Ne­ce­sa­rio que con­tem­ple pla­zos pa­ra go­ber­na­do­res

Si no, las Fuer­zas Ar­ma­das se­gui­rán sub­si­dian­do el tra­ba­jo que de­ben ha­cer las au­to­ri­da­des lo­ca­les en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, di­ce

El Economista (México) - Los Políticos - - Ley De Seguridad Interior -

tra­ba­jo que le co­rres­pon­de a las au­to­ri­da­des ci­vi­les y és­tas, en­tran­do en la co­mo­di­dad sin en­trar­le en se­rio al te­ma”.

In­di­có que tam­bién de­ben es­ta­ble­cer­se los pro­to­co­los pa­ra el des­pla­za­mien­to de esas fuer­zas fe­de­ra­les, en los que se es­ta­blez­can los ele­men­tos ne­ce­sa­rios a fin de que es­tas de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral no sean con­tro­ver­ti­bles. Men­cio­nó que una op­ción es que se dé vis­ta a una co­mi­sión bi­ca­ma­ral o in­clu­so al Po­der Ju­di­cial, aun­que ad­vir­tió que se de­be evi­tar que es­te ti­po de de­ci­sio­nes cai­gan en pro­ce­sos bu­ro­crá­ti­cos que en­tor­pez­can la ac­ción. WALDO FER­NÁN­DEZ Waldo Fer­nán­dez González • Na­ció el 15 de ma­yo de 1971 en Mon­te­rrey, Nue­vo León. Es li­cen­cia­do en De­re­cho y Ciencias Ju­rí­di­cas por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Nue­vo León. •

Se ha desem­pe­ña­do co­mo: • Ge­ren­te ju­rí­di­co ope­ra­ti­vo

de Ce­mex.

Des­de su pers­pec­ti­va, las Fuer­zas Ar­ma­das só­lo de­be­rían de ser uti­li­za­das pa­ra te­mas de se­gu­ri­dad in­te­rior re­la­cio­na­dos con la lu­cha con­tra la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. Re­fi­rió que du­ran­te la dis­cu­sión de las cua­tro ini­cia­ti­vas so­bre el te­ma que se en­cuen­tra en las me­sas de las co­mi­sio­nes res­pec­ti­vas, ha ha­bi­do vo­ces que in­clu­so se­ña­lan que de­ben ser ocu­pa­das las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra ca­sos de se­cues­tro, cuan­do la erra­di­ca­ción de esas con­duc­tas de­be ser una res­pon­sa­bi­li­dad de los go­bier­nos es­ta­ta­les.

Es por ello que de­ben que­dar es­ta­ble­ci­dos los ca­sos en los que se va a ha­cer uso de las Fuer­zas Ar­ma­das, pa­ra evi­tar esos con­flic­tos, por­que tam­bién he­mos ge­ne­ra­do go­ber­na­do­res sub­si­dia­dos, de­ta­lló.

El le­gis­la­dor di­jo que mu­chos po­lí­ti­cos, cuan­do es­tán en campaña pa­ra las gu­ber­na­tu­ras, ofre­cen aca­bar con la de­lin­cuen­cia, pe­ro, cuan­do ya son au­to­ri­dad, tie­nen mie­do de ha­cer va­ler la ley, por­que son ame­na­za­dos.

Des­ta­có que si bien al­gu­nos le­gis­la­do­res se han ma­ni­fes­ta­do por dis­cu­tir al mis­mo tiem­po las le­yes de se­gu­ri­dad in­te­rior y del man­do mix­to po­li­cia­co, lo con­ve­nien­te es apro­bar pri­me­ro la de se­gu­ri­dad in­te­rior y, des­pués, la otra.

En el Con­gre­so de la Unión han si­do pre­sen­ta­das cua­tro ini­cia­ti­vas de ley de se­gu­ri­dad in­te­rior, una pro­pues­ta por los dipu­tados del PRI Mart­ha Ta­ma­yo y Cé­sar Camacho Qui­roz, otra por el se­na­dor pa­nis­ta Ro­ber­to Gil, otra por el se­na­dor Luis Mi­guel Bar­bo­sa y una más por el dipu­tado fe­de­ral pa­nis­ta Jor­ge Ra­mos.

La se­ma­na pa­sa­da las co­mi­sio­nes que ana­li­zan las pro­pues­tas or­ga­ni­za­ron fo­ros en los que par­ti­ci­pa­ron aca­dé­mi­cos y ex­per­tos en es­tos te­mas, cu­yas re­fle­xio­nes se­rán in­clui­das en las dis­cu­sio­nes que se rea­li­za­rán con el fin de cons­truir un dic­ta­men que sea pues­to a con­si­de­ra­ción del pleno de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, y, en ca­so de ser apro­ba­do, la mi­nu­ta co­rres­pon­dien­te se en­via­ría al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.