No hay es­tra­te­gia promigrant­es

Trump no ne­ce­si­ta nuevas le­yes para ac­tuar con­tra los mi­gran­tes; apli­can­do las vi­gen­tes ten­drán un efec­to de­vas­ta­dor, ex­pli­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - 100 Días De Trump - Die­go Ba­di­llo y Be­re­ni­ce Aya­la

Lo que pa­re­ce que hay has­ta ahora son me­di­das, to­ma­das so­bre las ro­di­llas, res­pon­dien­do a la si­tua­ción en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no hay o no se co­no­ce una es­tra­te­gia”. A 100 días de que Do­nald Trump asu­mió la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos y que cla­ra­men­te ha si­do con­sis­ten­te con su dis­cur­so de cam­pa­ña res­pec­to de las co­mu­ni­da­des de me­xi­ca­nos in­mi­gran­tes en ese país, el go­bierno de Mé­xi­co no ha mos­tra­do una es­tra­te­gia cla­ra para de­fen­der a los con­na­cio­na­les, con­si­de­ró Car­los He­re­dia Zu­bie­ta.

En en­tre­vis­ta, el pro­fe­sor aso­cia­do de la Di­vi­sión de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­cas (CIDE) ex­pli­có que la po­si­ción de la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to ha si­do de “va­mos a ha­cer un pro­gra­ma para re­ci­bir a los de­por­ta­dos”, pe­ro no ha des­pe­ga­do.

“El pro­gra­ma So­mos Me­xi­ca­nos, im­ple­men­ta­do por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción con­sis­te sim­ple­men­te en ir­los a re­ci­bir a don­de lle­guen de­por­ta­dos y apo­yar­los para que con­ti­núen su ca­mino ha­cia su co­mu­ni­dad de ori­gen, pe­ro no hay una es­tra­te­gia para su in­ser­ción la­bo­ral o edu­ca­ti­va”, ex­pli­có.

In­clu­so di­jo que es di­fí­cil ha­blar de re­in­ser­ción en esos ca­sos por­que esas per­so­nas no es­tu­vie­ron in­ser­tas, sino que fue­ron ex­pul­sa­das y ahora a su re­gre­so for­zo­so al país su­fren nue­vo re­cha­zo.

Des­de su pers­pec­ti­va, ac­cio­nes co­mo és­tas son ade­cua­das, pe­ro fal­ta cla­ri­dad en el sen­ti­do de si hay o no es­tra­te­gia.

“Lo que pa­re­ce que hay has­ta ahora son me­di­das que están to­ma­das so­bre las ro­di­llas res­pon­dien­do a la si­tua­ción en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no hay o no se co­no­ce una es­tra­te­gia pro­pia del go­bierno de Mé­xi­co que va­ya más allá de una reac­ción”, re­fi­rió.

TRUMP, CONGRUENTE CON­SI­GO MIS­MO

Para el aca­dé­mi­co, el pre­si­den­te Trump ha si­do congruente con- si­go mis­mo en el sen­ti­do de que du­ran­te su cam­pa­ña in­sul­tó a los tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes me­xi­ca­nos; les lla­mó cri­mi­na­les, nar­co­tra­fi­can­tes, vio­la­do­res, y du­ran­te su ejer­ci­cio de go­bierno ha con­ti­nua­do el tono en su dis­cur­so, lo que ha crea­do mu­cha zo­zo­bra en­tre me­xi­ca­nos ra­di­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

El in­ves­ti­ga­dor des­ta­có que si se to­ma co­mo in­di­ca­dor el nú­me­ro de deportacio­nes rea­li­za­das ha­cia Mé­xi­co, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma de­por­tó a más me­xi­ca­nos en los pri­me­ros 100 días de su ad­mi­nis­tra­ción que Trump.

Re­cha­zó que eso sea re­con­for­tan­te por­que tan­to la le­gis­la­ción vi­gen­te en el ve­cino país del norte, co­mo la com­po­si­ción de su ga­bi­ne­te nos in­di­can que es­tá todo pre­pa­ra­do para que ocu­rran deportacio­nes ma­si­vas.

Tan­to en se­gu­ri­dad na­cio­nal, co­mo en el De­par­ta­men­to de Justicia, el ge­ne­ral John Kelly y el pro­cu­ra­dor Jeff Ses­sions son hos­ti­les ha­cia los mi­gran­tes y la a apli­ca­ción dis­cre­cio­nal de la ley les per­mi­te eti­que­tar co­mo cri­mi­na­les a per­so­nas que no han vio­la­do, ase­si­na­do o ro­ba­do, sino que han in­cu­rri­do en fal­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas que hoy se vuel­ven de­li­tos cri­mi­na­les por es­te en­du­re­ci­mien­to de la le­gis­la­ción.

El es­pe­cia­lis­ta lla­mó la aten­ción a que el Eje­cu­ti­vo es­ta­dou­ni­den- se no ne­ce­si­ta que el Con­gre­so le aprue­be nuevas le­yes para ac­tuar de la for­ma que lo ha anun­cia­do con­tra los mi­gran­tes ile­ga­les en su te­rri­to­rio. Apli­can­do las que ya están en vi­gen­cia van a te­ner un efec­to de­vas­ta­dor.

Tam­bién hi­zo no­tar que hoy las deportacio­nes no están cen­tra­das fun­da­men­tal­men­te en las per­so­nas que aca­ban de in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos des­de Mé­xi­co, sino que su en­fo­que es­tá orien­ta­do ha­cia per­so­nas que están en el in­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos y que tie­nen varios años de tra­ba­jar en ese país.

“Eso es mu­cho más de­vas­ta­dor por­que no es el mis­mo im­pac­to que se tie­ne en los ca­sos de las deportacio­nes de per­so­nas que tie­nen horas de ha­ber lle­ga­do a ese país”, ase­gu­ró.

El pro­fe­sor del CIDE co­men­tó que “esa dis­cri­mi­na­ción en cuan­to a quién le están apli­can­do la ley mi­gra­to­ria vuel­ve muy vul­ne­ra­bles a los me­xi­ca­nos asen­ta­dos en te­rri­to­rio de Es­ta­dos Uni­dos, so­bre todo por­que se tra­ta de per­so­nas que ya tie­nen al­gún pa­tri­mo­nio; fa­mi­lia, en al­gu­nos ca­sos bi­na­cio­nal, don­de pue­de ser que el pa­pá y la ma­má no tie­nen pa­pe­les, pe­ro tie­nen hi­jos que na­cie­ron en es­ta­dos Uni­dos. Lo más preo­cu­pan­te es el he­cho de que di­vi­dan a las fa­mi­lias por el es­ta­tus mi­gra­to­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.