¿Sir­ven las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes?

El Economista (México) - Los Políticos - - Indicadore­s -

EL 6 DE DI­CIEM­BRE se cum­plen 40 años de la re­for­ma po­lí­ti­ca que hoy po­dría con­si­de­rar­se el an­te­ce­den­te his­tó­ri­co de la ac­tual frag­men­ta­ción del vo­to opo­si­tor, me atre­ve­ría a de­cir, de las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes. El des­ta­ca­do po­lí­ti­coin­te­lec­tual Jesús Re­yes He­ro­les ideó la ma­ne­ra de su­pe­rar la cri­sis de re­pre­sen­ta­ción por la que atra­ve­sa­ba el PRI, en 1977, sin que és­te per­die­ra su he­ge­mo­nía. Sim­ple: crear los cau­ces que per­mi­tie­ran la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la opo­si­ción po­lí­ti­ca sin arries­gar los acos­tum­bra­dos triun­fos elec­to­ra­les del PRI. Otor­gar re­gis­tro ofi­cial al pros­cri­to Par­ti­do Co­mu­nis­ta Me­xi­cano y ase­gu­rar­le a és­te, al PAN y a mu­chos otros par­ti­dos, cu­ru­les en la Cá­ma­ra de Dipu­tados le per­mi­tió si­mu­lar la exis­ten­cia de un sis­te­ma de par­ti­dos de­mo­crá­ti­co y crear la ilu­sión de que la al­ter­nan­cia era po­si­ble.

El con­tex­to his­tó­ri­co ha cambiado, in­clu­so la cri­sis de re­pre­sen­ta­ción se ha ex­ten­di­do. En es­te es­ce­na­rio sur­gen las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes co­mo una res­pues­ta de una ciu­da­da­nía har­ta de las pro­me­sas, de los po­lí­ti­cos co­rrup­tos y la­dro­nes, que vi­ven de la po­lí­ti­ca y no pa­ra la po­lí­ti­ca.

En las elec­cio­nes del 2015, es­tas can­di­da­tu­ras abrie­ron un nue­vo ho­ri­zon­te en el cual la ciu­da­da­nía po­día, teó­ri­ca­men­te, pres­cin­dir de los po­lí­ti­cos y vo­tar por al­guien ajeno a la po­lí­ti­ca. Así ga­nó Jai­me Ro­drí­guez Cal­de­rón, El Bron­co, la gu­ber­na­tu­ra de Nue­vo León y Pe­dro Ku­ma­mo­to Agui­lar, una dipu­tación por el dis­tri­to 10 en el es­ta­do de Ja­lis­co.

A me­nos de dos años, la pro­pues­ta ha per­di­do fuer­za, la tan an­sia­da in­de­pen­den­cia só­lo fue cons­ta­ta­ble en el ca­so de Ku­ma­mo­to, no así en torno a Ro­drí­guez Cal­de­rón, que con­tó con el apo­yo de im­por­tan­tes em­pre­sa­rios. Sin em­bar­go, no es és­te el ma­yor cues­tio­na­mien­to, sino el pa­pel que ter­mi­nan desem­pe­ñan­do las y los in­de­pen­dien­tes. En el ca­so de las elec­cio­nes en cur­so, com­pi­ten una can­di­da­ta in­de­pen­dien­te por el Es­ta­do de Mé­xi­co, dos por Coahui­la y tres más por Na­ya­rit. En nin­guno de los tres es­ta­dos tie­nen po­si­bi­li­dad si­quie­ra de acer­car­se a quie­nes en­ca­be­zan la in­ten­ción de vo­to.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, sus can­di­da­tu­ras sir­ven pa­ra: a) Dis­traer re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra agi­gan­tar las ya enor­mes su­mas de di­ne­ro des­ti­na­das a ali­men­tar una cues­tio­na­ble de­mo­cra­cia. b) Frag­men­tar el ya di­vi­di­do vo­to opo­si­tor, lo cual be­ne­fi­cia a los par­ti­dos más gran­des y con ma­yor vo­to du­ro. c) Crear la ilu­sión de que al­guien “ve­ni­do de fue­ra” del sis­te­ma pu­die­ra re­sol­ver los gra­ves pro­ble­mas. d) Brin­dar a po­lí­ti­cos “sin” can­di­da­tu­ras en sus par­ti­dos par­ti­ci­pa­ción del fes­tín. e) Lan­zar a la are­na pú­bli­ca a per­so­nas des­co­no­ci­das con in­ten­cio­nes de de­di­car­se “se­ria­men­te” a la po­lí­ti­ca. e) Más im­por­tan­te: con­tri­buir a la re­pro­duc­ción del mis­mo sis­te­ma de par­ti­dos: co­rrup­to e in­efi­cien­te.

La ge­nial idea de Re­yes He­ro­les de frag­men­tar el vo­to opo­si­tor pa­ra be­ne­fi­cio, en­ton­ces del PRI, si­gue fruc­ti­fi­can­do en los in­de­pen­dien­tes.

* Pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, Puebla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.