reas de au­xi­lio a las ins­ti­tu­cio­nes ci­vi­les.

En­fa­ti­zó que a par­tir del 2006 las Fuer­zas Ar­ma­das sus­ti­tu­ye­ron a las ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad pú­bli­ca prin­ci­pal­men­te por­que és­tas pa­de­cían de de­bi­li­dad cró­ni­ca, no ha­bía un cuer­po na­cio­nal que pu­die­ra su­plir la de­bi­li­dad lo­cal, co­mo una po­li­cía fe­de­ral o una gen­dar­me­ría así co­mo por el au­men­to de la vio­len­cia en el país,

da­da la ex­pan­sión te­rri­to­rial del cri­men or­ga­ni­za­do.

Plan­teó que hoy no exis­ten las con­di­cio­nes pa­ra que las Fuer­zas Ar­ma­das se re­ti­ren de las ta­reas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, pues no hay cor­po­ra­cio­nes ci­vi­les con­fia­bles y ca­pa­ci­ta­das.

“No hay en es­te país po­li­cías que pue­dan sus­ti­tuir el des­plie­gue que es­tán rea­li­zan­do las Fuer­zas Ar­ma­das, en­tre otras ra­zo­nes, por­que las po­li­cías exis­ten­tes son po­co pro­fe­sio­na­les, son débiles, es­tán mal pa­ga­das, mu­chas de ellas es­tán co­lu­di­das y los tra­mos de res­pon­sa­bi­li­dad de los ór­de­nes de go­bierno no es­tán cla­ra­men­te de­fi­ni­dos, so­bre to­do tra­tán­do­se de cri­men or­ga­ni­za­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.