Au­men­tan de­nun­cias de ho­mi­ci­dios

El Economista (México) - Los Políticos - - Indicadore­s -

Du­ran­te 2016 en Mé­xi­co fue­ron abier­tas más car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción re­la­cio­na­das con ho­mi­ci­dios dolosos, ex­tor­sión, ro­bo con vio­len­cia y ro­bo de vehícu­lo que en los dos años an­te­rio­res, in­for­mó el Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal Ciu­da­dano (ONC).

De acuer­do con el es­tu­dio anual “In­ci­den­cia de los de­li­tos de al­to impacto en Mé­xi­co” rea­li­za­do por esa or­ga­ni­za­ción, no se lo­gró dis­mi­nuir la ta­sa de ho­mi­ci­dios en el te­rri­to­rio me­xi­cano en ge­ne­ral; tam­bién que exis­te un in­cre­men­to en el uso de ar­mas de fue­go pa­ra co­me­ter de­li­tos y, ade­más, que no exis­te un re­gis­tro es­ta­dís­ti­co con­fia­ble con re­la­ción al nú­me­ro de de­li­tos en Mé­xi­co, de­bi­do a que son los mis­mos mi­nis­te­rios pú­bli­cos es­ta­ta­les los en­car­ga­dos de rea­li­zar­los y en al­gu­nas oca­sio­nes se pre­ten­de be­ne­fi­ciar a los fun­cio­na­rios a car­go ma­ni­pu­lan­do los nú­me­ros pa­ra que és­tos les fa­vo­rez­can.

El ONC se­ña­la que en don­de se tie­nen los re­gis­tros so­bre in­ci­den­cia de­lic­ti­va me­nos con­fia­bles son en Tlax­ca­la, San Luis Po­to­sí, Na­ya­rit, Nue­vo León, So­no­ra y reali­zó una re­co­men­da­ción pa­ra que se ge­ne­re una ba­se de da­tos con­fia­ble por­que el no te­ner cer­te­zas so­bre los da­tos re­sul­ta en que pue­dan dar­se va­ria­cio­nes en las es­ta­dís­ti­cas a ni­vel na- cio­nal, mis­mas que son uti­li­za­das pa­ra ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra aten­der el pro­ble­ma. Si el diag­nós­ti­co no es del to­do cer­te­ro, las ac­cio­nes que se to­men po­drían no te­ner la mis­ma in­fluen­cia y efi­ca­cia que si se tu­vie­ran los da­tos co­rrec­tos.

Otro de los fac­to­res im­por­tan­tes por los que no po­drían te­ner­se re­gis­tros co­rrec­tos acer­ca de la co­mi­sión de de­li­tos son la des­con­fian­za ciu­da­da­na ha­cia las au­to­ri­da­des y el es­cep­ti­cis­mo so­bre la uti­li­dad de las de­nun­cias pa­ra que se ten­gan re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles en la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia ha­cia la víc­ti­ma, por lo que la re­co­men­da­ción en es­te sen­ti­do fue for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad, bus­car la pro­fe­sio­na­li­za­ción y me­jo­rar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res ope­ra­ti­vos de di­chas áreas.

En cuan­to al impacto que pue­dan te­ner las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad en las de­ci­sio­nes elec­to­ra­les, en el in­for­me se da a co­no­cer que de los 12 es­ta­dos en los que hu­bo vo­ta­cio­nes pa­ra ele­gir go­ber­na­do­res en el 2016, no pue­de es­ta­ble­cer­se una re­la­ción cla­ra en­tre los ni­ve­les de se­gu­ri­dad y las de­ci­sio­nes de los elec­to­res. Sin em­bar­go, hay ca­sos co­mo el de Ve­ra­cruz y Oa­xa­ca en don­de hu­bo al­ter­nan­cia en los par­ti­dos en el po­der al mis­mo tiem­po que se re­gis­tró un in­cre­men­to en la co­mi­sión de de­li­tos. No obs­tan­te, en si­tios co­mo Tlax­ca­la se re­gis­tró un in­cre­men­to en los de­li­tos y no obs­tan­te, el par­ti­do go­ber­nan­te con­ser­vó el po­der.

El do­cu­men­to pre­sen­ta­do por el ONC se reali­zó ha­cien­do un aná­li­sis de los da­tos que con­cen­tra el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. Ahí se en­cuen­tran las ci­fras pro­por­cio­na­das por los mi­nis­te­rios pú­bli­cos es­ta­ta­les so­bre cuán­tas car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción se han ini­cia­do .

DE MU­NI­CI­PIOS CON MA­YO­RES ÍN­DI­CES DE DE­LI­TOS DE AL­TO IMPACTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.