VE­NE­ZUE­LA

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada -

LO QUE HOY su­ce­de en Ve­ne­zue­la es pa­té­ti­co. Ade­más de las con­sa­bi­das ca­ren­cias co­ti­dia­nas, a dia­rio hay no­ti­cias acer­ca de las ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra del go­bierno de Nicolás Maduro y de cuán­tos mue­ren a con­se­cuen­cia de la re­pre­sión gu­ber­na­men­tal. Ca­si dia­ria­men­te nos en­te­ra­mos de los dis­la­tes de Maduro: des­de con­vo­car a un nue­vo constituye­nte has­ta de sus plá­ti­cas con Vla­di­mir Pu­tin, quien, en su au­to­con­ce­di­do pa­pel del ár­bi­tro del mun­do, mues­tra su preo­cu­pa­ción por la si­tua­ción ve­ne­zo­la­na, o me­jor di­cho, por el fu­tu­ro del pe­tró­leo en la re­gión, ba­jo el am­plio dis­fraz de “coope­ra­ción bi­la­te­ral”. Co­mo sea, Ve­ne­zue­la es el se­gun­do so­cio co­mer­cial de Ru­sia en la re­gión.

Maduro ha con­ver­ti­do Ve­ne­zue­la en un país que de ha­ber te­ni­do una de­mo­cra­cia sui ge­ne­ris, fun­cio­nal en al­gu­nos as­pec­tos, hoy tie­ne una dic­ta­du­ra uni­per­so­nal, que ya dis­ta mu­cho de la pro­pues­ta de Hu­go Chá­vez. Maduro in­clu­so ame­na­za con aca­bar el le­ga­do cha­vis­ta con su pro­pues­ta de Asam­blea Constituye­nte.

La si­tua­ción pa­ra Maduro no es fá­cil; si se sos­tie­ne es gra­cias al apo­yo mi­li­tar, se­gu­ra­men­te una con­tra­pres­ta­ción por las fa­ci­li­da­des eco­nó­mi­cas brin­da­das. Al­gu­nos de los po­co más de 31 mi­llo­nes y me­dio de ve­ne­zo­la­nos han co­men­za­do el éxo­do. En Es­pa­ña, al me­nos hay 29,000 exi­lia­dos; a buen se­gu­ro en Co­lom­bia, Ecua­dor y Bra­sil ha­brá otros tan­tos, tam­bién aquí en Mé­xi­co. Son los que han po­di­do sa­lir. Pe­ro hay mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que es- tán re­sis­tien­do las ca­ren­cias; al­gu­nos, po­cos, es­tán ha­cien­do su agos­to gra­cias a la co­rrup­ción del ré­gi­men.

Ya son más de 100 días de pro­tes­tas y las me­di­das to­ma­das por el go­bierno de Maduro no pa­re­cen te­ner re­sul­ta­do, tan­to es así que tu­vo que li­be­rar eu­fe­mis­mo pa­ra arres­to do­mi­ci­lia­rio sui ge­ne­ris- al opositor Leo­pol­do Ló­pez, en me­dio de ru­mo­res acer­ca de las tor­tu­ras que re­ci­bía en la cár­cel. Es un triun­fo de las ma­ni­fes­ta­cio­nes, pe­ro que­da mu­cho por de­lan­te. Mu­chos se opo­nen a Maduro. El prin­ci­pal, En­ri­que Ca­pri­les, es­tá in­ha­bi­li­ta­do pa­ra pos­tu­lar­se a cargos pú­bli­cos por va­rios años. Dos exal­cal­des de Caracas, An­to­nio Ledezma y Da­niel Ce­ba­llos, han es­ta­do tan­to en pri­sión domiciliar­ia co­mo en la cár­cel. La fis­cal ge­ne­ral, Luisa Or­te­ga, ha li­be­ra­do a cuan­tos opo­si­to­res ha po­di­do, pe­ro ca­da vez es más in­se­gu­ra su po­si­ción, ya que los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas exi­gen su re­nun­cia, pues ba­jo el arre­glo cons­ti­tu­cio­nal vi­gen­te só­lo el fis­cal ge­ne­ral pue­de des­ti­tuir al je­fe del Eje­cu­ti­vo. Eso su­ce­dió en agos­to de 1993, cuan­do a ins­tan­cias del fis­cal Ra­món Es­co­var Sa­lom, que lo acu­só de mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos, el Con­gre­so des­ti­tu­yó a Car­los An­drés Pé­rez. Por más que en Mé­xi­co se cri­ti­que la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la, tam­po­co es que nues­tro país ten­ga los mé­ri­tos co­mo pa­ra con­ver­tir­se en un cen­sor. El tí­pi­co ca­so de la crí­ti­ca a la pa­ja en el ojo ajeno sin ad­ver­tir la vi­ga en el pro­pio. Con to­do y que en Ve­ne­zue­la exis­te una dic­ta­du­ra y en Mé­xi­co no por lo me­nos for­mal­men­te, qui­zá la úni­ca dic­ta­du­ra es la de la co­rrup­ción- y que los sis­te­mas po­lí­ti­cos son dis­tin­tos, hay al­gu­nas lec­cio­nes ve­ne­zo­la­nas que de­ben con­si­de­rar­se.

