Se tra­ta de una gue­rra cul­tu­ral

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ve co­mo ra­za in­fe­rior a los me­xi­ca­nos, plan­tea el aca­dé­mi­co del CIDE

El Economista (México) - Los Políticos - - Carlos Heredia En Voz De - Por Die­go Ba­di­llo y Li­dia Aris­ta

La pos­tu­ra asu­mi­da por el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ha­cia Mé­xi­co y los me­xi­ca­nos, de la que for­man par­te la cons­truc­ción de un mu­ro fron­te­ri­zo y la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio, res­pon­de a una gue­rra cul­tu­ral, con­si­de­ró Car­los He­re­dia.

El aca­dé­mi­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­ca (CIDE) ex­pu­so que una gue­rra cul­tu­ral se da cuan­do una per­so­na aje­na a un gru­po na­cio­nal de­fi­ne su iden­ti­dad. En ese sen­ti­do, plan­teó que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ve co­mo ra­za in­fe­rior a los me­xi­ca­nos y los ha de­fi­ni­do co­mo la­dro­nes, vio­la­do­res, cri­mi­na­les y nar­co­tra­fi­can­tes.

“El ad­ver­sa­rio es­tá ju­gan­do a par­tir de una gue­rra cul­tu­ral, es­tá di­cien­do los me­xi­ca­nos son una ra­za in­fe­rior, que no­so­tros no ha­bla­mos de igual a igual con un me­xi­cano”.

Di­jo que des­de su pre­cam­pa­ña Do­nald Trump se ha mos­tra­do co­mo un per­so­na­je que es ca­paz de “pe­gar­le a los me­xi­ca­nos im­pu­ne­men­te” sin cos­to po­lí­ti­co.

“Le sir­ve pa­ra pre­sen­tar­se co­mo al­guien que pue­de im­pu­ne­men­te in­sul­tar, se­ña­lar a los me­xi­ca­nos y aun así lo in­vi­tan a la ca­sa del pre­si­den­te de Mé­xi­co y des­pués to­da­vía hay quie­nes pro­po­nen el en­tre­guis­mo ver­gon­zo­so co­mo po­lí­ti­ca a se­guir a ver si lo com­pla­ce­mos, a ver si nos tra­ta me­jor”, in­di­có.

En en­tre­vis­ta, el aca­dé­mi­co ex­pu­so que pa­ra cam­biar esa per­cep­ción que se es­tá ge­ne­ran­do en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses so­bre los me­xi­ca­nos, el go­bierno del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to de­ber im­ple­men­tar una es­tra­te­gia que con­tem­ple al me­nos dos as­pec­tos:

“Pri­me­ro te­ne­mos que cam­biar las cosas den­tro de Mé­xi­co por­qué, o sea, aquí te­ne­mos cons­trui­dos mu­chos mu­ros, hay un mu­ro ca­si in­sal­va­ble en­tre la cla­se po­lí­ti­ca, la cú­pu­la de la cla­se po­lí­ti­ca y de las eli­tes eco­nó­mi­cas y el res­to de los me­xi­ca­nos. Se­gun­do, te­ne­mos que ha­cer una es­tra­te­gia des­de los or­ga­nis­mo de nues­tra so­cie­dad ci­vil, los tra­ba­ja­do­res, la aca­de­mia pa­ra abor­dar en in­ter­lo­cu­ción con la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se, ahí hay una fran­ja im­por­tan­te de alia­dos pa­ra Mé­xi­co y los me­xi­ca­nos y hay que ha­blar con ellos, hay que tra­ba­jar con ellos en la opo­si­ción a las me­di­das de Trump que las­ti­man a Mé­xi­co”. He­re­dia ex­pu­so que la ne­go­cia­ción en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos no po­día dar­se des­pués de un he­cho hos­til co­mo el anun­cio de la cons­truc­ción del mu­ro en la fron­te­ra en­tre am­bos paí­ses.

In­clu­so con­si­de­ró que con esa pro­pues­ta, se es­tá de­cla­ran­do una gue­rra abier­ta y to­tal con­tra los in­mi­gran­tes.

Men­cio­nó que cuan­do se de una me­sa de ne­go­cia­ción en­tre am­bos paí­ses, Mé­xi­co po­dría co­lo­car co­mo mo­ne­da de cam­bio a los mi­gran­tes. “Que le ten­go que mo­ver al­go al Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio, yo te voy a de­te­ner a los gua­te­mal­te­cos, no só­lo los voy a de­te­ner, los voy a con­te­ner, de­por­tar, de mo­do que has­ta te voy a ga­nar la ca­rre­ra. Mé­xi­co de­por­tó más cen­troa­me­ri­ca­nos en el 2016 que Es­ta­dos Uni­dos”.

Agre­gó que la coo­pe­ra­ción y tra­ba­jo con­jun­to en ma­te­ria de se­gu­ri­dad en la fron­te­ra es ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­ble pa­ra los dos go­bier­nos.

“Los in­tere­ses de ca­da país es­tán me­jor ser­vi­dos por un áni­mo de coo­pe­ra­ción y de si­ner­gia por la con­fron­ta­ción por­que si nos dis­pa­ra­mos al pies no­so­tros mis­mos, pues los dos per­de­mos”.

PA­RA NE­GO­CIAR SE RE­QUIE­RE LE­GI­TI­MI­DAD

Pa­ra el aca­dé­mi­co del CIDE pa­ra que el go­bierno de Mé­xi­co ins­ta­le una me­sa de ne­go­cia­ción con el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos se re­quie­re de apo­yo de los me­xi­ca­nos y de le­gi­ti­mi­dad. “El go­bierno de Mé­xi­co se ha mos­tra­do pu­si­lá­ni­me an­te los es­ta­dou­ni­den­ses, sino que no tie­ne la ca­pa­ci­dad ni au­to­ri­dad mo­ral pa­ra con­vo­car a su pro­pio pue­blo”.

Des­de su pers­pec­ti­va, el pre­si­den­te Pe­ña no tie­ne po­der de con­vo­ca­to­ria de los me­xi­ca­nos por­que den­tro de Mé­xi­co hay un mu­ro en­tre la mis­ma cla­se po­lí­ti­ca y la po­bla­ción.

Fo­to: cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.