Pa­ga­mos cos­tos por dis­tan­ciar­nos

El va­cío de una po­lí­ti­ca me­xi­ca­na de acer­ca­mien­to ha­cia el Ca­ri­be fue lle­na­do por Cu­ba y Venezuela, plan­tea el exem­ba­ja­dor de Mé­xi­co en Cu­ba

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De Ricardo Pascoe Latinoamér­ica - Por Die­go Badillo

Mé­xi­co no ha con­si­de­ra­do im­por­tan­te acer­car­se di­plo­má­ti­ca­men­te a los paí­ses del Ca­ri­be ni de Centroamér­ica y aho­ra es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias, ase­ve­ró el exem­ba­ja­dor de Mé­xi­co en Cu­ba, Ri­car­do Pascoe Pier­ce.

En en­tre­vis­ta plan­teó que la fal­ta de apo­yos de las na­cio­nes de esas re­gio­nes a Mé­xi­co en su in­ten­ción de lo­grar que en la pa­sa­da reunión de can­ci­lle­res de la OEA, rea­li­za­da en Can­cún, se apro­ba­ra una con­de­na al go­bierno de Venezuela por la di­fí­cil si­tua­ción que pa­de­ce su po­bla­ción, se de­be a que el go­bierno me­xi­cano no ha he­cho un buen tra­ba­jo di­plo­má­ti­co en la re­gión.

“Aho­ra es­ta­mos pa­gan­do la fac­tu­ra de nues­tro aban­do­na­do por­que esos paí­ses de­ci­die­ron no apo­yar al­go que pa­ra Mé­xi­co era ab­so­lu­ta­men­te vi­tal y que ha re­sul­ta­do ser la de­rro­ta di­plo­má­ti­ca más gran­de de Mé­xi­co en los úl­ti­mos 15 o 20 años”, ase­ve­ró.

El ex­fun­cio­na­rio se­ña­ló que es muy im­por­tan­te que Mé­xi­co cui­de la im­pre­sión que es­tá dan­do en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior, ade­más de “ser el ope­ra­dor po­lí­ti­co de Was­hing­ton”.

Des­ta­có que eso es su­ma­men­te ne­ga­ti­vo por­que así no va a po­der cons­truir la ima­gen que re­quie­re en otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Pues no van a que­rer com­par­tir pro­yec­tos con no­so­tros si sien­ten que lo que le es­tá ha­cien­do a Mé­xi­co es en reali­dad ope­rar las po­lí­ti­cas de Es­ta­dos Uni­dos.

En­fa­ti­zó que eso es par­ti­cu­lar­men­te gra­ve si se to­ma en cuen­ta que Mé­xi­co es el país más ofen­di­do re­tó­ri­ca­men­te por el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump. No obs­tan­te, “se da la im­pre­sión de que nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior se ha do­ble­ga­do a Was­hing­ton”.

Pa­ra el po­lí­ti­co me­xi­cano, el pro­ble­ma es que Mé­xi­co es­tá en una po­si­ción de “muy po­ca au­to­ri­dad mo­ral” fren­te a AL. Mé­xi­co no ha so­pe­sa­do una re­la­ción par­ti­cu­lar en la zo­na y un ejem­plo de eso es que nu­ca par­ti­ci­pó en la ope­ra­ción de paz en Hai­tí, a pe­sar de su pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca.

Es­te va­cío de una po­lí­ti­ca me­xi­ca­na ha­cia el Ca­ri­be fue lle­na­do por Cu­ba, que ha te­ni­do una po- lí­ti­ca muy ac­ti­va ha­cia los paí­ses ca­ri­be­ños, por ejem­plo, edu­can­do en sus uni­ver­si­da­des a sus fun­cio­na­rios y pro­fe­sio­nis­tas.

Di­jo que cuan­do Hu­go Chá­vez lle­gó al go­bierno de Venezuela, Cu­ba, ade­más de for­ta­le­cer su re­la­ción con Caracas, que tam­bién le con­ve­nía por el te­ma del abas­to del pe­tró­leo, le trans­fi­rió con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de fo­men­tar la re­la­ción con los paí­ses ca­ri­be­ños.

Venezuela co­men­zó a apo­yar a las is­las ca­ri­be­ñas con el pe­tró­leo y a paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos tam­bién co­mo El Sal­va­dor. Des­ta­có que hoy por hoy el con­jun­to de los paí­ses ca­ri­be­ños y cen­troa­me­ri­ca­nos le de­ben a Venezuela más de 3,000 mi­llo­nes de dó­la­res.

EL CAM­BIO VIE­NE DES­DE SA­LI­NAS

Ex­pli­có que la tra­di­ción di­plo­má­ti­ca de Mé­xi­co cam­bió en la ad­mi­nis­tra­ción de Car­los Sa­li­nas. Par­ti­cu­lar­men­te con el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá y se acen­tuó con la lle­ga­da de Vi­cen­te Fox, es­pe­cí­fi­ca­men­te por la po­lí­ti­ca ejer­ci­da por el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Jor­ge G. Castañeda, que fue “de en­tre­guis­mo to­tal a Was­hing­ton”, pen­san­do que era una es­tra­te­gia in­te­li­gen­te.

De ahí sur­gió la po­lí­ti­ca de con­flic­to con Cu­ba que era pa­ra con­gra­ciar­se con Was­hing­ton. Des­de en­ton­ces Mé­xi­co no ha lo­gra­do en­de­re­zar co­rrec­ta­men­te su po­lí­ti­ca ex­te­rior, abun­dó.

Pa­ra el exem­ba­ja­dor, el he­cho fue que Mé­xi­co en reali­dad le dio la es­pal­da a Amé­ri­ca La­ti­na y se in­cor­po­ró a Amé­ri­ca del Nor­te y a un acuer­do po­lí­ti­co es­tra­té­gi­co.

“A par­tir del TLC el te­ma del Ca­ri­be, in­clu­so Centroamér­ica era re­la­ti­va­men­te irre­le­van­te”.

Men­cio­nó que lue­go del con­flic­to con Cu­ba ini­cia­do du­ran­te el pe­rio­do de Castañeda en la can­ci­lle­ría me­xi­ca­na, el úl­ti­mo se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Mé­xi­co que in­ten­tó es­tre­char víncu­los con esas na­cio­nes fue Luis Er­nes­to Der­bez, quien abrió la em­ba­ja­da en San­ta Lu­cía.

Re­cor­dó que Mé­xi­co ni si­quie­ra tie­ne em­ba­ja­da en la ma­yo­ría de esos paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.