La pri­me­ra es que, sien­do am­bos pro­duc­to­res de pe­tró­leo, han di­la­pi­da­do las ga­nan­cias por la ven­ta de cru­do. En tiem­pos de Chá­vez, los ex­ce­den­tes pe­tro­le­ros fue­ron uti­li­za­dos pa­ra el desa­rro­llo so­cial, es­pe­cial­men­te en el sec­tor sa­lud. Hoy, es pre­ci­sa­men­te el sec­tor más cas­ti­ga­do por la ca­res­tía de in­su­mos, tan­to de me­di­ca­men­tos co­mo de ma­te­rial qui­rúr­gi­co. En Mé­xi­co, in­clu­so en los tiem­pos de bo­nan­za, los ex­ce­den­tes pe­tro­le­ros quién sa­be a dón­de se fue­ron; lo cier­to es que Pemex de­ca­yó ca­da día más, mien­tras que con to­do y la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da, Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la (PDVSA) es una em­pre­sa su­per­avi­ta­ria, y que en­tre otras co­sas tie­ne la se­gun­da plan­ta re­fi­na­do­ra de cru­do más gran­de del mun­do.

El se­gun­do as­pec­to es có­mo ma­ne­ja­ron la al­ter­nan­cia de par­ti­dos en el po­der; de 1956 al 2000, Ve­ne­zue­la tu­vo siem­pre al­ter­nan­cia sin nin­gún con­flic­to, sien­do la de­mo­cra­cia más an­ti­gua y es­ta­ble de la re­gión, mien­tras que Mé­xi­co ha da­do tum­bos con una de­mo­cra­cia pro­ce­di­men­tal que no aca­ba de con­ver­tir­se en una de­mo­cra­cia que per­mee en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca, que de­ri­ve en una go­ber­nan­za trans­pa­ren­te y creí­ble. Lo vi­mos con el so­ca­vón del pa­so ex­press de Cuer­na­va­ca: un com­ple­tí­si­mo ca­tá­lo­go de con­duc­tas co­rrup­tas: irres­pon­sa­bi­li­dad, ne­gli­gen­cia, opa­ci­dad y, al fi­nal de cuen­tas, fal­ta de ren­di­ción de cuen­tas, in­dis­pen­sa­ble en cual­quier de­mo­cra­cia.

