Las fac­tu­ras po­lí­ti­cas se pa­gan

La ex­li­de­re­sa sin­di­cal es­tá tra­tan­do de re­po­si­cio­nar­se en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co, pe­ro ade­más quie­re ven­gar­se del par­ti­do en el po­der, re­fie­re

El Economista (México) - Los Políticos - - Factor Gordillo - Por Li­dia Aris­ta

El apo­yo que ofre­ció un gru­po de in­te­gran­tes del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (CNTE) del Es­ta­do de México, iden­ti­fi­ca­dos cla­ra­men­te con El­ba Esther Gor­di­llo a la can­di­da­tu­ra de Del­fi­na Gó­mez es mues­tra de que la maes­tra y ex­li­de­re­sa sin­di­cal es­tá tra­tan­do de re­po­si­cio­nar­se en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co, pe­ro ade­más de que se tra­ta de una ven­gan­za po­lí­ti­ca con­tra el par­ti­do en el po­der, plan­teó Ed­gar Or­tiz Arellano.

“El he­cho de que ella de­ci­da ir­se con el prin­ci­pal com­pe­ti­dor del par­ti­do en el po­der que la me­tió a la pri­sión, pues man­da una se­ñal cla­ra de que pri­me­ro es­tá tra­tan­do de pre­sio­nar al par­ti­do en el po­der pa­ra tra­tar de evi­tar la cár­cel en cual­quie­ra de sus posibles ver­sio­nes; se­gun­do que es­tá man­dan­do la se­ñal a la opinión pú­bli­ca de ven­det­ta po­lí­ti­ca, y ter­ce­ro, ob­via­men­te le es­tá me­tien­do pre­sión a la elec­ción del don­de se en­cuen­tran téc­ni­ca­men­te em­pa­ta­dos tan­to Mo­re­na co­mo el PRI”, ex­pre­só.

En entrevista, el ana­lis­ta po­lí­ti­co ex­pli­có que no es no­ve­dad que Gor­di­llo Morales y su equi­po bus­quen al­gún ti­po de pac­to o acer­ca­mien­to con cier­tos gru­pos en el po­der o in­vo­lu­cra­dos en pro­ce­sos elec­to­ra­les, a fin de con­se­guir be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos co­mo su­ce­dió en re­pe­ti­das oca­sio­nes cuan­do ella era la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del SNTE.

“Esos dos per­so­na­jes Fer­nan­do González y Ra­fael Ochoa ob­via­men­te no se mue­ven so­los. Si lo hi­cie­ron y la for­ma en que lo hi­cie­ron a la luz pú­bli­ca y me­diá­ti­ca­men­te es por­que es una ins­truc­ción de la maes­tra El­ba Esther Gor­di­llo, de in­ser­tar­se en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ella ob­via­men­te es­tá pen­san­do en es­te fu­tu­ro po­lí­ti­co en el cual, a la vie­ja usan­za, que las fac­tu­ras po­lí­ti­cas se pa­gan de una u otra ma­ne­ra”, de­ta­lló.

Di­jo que en es­ta oca­sión, la ex­li­de­re­sa es­tá ofre­cien­do a Mo­re­na el ca­pi­tal po­lí­ti­co con el que to­da­vía cuen­ta, pa­ra que sea su can­di­da­ta la que ga­ne las elec­cio­nes de ju­nio pró­xi­mo. In­di­có que a di­fe­ren­cia de ha­ce al­gu­nos años, qui­zás es­ta vez An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es­tá acep­tan­do es­ta ayu­da por­que no El he­cho de que ella de­ci­da ir­se con el prin­ci­pal com­pe­ti­dor del par­ti­do en el po­der, que la me­tió a la pri­sión, pues man­da una se­ñal cla­ra de que pri­me­ro es­tá tra­tan­do de pre­sio­nar al par­ti­do en el po­der pa­ra tra­tar de evi­tar la cár­cel”. le es­tá fa­vo­re­cien­do la arit­mé­ti­ca elec­to­ral. El gran re­to se­rá pa­ra la maes­tra y su gru­po se­rá con­se­guir al me­nos 200,000 vo­tos pa­ra Del­fi­na Gó­mez, si­tua­ción que se vis­lum­bra un tan­to com­pli­ca­da por­que hoy, a di­fe­ren­cia de ha­ce al­gu­nos años, los gre­mios ya no vo­tan en blo­que.

“El he­cho de anun­ciar esa ayu­da en me­dios de co­mu­ni­ca­ción a bom­bo y pla­ti­llo, en­ra­re­ce el am­bien­te elec­to­ral, le me­te pre­sión a to­dos los po­lí­ti­cos”, ex­pli­có,

El tam­bién aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad La Sa­lle ad­vir­tió que si no le sa­le bien la ju­ga­da, po­dría te­ner re­per­cu­sio­nes en tér­mi­nos de su si­tua­ción le­gal.

MO­RE­NA PA­GA­RÁ COS­TO PO­LÍ­TI­CO

Arellano Or­tiz re­fi­rió que si bien es cier­to que a tra­vés de su gru­po po­lí­ti­co, El­ba Esther Gor­di­llo pue­de ofre­cer a Mo­re­na y a su can­di­da­ta un apo­yo im­por­tan­te tan­to de gre­mio co­mo eco­nó­mi­co, tam­bién po­dría cau­sar­le un cos­to po­lí­ti­co.

“El­ba Esther Gor­di­llo es una de las per­so­nas más des­pres­ti­gia­das y uno de los sím­bo­los de co­rrup­ción que es­te go­bierno fe­de­ral ha ma­ne­ja­do y que ha pre­ten­di­do enar­bo­lar que ha com­ba­ti­do; es de­cir, El­ba Esther Gor­di­llo no es el ami­go que to­dos desea­mos pre­sen­tar en nues­tras ca­sas”, ex­pre­só el aca­dé­mi­co.

En ese sen­ti­do, di­jo, que si tan­to el lí­der de Mo­re­na, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo Del­fi­na Gó­mez han cen­tra­do su dis­cur­so en la pu­re­za y en la in­co­rrup­ti­bi­li­dad, el apo­yo de El­ba Esther Gor­di­llo en na­da ayu­da por­que és­ta ha si­do his­tó­ri­ca­men­te una re­pre­sen­tan­te de la “ma­fia del po­der” a la que tan­to ha­ce re­fe­ren­cia Mo­re­na.

“Si ha­bía sec­to­res que no es­ta- ban se­gu­ros de vo­tar por Del­fi­na Gó­mez, aho­ra vien­do que es­tá sien­do apo­ya­da por El­ba Esther Gor­di­llo, pues aho­ra pue­den es­tar se­gu­ros de no vo­tar por Mo­re­na”, abun­dó.

El aca­dé­mi­co des­ta­có que aun­que el apo­yo de El­ba Esther Gor­di­llo y su gru­po a Mo­re­na tie­ne co­mo una de sus fi­na­li­da­des ayu­dar a que el PRI pierda el go­bierno del Es­ta­do de México, con­si­de­ra­do la jo­ya elec­to­ral de es­tas elec­cio­nes por los más de 11 mi­llo­nes vo­tos que es­ta­rán en dispu­ta y por­que en esa en­ti­dad nun­ca ha ha­bi­do al­ter­nan­cia, a esa fuer­za po­lí­ti­ca no le res­ta prác­ti­ca­men­te na­da por­que la in­ten­ción de vo­tos que ya tie­ne ese par­ti­do no sube ni ba­ja.

Fo­to:archivo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.