De pro­nós­ti­co re­ser­va­do

La cam­pa­ña es­tu­vo mar­ca­da por la pre­sun­ta in­tro­mi­sión del nar­co­trá­fi­co, acu­sa­cio­nes en­tre can­di­da­tos y por la su­pues­ta in­je­ren­cia del go­bierno es­ta­tal

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2017 - Por Lidia Aris­ta

Lo que al ini­cio de las cam­pa­ñas pa­re­cía ser una pug­na en­tre dos por la gu­ber­na­tu­ra de Na­ya­rit (Manuel Co­ta Ji­mé­nez del PRI y el de la alian­za opo­si­to­ra, An­to­nio Eche­va­rría) se con­vir­tió en una con­tien­da a cuar­tos, pues el aban­de­ra­do de Mo­re­na, Mi­guel Án­gel Na­va­rro Quin­te­ro y el in­de­pen­dien­te Hilario Ra­mí­rez La­yín cre­cie­ron en la in­ten­ción del vo­to e in­clu­so po­drían dar la sor­pre­sa el pró­xi­mo 4 de ju­nio, de­ta­llan ana­lis­tas con­sul­ta­dos, quie­nes ad­vier­ten que po­dría ha­ber un con­flic­to po­se­lec­to­ral.

Es­te do­min­go Na­ya­rit re­no­va­rá ade­más de su gu­ber­na­tu­ra, el Con­gre­so lo­cal, 20 Pre­si­den­cias mu­ni­ci­pa­les y 197 re­gi­du­rías. Es un es­ta­do que ya co­no­ce la al­ter­nan­cia, pues en el año 1999, An­to­nio Eche­va­rría Do­mín­guez lo­gró ven­cer al Partido Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal, aban­de­ra­do por PAN, PRD, PT y PRS, la mis­ma alian­za por la que hoy com­pi­te su hi­jo.

La cam­pa­ña, que ma­ña­na cul­mi­na, es­tu­vo mar­ca­da por la pre­sun­ta in­tro­mi­sión del nar­co­trá­fi­co, acu­sa­cio­nes en­tre can­di­da­tos, por la su­pues­ta in­je­ren­cia del go­bierno es­ta­tal, así co­mo por la in­asis­ten­cia de al­gu­nos as­pi­ran­tes al se­gun­do y úl­ti­mo de­ba­te.

Días an­tes de que arran­ca­ra ofi­cial­men­te la eta­pa de pro­se­li­tis­mo, en Es­ta­dos Uni­dos fue de­te­ni­do el fis­cal de Na­ya­rit, Éd­gar Vey­tia, pre­sun­ta­men­te por in­tro­du­cir dro­ga a ese país. Los can­di­da­tos de la opo­si­ción uti­li­za­ron el te­ma pa­ra ata­car al aban­de­ra­do priis­ta, Manuel Co­ta Ji­mé­nez, así co­mo al go­ber­na­dor sa­lien­te, Roberto San­do­val.

Sin em­bar­go, el aban­de­ra­do del PRI ata­jó: “No le en­dil­go lo mío a nin­gu­na per­so­na. Cuan­do go­bierno, mis erro­res son míos, pe­ro tam­bién ten­go cla­ro que no me de­ben en­do­sar lo que no me to­ca”.

Pe­se a que por unas se­ma­nas se de­jó atrás la po­si­ble in­tro­mi­sión del nar­co­trá­fi­co en las cam­pa­ñas, re­cien­te­men­te el te­ma se vol­vió a co­lo­car en la agen­da pú­bli­ca cuan­do NA­YA­RIT cir­cu­ló un au­dio don­de pre­sun­ta­men­te el pa­dre de Eche­va­rría Gar­cía sos­tie­ne una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca con la ex­pa­re­ja de su hi­jo, Ve­ró­ni­ca Be­ce­rra. En ella, el tam­bién ex­go­ber­na­dor pre­su­me que tie­ne re­la­cio­nes con el nar­co­trá­fi­co. “An­da bus­can­do nar­cos pa­ra la cam­pa­ña. Aquí ten­go gen­tes de to­dos la­dos, Ve­ró­ni­ca (…). Ya vie­ne la­na, ya vie­ne la la­na pa­ra se­guir en la cam­pa­ña (…)” se es­cu­cha en el au­dio.

Al res­pec­to, el pa­dre del aban­de­ra­do ase­gu­ró que se tra­ta­ba de un au­dio “sú­per arre­gla­do, edi­ta­do y com­ple­ta­men­te fal­so”.

DE MÁS A ME­NOS

An­tes de ini­cia­das las cam­pa­ñas, las en­cues­tas que mi­den la in­ten­ción del vo­to da­ban co­mo fa­vo­ri­to al can­di­da­to de la alian­za PRD-PAN-PTPRS, An­to­nio Eche­va­rría, se­gui­do por el aban­de­ra­do de la coa­li­ción Na­ya­rit de To­dos, Manuel Co­ta.