Ve­ne­zue­la ya no es más una de­mo­cra­cia, pe­ro aún exis­ten re­fle­jos de­mo­crá­ti­cos en la so­cie­dad que pue­den ser la sa­li­da ins­ti­tu­cio­nal pa­ra aca­bar con el ré­gi­men de Maduro. El po­pu­lis­mo cha­vis­ta desem­bo­có en el peor es­ce­na­rio: una dic­ta­du­ra uni­per­so­nal de un per­so­na­je que di­ce ha­blar con los pa­ja­ri­tos. Sin em­bar­go, las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les ter­mi­na­rán por de­po­ner a Maduro, más tem­prano que tar­de. Ade­más, el Le­gis­la­ti­vo es­tá en ma­nos de la opo­si­ción y al con­vo­car a un plebiscito so­bre la per­ti­nen­cia o no de un Constituye­nte de­mues­tra que es­tá por la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Aun­que en Mé­xi­co no se vis­lum­bra un es­ce­na­rio en don­de to­das las ins­ti­tu­cio­nes sean an­qui­lo­sa­das por un lí­der ca­ris­má­ti­co (diz­que) que lle­gó al po­der por herencia es de­cir, Maduro-, es in­dis­pen­sa­ble de­jar en cla­ro que, cual­quie­ra que sea el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2018, ya es­ta­mos le­jos de dic­ta­du­ras uni­per­so­na­les o de go­bier­nos ex­clu­yen­tes del res­to de las fuer- zas po­lí­ti­cas. Ahí es don­de el te­ma de las alian­zas co­bra vi­gen­cia y pue­de ser una par­te de la so­lu­ción pa­ra evi­tar la in­go­ber­na­bi­li­dad.

De­be­mos ver­nos en el es­pe­jo de Ve­ne­zue­la. Lo po­co o lo mu­cho que se ha ga­na­do con las re­for­mas elec­to­ra­les que die­ron un gi­ro al sis­te­ma de par­ti­dos y en ge­ne­ral a to­do el sis­te­ma po­lí­ti­co des­de 1977- no de­be ser an­qui­lo­sa­do por las fi­lias y fo­bias per­so­na­les. En es­tos mo­men­tos se re­quie­re de la con­jun­ción de to­do el ta­len­to y la bue­na vo­lun­tad pa­ra cons­truir cau­ces que per­mi­tan una al­ter­nan­cia flui­da pues el PRI no tie­ne al­tas po­si­bi­li­da­des de ga­nar la Pre­si­den­cia lue­go de los re­sul­ta­dos de es­ta ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral- y que el nue­vo go­bierno no cai­ga en la ten­ta­ción de ha­cer re­for­mas que im­pli­quen un re­tro­ce­so en lo eco­nó­mi­co o en lo po­lí­ti­co. Las re­for­mas es­truc­tu­ra­les rea­li­za­das por el go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to no han ter­mi­na­do de arran­car. Al­gu­nas de ellas son po­si­ti­vas, otras no tan­to; el ver­da­de­ro te­ma es que el sis­te­ma na­cio­nal an­ti­co­rrup­ción de­be ser im­ple­men­ta­do has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias pa­ra evi­tar que Mé­xi­co cai­ga en una si­tua­ción se­me­jan­te a la ve­ne­zo­la­na.

Has­ta el mo­men­to, los ni­ve­les de vi­da se han de­te­rio­ra­do, pe­ro no en las di­men­sio­nes de lo que ha su­ce­di­do en Ve­ne­zue­la. La in­fla­ción en Mé­xi­co es­tá re­la­ti­va­men­te con­tro­la­da en 6.31%, en Ve­ne­zue­la lle­ga a 720 por cien­to. Lo más dra­má­ti­co es que Ve­ne­zue­la, con las re­ser­vas pro­ba­das de pe­tró­leo más gran­des del mun­do, tie­ne tal es­ca­sez de ali­men­tos que tres de ca­da cua­tro ciu­da­da­nos adel­ga­za­ron in­vo­lun­ta­ria­men­te un pro­me­dio de 8.5 ki­los en el 2016. En Mé­xi­co, la po­bre­za ali­men­ta­ria afli­ge a 23% de la po­bla­ción, ca­si la mis­ma pro­por­ción que en Ve­ne­zue­la. Ese in­di­ca­dor mues­tra que ur­gen con­tro­les de ges­tión.

¿Qué de­be­mos ha­cer pa­ra evi­tar caer en si­tua­cio­nes co­mo la ve­ne­zo­la­na? Uti­li­zar co­rrec­ta­men­te las ins­ti­tu­cio­nes y nor­mas de las que dis­po­ne­mos pa­ra con­tro­lar la co­rrup­ción y cual­quier cla­se de abu­so de po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.