De ha­ber en­ca­be­za­do las en­cues­tas, An­to­nio Eche­va­rría su­frió una ba­ja en las pre­fe­ren­cias ciu­da­da­nas, y ello res­pon­de, en­tre otros as­pec­tos a que de­cli­nó la in­vi­ta­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Na­ya­rit don­de ex­pon­dría el pro­yec­to pa­ra el plan­tel y a que no asis­tió al de­ba­te rea­li­za­do la se­ma­na pa­sa­da por el Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial sec­tor al que él per­te­ne­ce.

De he­cho al­guno de los em­pre­sa­rios que or­ga­ni­zó el de­ba­te ase­gu­ró “que tu­vo mie­do” y ello de­bi­do a que en ese ejer­ci­cio se im­pe­día leer, con­tar con un apun­ta­dor o te­ner con­tac­to con los ase­so­res. Ade­más, por­que el de­ba­te no fue or­ga­ni­za­do por em­pre­sa­rios que ya le han ex­pre­sa­do su apo­yo co­mo lo es la Ca­na­cin­tra, que pre­si­de Fer­nan­do Sán­chez.

Hay quie­nes afir­man que de­bi­do a es­te des­plo­me en las en­cues­tas, Eche­va­rría Gar­cía es­tá con­tem­plan­do lla­mar a “otra re­vo­lu­ción” si el do­min­go 4 de ju­nio los re­sul­ta­dos no le fa­vo­re­cen.

LAS CIR­CUNS­TAN­CIAS NO LE AYU­DA­RON

Pe­se a con­tar con la ex­pe­rien­cia de ha­ber si­do de la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal Cam­pe­si­na, se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Te­pic, dipu­tado lo­cal y fe­de­ral, Manuel Co­ta Ji­mé­nez no lo­gró des­pe­gar­se de sus ad­ver­sa­rios elec­to­ra­les y ello se de­be en gran me­di­da a una pre­sun­ta in­tro­mi­sión del go­ber­na­dor Roberto San­do­val en las elec­cio­nes, a la de­ten­ción del fis­cal Vey­tia y a que la mis­ma cla­se cam­pe­si­na se sien­te iden­ti­fi­ca­da por él.

“Con la cap­tu­ra del fis­cal Éd­gar Vey­tia hay una es­pe­cie de que­ma­zón pa­ra el can­di­da­to del PRI que tenía una re­la­ción muy cor­dial con Vey­tia”, ex­pre­só Elías Mal­do­na­do, pe­rio­dis­ta en Na­ya­rit.

Otro fac­tor que mar­có la can­di­da­tu­ra de Co­ta Ji­mé­nez es la le­ja­nía con el go­ber­na­dor Roberto San­do­val, de quien es sa­bi­do que se opo­nía a su can­di­da­tu­ra. Asi­mis­mo, han cir­cu­la­do au­dios, vi­deos, de­cla­ra­cio­nes que pre­sun­ta­men­te ex­hi­ben la ope­ra­ción del go­bierno del es­ta­do pa­ra fa­vo­re­cer al can­di­da­to del Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal.

Se di­fun­dió un au­dio don­de pre­sun­ta­men­te, el go­ber­na­dor ins­tru­ye a sus co­la­bo­ra­do­res a uti­li­zar los apo­yos del Pro­gra­ma de Se­gu­ro Ali­men­ta­rio (Pro­sa) pa­ra pro­mo­ver el vo­to a fa­vor de los abanderado­s del PRI.

“Oi­ga, fí­je­se que pa­ra es­te mes de ma­yo, pa­ra que ese pro­duc­to (el Pro­sa) pue­da in­gre­sar ne­ce­si­ta­mos sus cre­den­cia­les. Y se las en­tre­gas en ju­nio”, ex­pli­ca su­pues­ta­men­te el go­ber­na­dor a un co­la­bo­ra­dor.

Tam­bién cir­cu­ló un vi­deo don­de el se­cre­ta­rio de Obras del es­ta­do, Gian­ni Ra­mí­rez, pre­sun­ta­men­te en­tre­ga des­pen­sas en pleno desa­rro­llo del pro­ce­so elec­to­ral.

Co­ta se ha mos­tra­do op­ti­mis­ta por con­ser­var el go­bierno de Na­ya­rit pa­ra su partido e in­clu­so ha in­cen­ti­va­do el vo­to re­par­tien­do ca­mi­se­tas a me­no­res de edad con la fra­se: “Si yo tu­vie­ra 18, vo­ta­ría por Co­ta”.

EL FAC­TOR SOR­PRE­SA

Pe­se ha­ber arran­ca­do la cam­pa­ña con poco más de 10% en las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les y ha­ber­se ubi­ca­do en un cuar­to si­tio, el ex­pe­rre­dis­ta Mi­guel Án­gel Na­va­rro Quin­te­ro lo­gró me­ter­se de lleno a la con­tien­da elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.